Tratamiento Integral de la Artrosis

Radiografía de artrosis de rodilla

LA ARTROSIS

DEFINICIÓN Y SÍNTOMAS

La artrosis es una de las principales causas de discapacidad del sistema musculo-esquelético en las sociedades occidentales y una de las mayores cargas económicas de los sistemas sanitarios. De manera progresiva y de forma crónica provoca dolor y perdida de la función de las articulaciones, reduciendo, a veces de forma dramática, la calidad de vida de los pacientes y su capacidad para trabajar.

La artrosis es el tipo de artritis más común que existe y consiste básicamente en un la presencia de dolor articular y alteración de la función de la articulación.

Se caracteriza principalmente por el desgaste y la degeneración del cartílago articular, la presencia de inflamación dentro de la articulación, en la membrana sinovial que la recubre por dentro, y el deterioro progresivo en los huesos y demás tejidos que rodean a la articulación.

PARA QUÉ SIRVE EL CARTÍLAGO

El cartílago articular actúa como una almohadilla, absorbiendo las cargas mecánicas y facilitando un movimiento de fricción en las articulaciones, lo que permite el deslizamiento de unos huesos sobre otros, dando origen al movimiento articular. La lesión del cartílago articular provoca la pérdida de la lubricación natural, aumentando el roce de las superficies articulares de los huesos y la formación de excrecencias óseas u osteofitos. En algunos casos los fragmentos de cartílago pueden desprenderse y permanecer flotando en el interior de la articulación, provocando irritación articular, inflamación y mayor daño estructural.

CÓMO Y POR QUÉ SE ORIGINA LA ARTROSIS

Lo mas frecuente es la artrosis primaria como resultado de la edad y el desgate asociado con el empleo de las articulaciones durante años, asociándose con frecuencia el sobrepeso y/o la presencia de deformidades angulares, especialmente al nivel de la rodilla. Se trata, por tanto, del envejecimiento natural de las articulaciones.

Otras posibles causas son:

  • Lesiones o traumatismos previos de las articulaciones.
  • Intervenciones previas sobre las articulaciones (Ej: Meniscos)
  • Infecciones.
  • Enfermedades inflamatorias crónicas (Ej: artritis reumatoide)

CUALES SON SUS SÍNTOMAS

Los principales síntomas de la artrosis son dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones. La articulación afecta suele presentar limitación de la movilidad y puede existir también hipersensibilidad en la zona y deformidades óseas asociadas (muchas veces dichas deformidades son también las causantes iniciales de la artrosis). A veces la articulación puede provocar crujidos, lo cual se denomina crepitación. A su vez, cuando la articulación está muy afectada, pueden aparecer deformidades secundarias y progresivas

Tratamiento de la artrosis

 

¿Cuál es su tratamiento?

No existe, todavía, una terapia médica que permita curar la enfermedad.

“NUESTRO OBJETIVO ES PRESERVAR LAS ARTICULACIONES Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE NUESTROS PACIENTES”

El tratamiento debe ser global y escalonado (de menos a mas en función de la gravedad de la artrosis). Habitualmente se combina el escalón 1 con otros escalones.

ESCALÓN 1 – TRATAMIENTO CONSERVADOR NO FARMACOLÓGICO

  • Hábitos: modificación de actividades y control de peso
  • Soportes y ortesis (restablecer la estabilidad articular)
  • Fisioterapia:
  • Ejercicio moderado
  • Frio / Calor
  • Acupuntura
  • Tens (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation)
  • Ultrasonidos (tratamiento de lesiones inflamamatorias asociadas (tendinitis, bursitis, etc.).
  • Suplementos nutricionales (mantenimiento)
  • Colágeno hidrolizado
  • Magnesio
  • Cúrcuma

