ARTROSIS: SOLUCIONES PERSONALIZADAS

por / jueves, 23 noviembre 2017 / Publicado enARTROSIS, INFORMACION, SALUD

Descubriendo más a fondo los nuevos métodos de detección precoz de la artrosis

El cartílago de las articulaciones, el hueso más cercano al cartílago (hueso subcondral) y la membrana sinovial que recubre las articulaciones son las fuentes principales de muchos marcadores de artrosis.

La generación de estos marcadores moleculares está estrechamente relacionada con el funcionamiento metabólico del hueso, el cartílago y la membrana sinovial mediante las actividades de las células específicas de cada zona: condrocitos, osteoblastos, osteoclastos y sinoviocitos.

Además, los marcadores de la inflamación tales como los factores de crecimiento y las citoquinas, provienen de las actividades metabólicas de las células específicas que nombrábamos anteriormente (condrocitos, los macrófagos e incluso los osteoblastos y los osteoclastos)

Les mostramos a continuación el diagrama esquemático de marcadores biológicos derivados del cartílago, del hueso y del líquido sinovial en la artrosis.

 Biomarcadores de artrosis -2017 ijms - ITRAMED

El cartílago articular, el hueso subcondral y la membrana sinovial son las fuentes principales de muchos marcadores de artrosis. La generación de estos marcadores moleculares está estrechamente relacionada con el metabolismo del hueso, el cartílago y la membrana sinovial mediante actividades de condrocitos, osteoblastos, osteoclastos y sinoviocitos. Además, los marcadores inflamatorios, tales como los factores de crecimiento y las citoquinas, se derivan de las actividades de los condrocitos, los macrófagos e incluso los osteoblastos y los osteoclastos.





Actualmente, el análisis radiográfico junto con la evaluación del dolor y la limitación funcional de la articulación afectada se consideran como el sello distintivo para el inicio de la artrosis. Aunque se ha hecho mucho para identificar algunos biomarcadores, solo algunos de estos biomarcadores se han aplicado en entornos clínicos. Los tejidos articulares presentan cambios metabólicos mucho antes del inicio de las alteraciones estructurales durante las etapas iniciales de la artrosis. Varios biomarcadores de los tejidos que experimentan estos cambios metabólicos pueden proporcionar valiosa información para el diagnóstico o el desarrollo de nuevas alternativas terapéuticas. Será necesaria la evaluación conjunta de varios biomarcadores asociados con diferentes tipos de tejidos articulares como el cartílago, el hueso y la membrana sinovial. E incluso los factores genéticos, serán necesarios para considerar un protocolo de medicación personalizado para el tratamiento de la artrosis en un futuro cercano.

El diagnóstico temprano de la artrosis usando biomarcadores ayudará a los médicos a desarrollar no solo una estrategia para tratar la artrosis en las etapas iniciales sino que también será beneficioso para reducir el costo del tratamiento de los pacientes.


Fuente:
Lich Thi Nguyen y cols. Review – Review of Prospects of Biological Fluid Biomarkers in Osteoarthritis. Int. J. Mol. Sci. 2017, 18, 601; doi:10.3390/ijms18030601. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5372617/



La lista de fracasos y éxitos limitados en el desarrollo clínico de OA está creciendo e incluye, entre otros, la óxido nítrico sintetasa inducible (iNOS), el ranelato de estroncio, la calcitonina, algunos inhibidores de metaloproteinansas, inhibidores de catepsina K y bisfosfonatos, entre otros. 44-47. Estos resultados decepcionantes pueden deberse en parte, en parte, a la aplicación de estas terapias a poblaciones de pacientes no seleccionados.

Existe la necesidad de establecer estrategias clínicamente significativas y clínicamente factibles para seleccionar pacientes con artrosis. Esta enfermedad (la artrosis) podría dividirse en al menos tres subtipos diferentes basados en el tejido articular más activo en una etapa concreta de la enfermedad (hueso, cartílago o inflamación sinovial) o en el tejido con las manifestaciones predominantes en poblaciones particulares de pacientes.

Como ejemplos, el Tratamiento 1 puede dirigirse a la patología del cartílago temprano, tal como se manifiesta en la artrosis traumática, con actividades de proteasas (enzimas destructoras) elevadas en el cartílago articular tales como las MMP (metaloproteinasas de la matriz) y agrecanasa. El tratamiento 2 se dirigiría a la afectación ósea y del cartílago, tal como se manifiesta en la artrosis postmenopáusica generalizada. El tratamiento 3 puede apuntar a la artrosis de inflamación en fase tardía. Claramente, estos tres subtipos diferentes de artrosis requerirían diferentes intervenciones y algoritmos de diagnóstico, y un tratamiento que puede ser exitoso en una población de pacientes puede fallar en otro.

Con base en esta subdivisión simplista de grupos de pacientes, se pueden sugerir los siguientes escenarios de tratamiento:

  • Fenotipo 1 del paciente: Artrosis traumática, en el curso temprano de la enfermedad que con mayor probabilidad implica un alto nivel de actividad de la proteasa que destruye el cartílago después de la lesión del cartílago. Estos pacientes podrían beneficiarse, teóricamente, de un tratamiento con inhibidores de la proteasa. Actualmente estos pacientes ya se benefician del tratamiento con factores de crecimiento procedente de su propia sangre, que contribuyen a frenar la actividad de proteínas y otras sustancias que degeneran el cartílago de forma más acelerada.
  • Fenotipo 2 del paciente: Artrosis generalizada, con alto recambio de hueso y progresión del daño del cartílago, caracterizada por una relación íntima entre el hueso y el cartílago en la patogénesis de la OA. Estos pacientes pueden beneficiarse de un tratamiento antirresortivo que inhibe la reabsorción ósea y el recambio óseo subcondral (por debajo del cartílago). Así mismo se benefician del tratamiento mediante el empleo de plasma rico en plaquetas a nivel del hueso subcondral.
  • Fenotipo del paciente 3: episodios inflamatorios agudos subagudos y episódicos que precipitan el empeoramiento en etapas. Los macrófagos desempeñan un papel en este proceso y es probable que generen vías para informar terapias antiinflamatorias específicas para este fenotipo o etapa de la enfermedad. En este caso además, el empleo de células madre procedentes de la médula ósea o de la grasa, ha demostrado tener una gran capacidad antinflamatoria y de frenar y modular de los procesos inmunológicos que favorecen la inflamación y la destrucción articular.

