Qué es la proloterapia y cuáles son sus indicaciones

¿Qué es la proloterapia?

La Proloterapia (o terapia proliferativa) es el nombre general que define una serie de tratamientos, realizados de forma ambulatoria, mediante la inyección, a nivel de distintas estructuras del sistema musculo-esquelético, de diferentes sustancias que favorecen la proliferación y regeneración de los tejidos lesionados

¿Cuál es el mecanismo de acción?

El mecanismo básico de la proloterapia es simple. La solución de proloterapia se inyectan en las áreas dolorosas para comenzar una acción reparadora. La inyección crea una inflamación localizada que pone en marcha la regeneración de los tejidos (ligamentos, tendones, cartílagos y huesos).

 

 

La proloterapia implica el uso de una solución que contiene dextrosa como el proliferante primario, junto con un anestésico (procaína lidocaína), que se administra dentro y alrededor de todo el área dolorosa o lesionada (en diversas sesiones).

Se pueden tratar diversas articulaciones o lesiones en la misma sesión, lo que supone una gran ventaja para los pacientes que tienen múltiples articulaciones dolorosas o dolor crónico más complejo, o para los pacientes que acuden a nuestro centro desde fuera de la región o de otros países.

 

 

¿Cuál es el procedimiento?

En función de la gravedad de las lesiones y del tipo de lesión el planteamiento es variable. Dependiendo de ello se puede plantear sesiones de proloterapia simples o se puede planteamos un enfoque más intensivo de Proloterapia integral en el que se asocia el uso de las células madre derivadas de tejido adiposo o de la médula ósea y el empleo de plaquetas de la sangre, tal como se usan en la PRP (plasma rico en plaquetas).

 

¿Cuantas sesiones y con cuánta frecuencia?

Dependiendo del tipo de lesión y de las estructuras lesionadas los tratamientos se realizan generalmente en 3 semanas separadas cada sesión de 2 semanas o de forma menos espaciada complementando con terapias de células mesenquimales o plasma rico en plaquetas.

 

¿Cómo es posible que un extracto de maíz sea capaz acelere la curación?

El ingrediente principal es la dextrosa, que se obtiene del maíz.

Cuando una articulación se lesiona, las células de esa zona estallan y liberan dextrosa y desencadenan una afluencia de células inflamatorias, iniciando el sistema de cicatrización de heridas en el área específica. También en la solución básica, para ayudar a aliviar el dolor de la inyección así como para proporcionar alivio del dolor en el área tratada, se añade lidocaína en cantidades pequeñas.

En investigación, los estudios histológicos de los ligamentos y tendones que se realizaron tras las inyecciones de proloterapia demostraron una mayor reacción de curación inflamatoria que supone la proliferación de los fibroblastos y de los capilares (4-6). Las investigaciones en animales han documentado que los ligamentos inyectados con proloterapia tienen una mayor masa de tejido ligamentario de nueva formación y mayor espesor y fuerza de unión con el hueso (7-11). La proloterapia se aplica a los ligamentos articulares de toda la columna vertebral, la pelvis y las articulaciones periféricas para mejorar la estabilidad de las articulaciones lesionadas.

 

 

¿Cuantas sesiones y con cuánta frecuencia?

Dependiendo del tipo de lesión y de las estructuras lesionadas los tratamientos se realizan generalmente en 3 semanas separadas cada sesión de 2 semanas o de forma menos espaciada complementando con terapias de células mesenquimales o plasma rico en plaquetas.

 

¿Existe evidencia científica de la eficacia de la Proloterapia?

Diferentes series de casos clínicos han documentado la eficacia de la Proloterapia para lesiones ligamentarias de la articulación sacroilíaca (12-14), la zona lumbar (15-16), el cuello (17-18), el hombro (19), el codo (20), la rodilla (21-22), la articulación temporomandibular (23-24) y de otras articulaciones (25).

Puedes consultar una amplia BIBLIOGRAFIA al final de este artículo.

 

¿Cuáles son los objetivos de la proloterapia?