ESCALÓN 2 – FARMACOLÓGICO

  • Analgésicos (Paracetamol, Metamizol, Tramadol,…)
  • Cremas antinflamatorias (Capsaicina,…)
  • Antinflamatorios no esteroideos (AINES) vía oral (Ibuprofeno, Diclofenaco, Desketoprofeno, Celecoxib (Inhibidores Cox-2), …).
  • Corticoides por vía oral o intramuscular (en fases muy agudas de dolor o en enfermedades inflamatorias crónicas).
  • Fármacos “condroprotectores” (sulfato de glucosamina, condroitin sulfato, …)

ESCALÓN 3 – FARMACOLÓGICO INTRAARTICULAR

  • Inyecciones intra-articulares de corticoides
  • Inyecciones intra-articulares de ácido hialurónico

ESCALÓN 4 –TERAPIAS BIOLÓGICAS

ESCALÓN 5 – CIRUGÍA

  • Artroscopia, desbridamiento y lavado
  • Osteotomías
  • Prótesis articular
  • Parcial
  • Total

 

tratamiento-para-artrosis-viviendo-con-artrosis

FOLLETOS DE TECNICAS RELACIONADAS

Factores de crecimiento. Plasma Rico en Plaquetas. Qué es y cómo se obtiene.

Regeneración de Tejidos con Células Madre Mesenquimales.

Plasma Rico en Plaquetas. Factores de Crecimiento. Tipos y Formas de obtención.

 

,

Tratamiento de la Artrosis con Células Madre

Lipogems

El tratamiento de la artrosis de rodilla con células madre demuestra ser eficaz

El Dr Mora ha publicado recientemente los resultados de un ensayo clínico con células madre en artrosis en la prestigiosa revista médica Journal of Translational Medicine 2016 14:246  
Puede descargar el Artículo completo en inglés en formato PDF

La artrosis es una enfermedad en la que existe un deterioro progresivo del cartílago de las articulaciones, lo que a nivel de la rodilla provoca inflamación de las estructuras que la rodean (membrana sinovial) y la reacción del hueso por debajo del cartílago (hueso subcondral).

La inyección intraarticular de células madre de médula ósea en dosis de 100 millones de unidades mejora los síntomas de la artrosis de rodilla. Así lo han revelado los resultados de un ensayo clínico fase I-II aleatorizado, diseñado y dirigido por el Dr. Gonzalo Mora y desarrollado por especialistas de la Clínica Universidad de Navarra y del Complejo Universitario de Salamanca. El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista científica «Journal of Translational Medicine».

Artículo Dr. Mora sobre Células Madre y Artrosis

Se incluyeron pacientes de entre 40 y 80 años, con un grado de artrosis en la rodilla de moderado a severo (grado II a grado IV) y se comparó el tratamiento intraarticular con células mesenquimales de médula ósea del propio paciente a dos dosis diferentes frente al tratamiento estándar sin células, simplemente con ácido hialurónico.

Los resultados del estudio probaron que el tratamiento con células mesenquimales con la dosis más elevada de células ofrecía, a los 12 meses, una mejora del dolor y menor limitación para las actividades diarias.

Ensayo clínico

En la artrosis se produce un desgaste progresivo del cartílago lo cual lleva a la aparición de dolor mecánico y rigidez, factores que influirán en la disminución gradual de la función articular. Se trata de una enfermedad muy frecuente, progresiva e incurable, y que se asocia en la mayor parte de los casos al envejecimiento. Su incidencia aumenta en proporción a la edad y al peso corporal, siendo la causa principal de prótesis total de cadera y rodilla que, a día de hoy, sigue siendo la última alternativa en los casos avanzados de artrosis.

Tal como se describe en el protocolo del ensayo clínico diseñado por el Dr. Gonzalo Mora, las células madre mesenquimales se obtienen mediante biopsia de la médula ósea del propio paciente. Tras un proceso de centrifugado, se consigue una reducida cantidad de células progenitoras que se cultivan y multiplican, y posteriormente son inyectadas en la rodilla.

v1El uso de las células madre en combinación con ácido hialurónico es un aspecto pionero y destacable de este ensayo clínico, así como la comparación entre las dos dosis diferentes de células administradas y la elevada dosis utilizada sin eventos adversos.

