Rotura del manguito rotador corregida con balón “Inspace”

Rotura del manguito rotador

Las roturas masivas e irreparables del manguito de los rotadores representan una situación muy limitante para el paciente por el dolor y la falta de fuerza que producen, y a su vez siguen siendo un duro desafío para un cirujano ortopédico.

El tratamiento de estas lesiones es un tema siempre en evolución debido al desarrollo de la cirugía artroscópica y de los materiales utilizados para el tratamiento.

Vídeo ilustrativo sobre esta técnica

Hay varias opciones quirúrgicas para el tratamiento de las roturas masivas de manguito de los rotadores, desde lo menos agresivo como puede ser el desbridamiento artroscópico hasta cirugía protésica de gran calibre como puede ser el implante de una prótesis invertida

En los últimos años se ha desarrollado también un nuevo implante, una prótesis de interposición, el dispositivo Biodegradable “InSpace Balloon”, y una vez implantado entre el acromion y la parte superior del húmero, garantiza una reducción significativa del dolor y una mejoría del rango de movimiento en pacientes afectados por roturas masivas de los tendones del manguito rotador de los hombros, ya que restablece las dimensiones correctas del espacio subacromial, patológicamente reducido por la lesión.

Los principales resultados en los casos iniciales incluyen:

  • Alivio del dolor
  • Mejoría en el rango de movimiento y de actividades de la vida diaria y,
  • Aumento de la fuerza del hombro en referencia a la puntuación de la escala de “Constant” registrada en cada visita de seguimiento. La escala “Constant” es una escala médica de valoración de la fuerza mediante parametros de dolor, actividades de la vidad diario, balance articular y fuerza.

El estudio del caso

Se realizó un estudio con el dispositivo InSpace sobre 10 pacientes con roturas masivas e irreparables de manguitoTreatment of massive irreparable rotator cuff tears through biodegradable subacromial InSpace Balloon

Este fue el resultado del estudio

  • Hubo una reducción significativa de la puntuación del dolor en general y del dolor nocturno una semana después de la implantación del balón. Esta mejora aumentó progresivamente a lo largo de toda la duración del seguimiento.
  • Los pacientes informaron de una mejoría significativa en sus actividades de vida diaria desde la sexta semana después de la cirugía.
  • El rango de movimiento también mostró una mejora significativa a las 8 semanas después de la cirugía.
  • En todos los parámetros medibles, una vez alcanzada la significación, la mejora se mantuvo a lo largo del período de seguimiento.
  • Todos los pacientes estuvieron satisfechos con los resultados y mostraron mejoras funcionales significativas desde muy poco tiempo después de la cirugía.
  • No se presentaron complicaciones postoperatorias.

Y estas las conclusiones

Este estudio demostró eficacia y un perfil de seguridad clínica muy alto del dispositivo InSpace® en un pequeño grupo de pacientes con roturas masivas irreparables del manguito de los rotadores. La inserción del dispositivo se asoció con una mejora temprana y significativa en las puntuaciones subjetivas de dolor y una disminución en el dolor nocturno informado por los pacientes.

La puntuación total en la escala de Constant mostró una mejora estadísticamente significativa, al igual que las puntuaciones de las actividades de la vida diaria y el rango de movimiento.

Es una cirugía muy poco invasiva para el paciente y representa, por tanto, una opción quirúrgica muy válida para posponer o incluso evitar operaciones más agresivas como la colocación de una prótesis de hombro.

Estas fueron las fuentes del estudio

Treatment of massive irreparable rotator cuff tears through biodegradable subacromial InSpace Balloon https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3847275/

Referencias bibliográficas

  1. Loew M, Raiss P. A symptom-based classification for shoulders with massive rotator cuff defects. Int Orthopaedics. 2010;34(1):63–9. doi: 10.1007/s00264-009-0725-1. [PMC free article] [PubMed][Cross Ref]
  2. Millgrom C, Schaffler M, Gilbert S, van Holsbeeck M. Rotator-cuff changers in asymptomatic adults. The effect of age, hand dominance and gender. J Bone Joint Surg Br. 1995;77(2):296–8.[PubMed]
  3. Moser M, Jablonski MV, Horodyski M, Wright TW. Functional outcome of surgically treated massive rotator cuff tears: a comparison of complete repair, partial repair and debridement. Orthopedics. 2007;30(6):479–82. [PubMed]
  4. Senekovic V, Poberaj B, Kovacic L, Mikek M, Adar E, Dekel A. Prospective clinical study of a novel biodegradable sub-acromial spacer in treatment of massive irreparable rotator cuff tears. Eur J Orthop Surg Traumatol. 2013;23(3):311–6. doi: 10.1007/s00590-012-0981-4. [PubMed] [Cross Ref]
  5. Constant CR, Murley AH. A clinical method of functional assessment of the shoulder. Clin Orthop Rel Res. 1987;214:160–4. [PubMed]

Preguntas frecuentes sobre Orthokine (FAQs)

¿Hay estudios clínicos que avalen la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine?