Este enfoque subraya la necesidad de comprender mejor las múltiples vías que resultan en la etapa final común a la que nos referimos como Artrosis.

Si bien estas clasificaciones pueden superponerse en cierta medida y depender del tiempo y la etapa de la enfermedad, los escenarios representan hipótesis comprobables que requieren más investigación para validar y refinar los algoritmos para la correcta clasificación clínica de los pacientes.


Fuentes:
Karsdal MA y cols. Osteoarthritis–a case for personalized health care?. Osteoarthritis Cartilage. 2014 Jan;22(1):7-16. doi:10.1016/j.joca.2013.10.018. Epub 2013 Nov 8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24216058
Bondeson J. Activated synovial macrophages as targets for osteoarthritis drug therapy. Curr Drug Targets, 11 (5) (2010 May), pp. 576-585. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20199392
Karsdal MA, Byrjalsen I, Henriksen K, Riis BJ, Lau EM, Arnold M, et al. The effect of oral salmon calcitonin delivered with 5- CNAC on bone and cartilage degradation in osteoarthritic patients: a 14-day randomized study. Osteoarthritis Cartilage 2010 Feb;18(2):150e9. http://www.oarsijournal.com/article/S1063-4584(09)00209-X/fulltext
Spector TD, Conaghan PG, Buckland-Wright JC, Garnero P, Cline GA, Beary JF, et al. Effect of risedronate on joint structure and symptoms of knee osteoarthritis: results of the BRISK randomized, controlled trial [ISRCTN01928173]. Arthritis Res Ther 2005;7(3):R625e33. https://arthritis-research.biomedcentral.com/articles/10.1186/ar1716
Alexandersen P, Karsdal MA, Byrjalsen I, Christiansen C. Strontium ranelate effect in postmenopausal women with different clinical levels of osteoarthritis. Climacteric 2011 Apr;14(2):236e43.  http://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/13697137.2010.507887
Reginster JY, Badurski J, Bellamy N, Bensen W, Chapurlat R, Chevalier X, et al. Efficacy and safety of strontium ranelate in the treatment of knee osteoarthritis: results of a double-blind, randomised placebo-controlled trial. Ann Rheum Dis 2013 Feb;72(2):179e86. http://dx.doi.org/10.1136/annrheumdis- 2012-202231. Epub 2012 Nov. http://ard.bmj.com/content/72/2/179


 “Comprender los efectos adversos de los distintos tratamientos y su impacto en la calidad de vida de los pacientes es crucial en la medicina clínica moderna y plantea un desafío sustancial para los médicos que se enfrentan ante una gama, cada vez mayor, de terapias médicas disponibles”




Mientras todo ello se pone en práctica y termina llegando de forma habitual a los pacientes existen otras formas de personalizar los tratamientos de la artrosis.

Cada persona tiene necesidades individuales específicas de comunicación, de bienestar psicológico y emocional, de funcionamiento social y de expresión y cuidado espiritual; en muy pocos casos, el mismo enfoque de tratamiento funcionaría para todas las personas con una condición similar. Y sin embargo el abordaje más habitual de la medicina actual es el de “pan para todos”. Además, para cada dominio, no hay sustituto para conocer a la persona y cómo él o ella trabaja; sin este paso, es imposible un enfoque adecuado adaptado a la atención.

El ámbito de la medicina personalizada:

Evaluación sicosocial

  • Preferencias de comunicación e información

  • Bienestar psicológico y emocional

  • Preocupaciones financieras

  • Preocupaciones espirituales

  • Apoyo social

  • Objetivos del cuidado

  • Miedos y preocupación

  • Esperanzas y ambiciones

Evaluación de la enfermedad

  • Diagnóstico preciso

  • Evaluación biológica relevante del paciente y su enfermedad

  • Evaluación de síntomas

  • Evaluación funcional

Personalización terapéutica

  • Metas del cuidado acordadas y relevantes Comunicación de apoyo efectiva

  • Evaluación de opciones terapéuticas y preferencias

  • Terapias apropiadas para cada etapa de la enfermedad

  • Terapias personalizadas biológicamente

Manejo de los síntomas

  • Cuidados de apoyo

  • Psicológico

  • Mejora funcional

  • Estrategias de apoyo:

  • Sociales

  • Financieras

  • Espirituales

 Cuidado longitudinal

  • Reevaluación

  • Ajustes terapéuticos

 





Puede consultar nuestros vídeos sobre Células Madre, PRP (Plasma Rico en Plaquetas y Factores de Crecimiento) y Medicina Regenerativa en nuestro canal de YOUTUBE

Canal Youtube - DrGonzaloMora

SUBIR

Porque  nos importas y queremos ofrecerte de forma exclusiva novedades sobre nuestros servicios y tratamientos

¡La suscripción se ha realizado con éxito! ¿Estas listo para recibir contenido exclusivo de ITRAMED?

UA-108379412-1