Función: ¿Mejora la capacidad del paciente en actividades de la vida diaria? ¿Es el paciente capaz de realizar actividades dolorosas sin dolor? ¿Es capaz de hacer cosas que no podía hacer antes de la Proloterapia? Normalmente se aconseja a los pacientes que continúen recibiendo tratamientos de Proloterapia hasta que puedan realizar de forma habitual sus actividades sin dolor. Por ejemplo, si un paciente puede subir dos tramos de escaleras sin dolor en la rodilla después de la Proloterapia, mientras que antes de la Proloterapia esto le causaba un dolor importante, entonces sabemos que la Proloterapia está ayudando a mejorar la función.

Fuerza: La lesión del ligamento y del tendón puede hacer que la fuerza muscular disminuya. Cuando una persona recibe Proloterapia, uno de los efectos notables del tratamiento es que la fuerza mejora en las áreas inyectadas al aliviar el dolor.

Dolor: El dolor es una de las razones más comunes por las que los pacientes reciben Proloterapia. Por tanto, una notable disminución en el dolor muestra el beneficio de la proloterapia con éxito.

Rigidez: Los pacientes habitualmente notan rigidez al levantarse por la mañana o después de realizar cierta actividad. Esta rigidez se siente con más frecuencia en la parte inferior de la espalda o en el cuello, pero puede aparecer en cualquier área del cuerpo. Una gran señal de que la Proloterapia está funcionando es que la rigidez ha disminuido. Una vez que la Proloterapia ayuda a estabilizar el área involucrada, los músculos ya no tienen que proporcionar esta estabilidad y pueden relajarse con más facilidad. Una vez que se relajan, la rigidez disminuye.

 

¿Es necesario hacer pruebas de imagen para controlar la eficacia de la Proloterapia?

Las radiografías y la resonancia magnética son indicadores pobres de que la proloterapia está siendo eficaz. La razón que es que muchos de los ligamentos no aparecen bien en estas pruebas. Resulta sin embargo muy útil el empleo de la ecografía para el seguimiento de estas lesiones y también para la inyección guiada de las soluciones de proloterapia de cara a obtener una mayor precisión (procedimientos ecoguiados).

 

Bibliografía

  1. Distel LM, Best TM. Prolotherapy: a clinical review of its role in treating chronic musculoskeletal pain. PM R. 2011 Jun;3(6 Suppl 1):S78-81. [PubMed] [Google Scholar]

2.Kim WM, Lee HG, Jeong CW, Kim CM, Yoon MH. A randomized controlled trial of intra-articular prolotherapy versus steroid injection for sacroiliac joint pain. J Altern Complement Med. 2010 Dec;16(12):1285-90. [PubMed] [Google Scholar]