Hay publicados más de 50 estudios clínicos, alguno de ellos de nivel de evidencia científica I (doble ciego, randomizado, controlado por placebo, con más de 100 pacientes en cada grupo), que avalan la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine, tanto en humanos como en animales. Desde 2.003 más de 100.000 pacientes han sido tratados en Europa, así como 10.000 caballos a nivel mundial sin que se haya producido ningún efecto secundario grave.

 

¿Cuántas inyecciones se aplican en un tratamiento Orthokine?

En articulaciones se suelen aplicar de 4 a 6 inyecciones, mientras que en lesiones de tendón, hernias o inflamación de raíz nerviosa en espalda suelen ser 3 inyecciones. Hay una única extracción de sangre, a partir de la cual se preparan las inyecciones del Suero Autólogo Condicionado, que se aplican a razón de una por semana.

 

¿Cuánto duran los efectos de la terapia Orthokine?

Como en otras terapias autólogas, la eficacia y duración depende mucho de cada paciente. Para la gran mayoría de pacientes, la máxima reducción de dolor se produce a los 6 meses y esa reducción de dolor se mantiene durante bastante tiempo. Existen varios estudios de nivel de evidencia científica I que demuestran que la gran mayoría de pacientes mantiene su mejoría a los dos años, sin necesidad de ninguna inyección de mantenimiento. Sin embargo, también hay un porcentaje de pacientes en los que la reducción de dolor es muy pequeña. En este sentido es importante la selección del paciente. Aquellos pacientes con una sintomatología elevada acompañada de una importante inflamación son los más adecuados para esta terapia. La realización de ejercicio moderado que ayude a mantener el tono muscular y la ingesta de condroprotectores como el condroitin sulfato ayudan a que la reducción el dolor se extienda en el tiempo.

¿Funciona en grados avanzados de artrosis?

Evidentemente cuanto menos avanzada esté la enfermedad, mejores serán los resultados. Sin embargo, Orthokine obtiene también buenos resultados de reducción de dolor en pacientes con artrosis avanzada, grados III y IV, mientras que otras terapias desaconsejan tratar a estos pacientes por lo incierto de sus resultados. La evidencia clínica demuestra que Orthokine puede retrasar varios años el implante de una prótesis en casos avanzados de artrosis, mejorando notablemente la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué hay que considerar durante la terapia Orthokine?

Si el paciente está incurso en un proceso infeccioso no se le debe extraer sangre, y se deberá esperar a que su condición sea sana. En el día de la inyección se recomienda que evite nadar, la sauna o realizar trabajo extenuante. El día después de la inyección no hay ningún tipo de restricción. Podrá seguir con su vida normal durante la terapia Orthokine.

¿Es buena idea combinar distintos tipos de tratamiento simultáneamente?

Es posible y recomendable combinar la terapia Orthokine con otras formas de terapia.

Combinar distintas formas de terapia de osteoartritis, tales como medicación, nutrición, pérdida de peso, acupuntura y terapia física es altamente recomendable.

¿Cuándo debería sentir el paciente los efectos de la terapia Orthokine?

La mayor parte de los pacientes notan mejoría después de un periodo de 6 semanas después de completar el tratamiento. Algunos pacientes notan la mejoría durante la terapia, a partir de la primera o segunda inyección.

¿Es posible repetir la terapia Orthokine?

No hay ningún tipo de problema relacionado con un nuevo curso de terapia Orthokine. De hecho Orthokine ha demostrado su eficacia no sólo como terapia reductora de la inflamación y el dolor, sino también como terapia preventiva, ya que tiene un efecto protector del cartílago

Es posible someterse a un nuevo curso de terapia con Orthokine después de un periodo de 6 meses.

,

Las lesiones más frecuentes en el esquiador

El esquí nació en los países nórdicos como medio de transporte de cazadores y pastores, quienes utilizaban listones de madera y un bastón para desplazarse sobre la nieve.

Mientras que el esquí nórdico se ha practicado durante muchos años, solo durante los últimos 50 ó 60 años se ha desarrollado el esquí alpino tal y como lo conocemos hoy en día, convirtiéndose en uno de los deportes de invierno más practicados en todo el mundo, lo que ha provocado un incremento importante de accidentes en las pistas.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

Aunque las lesiones más frecuentes son los golpes y contusiones, existen una serie de lesiones características en la rodilla, el hombro y la mano. Además, la aparición del snowboard a nivel popular en la década de los 80 condicionó un aumento de lesiones en la muñeca y clavícula.

