Core

¿Qué es el core y para qué nos ayuda entrenarlo?

La palabra core en inglés que significa núcleo o centro, se utiliza para nombrar toda la zona muscular que envuelve el centro de gravedad de nuestro cuerpo, que lo encontramos justo debajo del ombligo, aunque dependerá de varios factores como del movimiento del cuerpo.

En ITRAMED indicamos este tipo de ejercicios a pacientes que han sido tratados de dolor lumbar crónico para reforzar la completa mejoría. En ocasiones también es utilizado para prevenir estos dolores lumbares de la espalda baja.

La creación de un entrenamiento personalizado para mejorar el control y la activación del core permiten favorecer una adecuada activación tónico postural equilibrada, siendo a su vez base fundamental para afrontar ejercicios que incluyen cargas externas y también para las acciones funcionales que se realizan en la cotidianidad.

Existen métodos de ejercicios, como puede ser el Método Pilates, que incluyen ejercicios uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

Leer más

Dolor Lumbar y core

¿Qué es el CORE?

El término core significa núcleo, centro o zona media. Fue usado por primera vez por Richard H. Dominguez y Robert S. Gajda en su libro Total Body Training1. Desde el punto de vista de la actividad física el “core” hace referencia al complejo muscular situado en la parte central del cuerpo (región lumbo-pélvica) que incluye 29 músculos que estabilizan la columna vertebral y la región abdominal e incluye músculos del abdomen, espalda, parte posterior y anterior de la cadera, suelo pélvico y diafragma. La acción conjunta de estas estructuras permite un adecuado control de la estabilidad corporal y de la ejecución de tareas que realizan los miembros superiores (brazos) e inferiores (piernas).

Core

 

Leer más

La columna lumbar esta formada por cuerpos vertebrales unidos entre si por diversas estructuras:

  • Los discos vertebrales que hacen de almohadillas para conseguir un movimiento simétrico de la columna.
  • Las articulaciones facetarias que crean una estabilización posterior a la columna.
  • Los ligamentos que son los principales estabilizadores de las articulaciones de la columna.
  • La musculatura abdomino-lumbar que trabaja como faja abdominal y sujección de la columna lumbar.

Los ligamentos de las articulaciones están formados principalmente por fibras de colágeno, pero su aporte vascular es muy pobre y disminuye con el paso de los años. Esta es la razón principal por la que con frecuencia los ligamentos lesionados no curan completamente o cicatrizan de forma irregular. Incluso cuando aparentemente han curado o cicatrizado, su resistencia a la tracción ha disminuido habitualmente hasta en un 40%.

La consecuencia directa es que se disminuye su función de sujeción en la articulación lesionada y por tanto dicha articulación queda inestable. Sin embargo, a pesar de tener una mala vascularización o mal aporte sanguíneo, estas estructuras articulares se encuentran rodeadas de muchas raíces nerviosas, razón por la cual su lesión (tanto aguda como crónica) resulta habitualmente dolorosa.

El dolor lumbar crónico tiene como causa, en muchas ocasiones, una inestabilidad ligamentaria de base.

Leer más