  1. Rabago D, Slattengren A, Zgierska A. Prolotherapy in primary care practice. Prim Care. 2010 Mar;37(1):65-80. [PubMed] [Google Scholar]
  2. Maynard J. Morphological and biomechanical effects of sodium morrhuate on tendons. Journal of Orthopaedic Research. 1985;3:236-248.  [PubMed] [Google Scholar]
  3. Hackett G. Joint stabilization: An experimental, histologic study with comments on the clinical application in ligament proliferation. American Journal of Surgery. 1955;89:968-973.
  4. Kim HJ, Kim SH, Yun DH. The effects of anti-inflammatory drugs on histologic findings of the experimental prolotherapy model. Journal of the Korean Academy of Rehabilitation Medicine. 2006;30:378-384.
  5. Liu Y. An in situ of the influence of a sclerosing solution in rabbit medial collateral ligaments and its junction strength. Connective Tissue Research. 1983;2:95-102. [PubMed] [Google Scholar]
  6. Jensen KT, Rabago DP, Best TM. Response of knee ligaments to prolotherapy in a rat injury model. American Journal of Sports Medicine. 2008;36:1347-1357. [PubMed] [Google Scholar]
  7. Klein R. Proliferant injections for low back pain: histologic changes of injected ligaments and objective measures of lumbar spine mobility before and after treatment. Journal of Neurology, Orthopedic Medicine and Surgery. 1989;10:141-144. [AAOM Citation]
  8. Harman R, et al. A retrospective review of 62 cases of suspensory ligament injury in sport horses treated with adipose-derived stem and regenerative cell therapy. Proceedings of the Veterinarian Orthopedic Society, 2006.
  9. Dahlgren LA. Use of adipose derived stem cells in tendon and ligament injuries. American College of Veterinarian Surgery Symposium on Equine Small Animal Proceedings. 2006;150-151.
  10. Hackett, G. Shearing injury to the sacroiliac joint. Journal of the International College of Surgeons. 1954;22:631-642.
  11. Lee JD, Lee DW, J CW. Effects of intraarticular prolotherapy on sacroiliac joint pain. Korean Journal of Pain. 2009;229-233.[PubMed Citation]
  12. Cusi M, Saunders J, Hungerford B. The use of prolotherapy in the sacroiliac joint. British Journal of Sports Medicine. 2010;44:100-104. [PubMed Citation]
  13. Hackett G. Back pain following trauma and disease-Prolotherapy. Military Medicine. 1961;July:517-525.
  14. Hackett, G. Low back pain. The British Journal of Physical Medicine. 1956;19:25-35.
  15. Hooper RA, Frizzell JB, Faris P. Case series on chronic whiplash related neck pain treated with intraarticular zygapophysial joint regeneration injection therapy. Pain Physician. 2007;10:313-318.[PubMed Citation]
  16. Centeno CJ, Elliott J, Elkins WL. Fluoroscopically guided cervical prolotherapy for instability with blinded pre and post radiographic reading. Pain Physician. 2005;8:67-72.[PubMed Citation]
  17. Jo D, Ryu K, Yang S. The effects of Prolotherapy on shoulder pain. Korean Journal of Anesthesiology. 2004;46:589-592.
  18. Hauser R, Hauser M, Holian P. Hackett-Hemwall Dextrose Prolotherapy for unresolved elbow pain. Practical Pain Management. 2009;October:14-26. [PPM Citation]
  19. Kim JM. The effect of prolotherapy for osteoarthritis of the knee. Journal of the Korean Academy of Rehabilitation Medicine. 2002;26:445-448.
  20. Reeves KD, Hassanein K. Randomized prospective double-blind placebo-controlled study of dextrose prolotherapy for knee osteoarthritis with or without ACL laxity. Alternative Therapies. 2000;6:68-79.
  21. Hakala RV. Prolotherapy in the Treatment of TMD. The Journal of Craniomandibular Practice. 2005;23:1-6.
  22. Schultz, L. A treatment of subluxation of the temporomandibular joint. Journal of the American Medical Association. September 25, 1937.
  23. Reeves KD, Topol GA, Fullerton BD. Evidence-based regenerative injection therapy (prolotherapy) in sports medicine. In Seidenberg PH, Beutler PI. (Eds). The Sports Medicine Resource Manual. Saunders (Elsevier); 2008:611-619.
  24. Rabago D, Mundt M, Zgierska A, Grettie J. Hypertonic dextrose injection (prolotherapy) for knee osteoarthritis: Long term outcomes. Complement Ther Med. 2015 Jun;23(3):388-95. doi: 10.1016/j.ctim.2015.04.003. Epub 2015 Apr 8.
  25. Hauser RA, Hauser MA. A Retrospective Study on Dextrose Prolotherapy for Unresolved Knee Pain at an Outpatient Charity Clinic in Rural Illinois Journal of Prolotherapy. 2009;1(1):11-21.
  26. Rabago D et al. Association between disease-specific quality of life and magnetic resonance imaging outcomes in a clinical trial of prolotherapy for knee osteoarthritis. Arch Phys Med Rehabil. 2013 Nov;94(11):2075-82. doi: 10.1016/j.apmr.2013.06.025. Epub 2013 Jul 10.
  27. Rabago D. et al.  Dextrose prolotherapy for knee osteoarthritis: a randomized controlled trial. Ann Fam Med. 2013 May-Jun;11(3):229-37. doi: 10.1370/afm.1504.
  28. Hauser RA. The Regeneration of Articular Cartilage with Prolotherapy. Journal of Prolotherapy. 2009;1:39-44.
  29. Topol GA, Podesta LA, Reeves KD, Giraldo MM, Johnson LL, Grasso R, Jamín A, Tom Clark DC, Rabago D. The Chondrogenic Effect of Intra-articular Hypertonic-dextrose (prolotherapy) in Severe Knee Osteoarthritis. PM R. 2016 Apr 4. pii: S1934-1482(16)30054-5. doi: 10.1016/j.pmrj.2016.03.008.
  30. Reeves KD, Hassanein KM. Long-term effects of dextrose prolotherapy for anterior cruciate ligament laxity. Altern Ther Health Med. 2003 May-Jun;9(3):58-62.
  31. Khoshbin A, Leroux T, Wasserstein D, Marks P, Theodoropoulos J, Ogilvie-Harris D, Gandhi R, Takhar K, Lum G, Chahal J. The efficacy of platelet-rich plasma in the treatment of symptomatic knee osteoarthritis: a systematic review with quantitative synthesis. Arthroscopy. 2013 Dec;29(12):2037-48. doi: 10.1016/j.arthro.2013.09.006.
  32. Stem Cell Therapy and Prolotherapy research Hauser RA, Orlofsky A. Regenerative injection therapy with whole bone marrow aspirate for degenerative joint disease: a case series. Clin Med Insights Arthritis Musculoskelet Disord. 2013 Sep 4;6:65-72. doi:11.4137/CMAMD.S10951. eCollection 2013.
  33. Hauser RA, Hauser MA Dextrose Prolotherapy for Unresolved Low Back Pain: A Retrospective Case Series Study Journal of Prolotherapy. 2009;3:145-155.
  34. Hauser RA, Hauser MA Dextrose Prolotherapy for Unresolved Low Back Pain: A Retrospective Case Series Study Journal of Prolotherapy. 2009;3:145-155.
  35. Steindler A, Luck JV. Differential diagnosis of pain low in the back  JAMA. 1938;110(2):106-113.
    35.Hauser R, Hauser M, A Retrospective Study on Hackett-Hemwall Dextrose Prolotherapy for Chronic Hip Pain at an Outpatient Charity Clinic in Rural Illinois. Journal of Prolotherapy. 2009;2:76-88.
  36. Rabago D, van Leuven L, Benes L, Fortney L, Slattengren A, Grettie J, Mundt M. Qualitative Assessment of Patients Receiving Prolotherapy for Knee Osteoarthritis in a Multimethod Study. J Altern Complement Med. 2016 Sep 7.
  37. Bertrand H, Reeves KD, Bennett CJ, Bicknell S, Cheng AL. Dextrose Prolotherapy Versus Control Injections in Painful Rotator Cuff Tendinopathy. Arch Phys Med Rehabil. 2016 Jan;97(1):17-25.