De acuerdo a los resultados obtenidos, «los pacientes con ácido hialurónico volvían pronto, con el paso de los meses, a la situación previa de dolor, mientras que el grupo con cien millones de células se encontraba mejor a medida que pasaban los meses, de forma que al final del seguimiento (al año de la administración del tratamiento) mostraban las mayores diferencias respecto a los otros dos grupos».

INFOGRAFICO - VIVIENDO CON ARTROSIS - www.itramed.com

FOLLETOS DE TECNICAS RELACIONADAS

Algunos Vídeos relacionados

Factores de Crecimiento. Plasma Rico en Plaquetas. Qué son y cómo se obtienen

Regeneración de tejidos con Células Madre Mesenquimalales

Plasma Rico en Plaquetas. Factores de crecimiento. Tipos y formas de obtención

 

,

Las lesiones de rodilla en la práctica deportiva

Las lesiones de rodilla y la práctica deportiva

Vuelve la nueva temporada del deporte y con ello las lesiones de rodilla.

Ya estamos metidos de lleno en el nuevo curso. Se reanudan las actividades deportivas en los diferentes clubes, colegios y otros centros. Además, cada vez es mayor el número de personas que realiza una actividad deportiva, aumentando también con ello el número de personas que se lesionan, fundamentalmente de la rodilla.

En dichas actividades la incidencia de lesiones de rodilla varía según la actividad deportiva realizada, siendo las que mayor número de lesiones presentan el fútbol y el baloncesto, por ser además actividades muy participativas. En estas y otras actividades deportivas con menos número de traumatismos resulta de máxima importancia un diagnóstico precoz y rápido de las diversas lesiones que se producen en la rodilla, dado que esto nos va a permitir un tratamiento adecuado, un mejor resultado y una recuperación más rápida.Debemos tener muy en cuenta que un tratamiento adecuado de las lesiones conlleva un menor número de secuelas posteriores.

Tradicionalmente se sostenía la creencia de que cuando un niño o adolescente, que todavía no había terminado su crecimiento, sufría una lesión de rodilla, la mejor opción era esperar a que terminase el crecimiento y alcanzar la madurez esquelética para así realizar una técnica propia de los adultos. Sin embargo, en los últimos años los estudios han demostrado y han puesto de manifiesto el hecho de que dejar sin reparar una rodilla lesionada en una persona en crecimiento conlleva un número de lesiones posteriores mayor que en los casos en los que se realiza una reparación temprana de dichas lesiones.

Es frecuente la historia de un niño o adolescente que sufre una lesión de rodilla realizando su actividad deportiva y pasa desapercibida como “un esguince de rodilla”. Dicha lesión ocasiona una rodilla inestable que en los meses y años sucesivos, mientras termina el crecimiento, va provocando episodios de inestabilidad de la rodilla que con el tiempo origina el aumento de las lesiones en dicha rodilla (lesiones en los meniscos y lesiones a nivel de la superficie del cartílago). La capacidad de recuperación y de reparación de estas estructuras es mucho más difícil que si se hubiera evitado con una intervención temprana para solucionar el problema de la inestabilidad.

Lógicamente no podemos utilizar las mismas técnicas quirúrgicas en adultos que en personas en crecimiento donde la madurez esquelética todavía no ha terminado. En este caso utilizamos diferentes técnicas adaptadas a cada edad, existiendo técnicas de cirugía de reparación de ligamentos para pacientes en edad de crecimiento. Es de gran importancia que el médico responsable que trata a dichos pacientes esté entrenado y actualizado en las diversas técnicas quirúrgicas adaptadas a cada edad y a cada tipo de paciente según sus requerimientos y sobre todo según su anatomía y su madurez esquelética.

¿A partir de qué edad se puede operar una lesión de ligamentos de la rodilla?