Lesiones de rodilla

En la rodilla las lesiones más frecuentes son las del ligamento cruzado anterior y del ligamento lateral interno.

Anatomia de la rodillaLa rodilla es una articulación formada por tres huesos, la parte distal del fémur, la parte proximal de la tibia y la rótula, y estabilizada por cuatro ligamentos, lateral interno, lateral externo y dos cruzados, anterior y posterior. Esta distribución anatómica condiciona un solo eje de movimiento en flexión y extensión, e impide movimientos de lateralidad y rotación.

En las lesiones del ligamento cruzado anterior el mecanismo lesional más frecuente es el giro brusco del cuerpo sobre la tibia produciendo un movimiento de rotación forzado en la rodilla. Esto tiene lugar en caídas del esquiador hacia atrás produciendo una rotación de la tibia sobre el fémur con la rodilla hiperflexionada.

Los síntomas inmediatos son dolor e imposibilidad de caminar.

El tratamiento de la lesión de una rotura de LCA depende la estabilidad que tenga la articulación.

En el caso de tener una inestabilidad de rodilla, la opción es la reparación primaria del LCA. Por lo que generalmente se opta por la opción de la sustitución del LCA dañado por un injerto ligamentoso o tendinoso del mismo paciente, o de banco de tejidos. En dicha intervención utilizamos la aplicación de terapias celulares en la reparación o en el injerto para garantizar la mejor integración ósea del ligamento y disminuir el riesgo de fracaso de la cirugía. Además, si existen otras lesiones condrales (de los cartílagos) o de los meniscos se recomienda tratar los mismos con sesiones posteriores tras la intervención.

Si el paciente tuviera una rotura parcial o distensión del LCA acompañado de una estabilidad de la rodilla, las opciones pueden ser más conservadoras y por tanto no hacer falta llegar a una intervención.

Lesiones de hombro

En el hombro las lesiones más frecuentes son las luxaciones .

La articulación del hombro está formada por la parte proximal del húmero, la clavícula y la escápula. Es la articulación más móvil del organismo y por la forma de los huesos que la componen es muy inestable. Los ligamentos y tendones ayudan a estabilizarla. En las luxaciones se rompen estos elementos estabilizadores y “el hueso sale de sitio”.

Los síntomas son dolor, imposibilidad de movilizar el hombro y deformidad del mismo.

El tratamiento consiste en la reducción inmediata e inmovilización con vendaje. Se realiza valoraciones posteriores, y en caso de persistir el dolor se opta por opciones con terapias regenerativas o con opciones quirúrgicas según el grado de luxación.

Lesiones de mano

En la mano, la lesión más frecuente es el llamado “pulgar del esquiador”.

Se produce por caídas en que el dedo sufre un movimiento lateral brusco, y consiste en una ruptura del ligamento interno que estabiliza la articulación del metacarpiano con la primera falange.

Los síntomas inmediatos consisten en dolor en la zona de ruptura con hinchazón y movilización dolorosa del dedo.

En las lesiones con ruptura completa la primera opción de tratamiento es el realizado con terapias celulares. En estos casos se realizan infiltraciones con una sustancia proliferante (dextrosa) con la que intentamos recuperar la estabilidad de la articulación, es lo que llamamos proloterapia. En ocasiones si existe daño dentro de la articulación por el traumatismo, se asocian infiltraciones con plasma rico en plaquetas o células mesenquimales, dependiendo del daño articular.

La última opción de tratamiento, cuando el resto han fracasado es el tratamiento quirúrgico pues si no cura los movimientos de prensión entre pulgar y resto de dedos (coger una botella, levantar un peso, etc.) no podrán realizarse.

La importancia de la prevención

Las lesiones del esquí se pueden prevenir con un buen entrenamiento previo a la llegada de la temporada.

Sin lugar a dudas un cuerpo que esté en forma es más fuerte y opondrá mayor resistencia a cualquier tipo de golpe o lesión.

Debemos tener en cuenta que las lesiones suelen producirse en las primeras y en las últimas bajadas, debido a que los músculos están fríos o, en el segundo caso, cansados.

Por eso siempre deberíamos realizar un calentamiento previo antes de comenzar nuestra jornada de esquí, lo que preparará a los músculos para el ejercicio (haciendo un mayor hincapié en las rodillas). Asimismo y tras terminar la jornada deberemos hacer ejercicios de estiramiento.

Conviene además prevenir el cansancio, que como ya hemos dicho, es causante de muchas lesiones. Una de las mejores formas de prevenirlo es comiendo bien antes de ir a esquiar y, además, bebiendo abundantemente; resulta conveniente beber aproximadamente cada hora, lo que nos ayudará a mantener lubricadas las articulaciones y músculos, lo que resulta necesario para evitar lesiones.