 

Células madre de la grasa (Lipogems)- Medicina Regenerativa

Lipogems

Las células madre extraídas mediante lipoaspiración de la grasa generalmente abdominal son una parte importante de la medicina regenerativa. El sistema que utilizamos en ITRAMED es el sistema Lipogems®. Un sistema cerrado de manipulación de células madre mesenquimales y con un procesado mecánico del tejido graso.

¿Y por qué elegimos las células madre del tejido graso?

La atención se centra cada vez más en las células madre derivadas del tejido adiposo humano y animal debido a su abundancia y facilidad de acceso en zonas como la abdominal, flancos o en cara lateral de los muslos.

anestesia-trattamento-lipogems

Ha pasado más de un siglo desde que se describieron por primera vez las células madre como células “ancestrales” de las que se originan el resto de las células [1], y desde entonces, se han publicado un gran número de estudios y descubrimientos sobre su potencial y aplicación en medicina regenerativa y cirugía. En concreto, se pueden encontrar más de 40.000 artículos en Medline mediante la búsqueda de células madre mesenquimales adultas (Mesenchymal Stem Cells – MSCs) derivadas de médula ósea, pulpa dental, membrana fetal y placenta a término, entre otros múltiples tejidos. Estudios experimentales han demostrado que las células madre mesenquimales humanas pueden diferenciarse in vitro en varios linajes celulares, tales como osteoblastos, condrocitos, miocitos y adipocitos [2].

En los últimos 15 años, se ha demostrado que las células madre mesenquimales adultas (MSCs) también pueden promover la vasculogénesis (formación de vasos sanguíneos), el principal mecanismo implicado en la eficacia de la reparación de los tejidos [3-4].