Tal como hemos comentado anteriormente, la edad no es el problema, lo importante es elegir la adecuada técnica quirúrgica que debe ser utilizada dependiendo de la edad del paciente. Lo realmente importante es estabilizar esa rodilla inestable lo antes posible para prevenir y evitar que se produzcan nuevas lesiones sobre el resto de estructuras de la rodilla. Resulta francamente imposible intentar restringir la actividad después de una lesión a un niño o adolescente en unas edades en las que lo que más desean es tener una actividad física intensa y estar habitualmente implicados en actividades deportivas de impacto como fútbol, baloncesto, balonmano u otras actividades deportivas de menos impacto pero que suponen movimientos de giro para la rodilla, como la mayor parte de los deportes de raqueta.

En el caso de los adultos, tradicionalmente, un límite de edad para la intervención de inestabilidad de rodilla eran los 40 ó 45 años. ¿es cierto que pacientes con edades que superan los 40 años y sufren lesiones ligamentosas no deberían ser intervenidos?

Se trata de un criterio totalmente arbitrario en el que no se tiene en cuenta las necesidades del paciente, ni los requerimientos que va a tener sobre sus rodillas, ni el nivel de actividad que desea realizar. Cada día vivimos más años, pero también queremos vivir en mejores condiciones y superar los 40 años no justifica el tener que resignarse a una rodilla inestable a la espera de una cirugía más agresiva (una prótesis) en el futuro. Además los estudios avalan los buenos resultados de la estabilización de rodilla en pacientes por encima de estas edades.

Si lo que se lesiona son los meniscos, ¿La técnica a utilizar depende también de la edad del paciente?

En los pacientes más jóvenes la rotura de los meniscos suele ser secundaria a un traumatismo y en ellos la capacidad de cicatrización de los tejidos es mayor que en los adultos. Por eso siempre se deberá intentar la reparación de los meniscos aún cuando técnicamente sea más difícil que el hecho de recortar o resecar un trozo de menisco. En el caso de los adultos, el tejido de los meniscos no tiene las mismas características que en el joven y su capacidad de cicatrización es menor. Se debe valorar también el tipo de rotura que se produce. Existen roturas en muchos fragmentos, lo cual en ocasiones impide desde un punto de vista técnico la realización de una sutura o una reparación. No obstante, en estos casos en los que se debe recortar un trozo del menisco existe la opción de poder estimular una regeneración parcial mediante la estimulación de la periferia de dicho menisco a través de técnicas de medicina regenerativa con factores de crecimiento y células madre. En algunos casos más agresivos donde la resección del menisco es muy importante existe la opción de utilizar prótesis de menisco o incluso tejido de donante mediante trasplante de menisco.

¿Qué podemos hacer ante las lesiones del cartílago?

Nuevamente, en el caso de pacientes jóvenes, gracias a su mayor capacidad de reparación y de regeneración de los tejidos los resultados del tratamiento de dichas lesiones, bien de forma quirúrgica o bien mediante otros procedimientos menos invasivos, tiene generalmente buenos resultados. A medida que vamos avanzando en edad, las lesiones de cfemale knee painartílago se hacen más extensas y simultáneamente va disminuyendo la capacidad de regeneración, de cicatrización y de reparación de nuestros tejidos. Mediante el tratamiento de dichas lesiones con terapias celulares generalmente podremos prolongar la vida útil de nuestra articulación en unas condiciones satisfactorias sin tener que resignarnos a tener que esperar a una prótesis de rodilla pasados los años. Además dado que cada vez vivimos más años y que la duración de una prótesis de rodilla no es eterna, cuanto más logremos dilatar en el tiempo y retrasar la colocación de una prótesis de rodilla menos probabilidades tendremos de cambiarla una, dos o tres veces a lo largo del resto de nuestra vida.

En última instancia, yo asemejo nuestras rodillas a las ruedas de un coche, las cuales tienen una vida media y unos kilómetros que pueden realizar. Aportando los tratamientos y cuidados pertinentes a esas ruedas, mejor será su conservación y mayor será su duración en buenas condiciones, y así menos veces necesitarán un recambio.