La atención se centra cada vez más en las MSCs derivadas del tejido adiposo humano y animal debido a su abundancia y facilidad de acceso. Estas células multipotentes pueden diferenciarse en adipocitos maduros, así como condrocitos, osteoblastos, miocitos, y otros linajes celulares, como lo sugieren las pruebas in vitro, ex vivo e in vivo [5-14], y este potencial se puede utilizar para regenerar los tejidos dañados. Además, las células madre mesenquimales secretan una gran variedad de moléculas bioactivas que actúan de forma paracrina para alimentar, estimular y sostener respuestas angiogénicas (formación de vasos sanguíneos), antifibróticas, antiapoptóticas (frenando la muerte celular) e inmunomoduladoras en el tejido diana sobre el que se utilizan[2, 15].


CELULAS MADRE MESENQUIMALES


Las MSCs derivadas de tejido adiposo se obtienen de manera habitual mediante digestión enzimática y pueden expandirse en cultivo, pero envejecen de forma significativa y disminuye su multipotencialidad. El uso de estos enzimas para la digestión de la grasa orientada a obtener esas MSCs ha supuesto la aparición de restricciones en algunos países.

La necesidad urgente de encontrar nuevas terapias para las enfermedades crónicas inmunológicas y degenerativas ha llevado a muchos investigadores a buscar productos que contengan células progenitoras, evitando al mismo tiempo los problemas y restricciones relacionados con la manipulación enzimática y la expansión celular de conformidad con las buenas prácticas de fabricación (normas GMP) [16, 17].


funzionamento-device-lipogems



La disponibilidad de productos mínimamente manipulados basados en un contenido adecuado de células madre  ha dado como resultado tiempos de procedimiento más cortos y la capacidad de aplicar injertos autólogos en una intervención de un solo paso. La tecnología Lipogems® garantiza estos dos requisitos en un dispositivo de transferencia de tejido adiposo fácil de usar, rápido y desechable y representa un enfoque muy prometedor.

 

La técnica innovadora Lipogems® (Lipogems International SpA, Milán, Italia) permite obtener tejido adiposo microfragmentado con un nicho vascular estromal intacto y células madre mesenquimales con una alta capacidad regenerativa. La tecnología Lipogems®, patentada en 2010 y disponible clínicamente desde 2013, es un sistema fácil de usar diseñado para recolectar, procesar e inyectar tejido graso refinado y se caracteriza por su capacidad óptima de manejo y un gran potencial regenerativo basado en células madre derivadas de la grasa. En esta tecnología, el tejido adiposo se lava, se emulsiona y se enjuaga y las dimensiones del grano adiposo se reducen gradualmente hasta un rango de aproximadamente 0,3 a 0,8 mm.



En el producto Lipogems® resultante, los pericitos que envuelven a los vasos sanguíneos se retienen dentro de un nicho vascular estromal intacto y están listos para interactuar con el tejido receptor después del trasplante, activándose y convirtiéndose así en MSCs (células madre mesenquimales) y comenzando el proceso regenerativo.

Dr. CAPLAN - MSCs



Lipogems® se ha utilizado en más de 10.000 pacientes en todo el mundo en medicina estética y cirugía, así como en cirugía ortopédica y cirugía general, con buenos resultados y aparentemente sin inconvenientes. A día de hoy, ya existen varios ensayos clínicos con resultados satisfactorios.



FUENTE:

Adipose Tissue and Mesenchymal Stem Cells: State of the Art and Lipogems® Technology Development. Curr Stem Cell Rep. 2016; 2(3): 304–312.

Published online 2016 Jul 13. doi:  10.1007/s40778-016-0053-5

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4972861/



Referencias

  • 1. Wilson EB. The cell in development and inheritance. New York: Macmillan; 1898.
  • 2. Caplan AI. Adult mesenchymal stem cells for tissue engineering versus regenerative medicine. J Cell Physiol. 2007;213(2):341–7. doi: 10.1002/jcp.21200. [PubMed] [Cross Ref]
  • 3. Ventura C, Cantoni S, Bianchi F, Lionetti V, Cavallini C, Scarlata I, et al. Hyaluronan mixed esters of butyric and retinoic acid drive cardiac and endotelial fate in term placenta human mesenchymal stem cells and enhance cardiac repair in infarcite rat hearts. J Biol Chem. 2007;282(19):14243–52. doi: 10.1074/jbc.M609350200. [PubMed] [Cross Ref]
  • 4. Cavallari G, Olivi E, Bianchi F, Neri F, Foroni L, Valente S, et al. Mesenchymal stem cells and islet cotransplantation in diabetic rats: improve islet graft revascularization and function by human adipose tissue-derived stem cells preconditioned with natural molecule. Cell Transplant. 2012;21(12):2771–81. doi: 10.3727/096368912X637046. [PubMed] [Cross Ref]
  • 5. Canaider S, Maioli M, Facchin F, et al. Human Stem Cell exposure to developmental stage zebrafish extracts: a novel strategy for turning stemness and senescence patterning. CellR4. 2014;2(5):1226.
  • 6. Cao Y, Sun Z, Liao L, Meng Y, Han Q, Zhao RC. Human adipose tissue-derived stem cells differentiate into endothelial cells in vitro and improve postnatal neovascularization in vivo. Biochem Biophys Res Commun. 2005;332(2):370–9. doi: 10.1016/j.bbrc.2005.04.135. [PubMed] [Cross Ref]
  • 7. Fraser JK, Schreiber R, Strem B, Zhu M, Alonso Z, Wulur I, et al. Plasticity of human adipose stem cells towards endothelial cells and cardiomyocytes. Nat Clin Pract Cardiovasc Med. 2006;3(Suppl1):S33–7.
  • 8. Sen A, Lea-Currie YR, Suijkowska D, Franklin DM, Wilkison WO, Halvorsen YD, et al. Adipogenic potential of human adipose derived stromal cells from multiple donors is heterogeneous. J Cell Biochem. 2001;205(1):312–9. doi: 10.1002/1097-4644(20010501)81:2<312::AID-JCB1046>3.0.CO;2-Q. [PubMed][Cross Ref]
  • 9. Zuk PA, Zhu M, Ashjian P, De Ugarte DA, Huang JI, Mizuno H, et al. Human adipose tissue is a source of multipotent stem cells. Mol Biol Cell. 2002;13(12):4279–95. doi: 10.1091/mbc.E02-02-0105.[PMC free article] [PubMed] [Cross Ref]
  • 10. Zuk PA, Zhu M, Mizuno H, Huang J, Futrell JW, Katz AJ, et al. Multilineage cells from human adipose tissue: implications for cell-based therapies. Tissue Eng. 2001;7(2):211–28. doi: 10.1089/107632701300062859. [PubMed] [Cross Ref]
  • 11. Erickson GR, Gimble JM, Franklin DM, Rice HE, Awad H, Guilak F. Chondrogenic potential of adipose tissue-derived stromal cells in vitro and in vivo. Biochem Biophys Res Commun. 2002;290(2):763–9. doi: 10.1006/bbrc.2001.6270. [PubMed] [Cross Ref]
  • 12. Halvorsen YC, Wilkison WO, Gimble JM. Adipose-derived stromal cells—their utility and potential in bone formation. Int J Obes Relat Metab Disord. 2000;24(4):S41–4. doi: 10.1038/sj.ijo.0801503. [PubMed][Cross Ref]
  • 13. Halvorsen YD, Franklin D, Bond AL, Hitt DC, Auchter C, Boskey AL, et al. Extracellular matrix mineralization and osteoblast gene expression by human adipose tissue-derived stromal cells. Tissue Eng. 2001;7(6):729–41. doi: 10.1089/107632701753337681. [PubMed] [Cross Ref]
  • 14. Huang JI, Beanes SR, Zhu M, Lorenz HP, Hedrick MH, Benhaim P. Rat extramedullary adipose tissue as a source of osteochondrogenic progenitor cells. Plast Reconstr Surg. 2002;109(3):1033–41. doi: 10.1097/00006534-200203000-00037. [PubMed] [Cross Ref]
  • 15.•. Caplan AI, Dennis JE. Mesenchymal stem cells as trophic mediators. J Cell Biochem. 2006;98(5):1076–84. doi: 10.1002/jcb.20886. [PubMed] [Cross Ref]
  • 16. Roseti L, Serra M, Tigani D, Brognara I, Lorpiore A, Bassi A, et al. Cell manipulation in autologous chondrocyte implantation: from research to clean room. Chir Organi Mov. 2008;91(3):147–51. doi: 10.1007/s12306-007-0024-1. [PubMed] [Cross Ref]
  • 17. Riis S, Zachar V, Boucher S, Vemuri MC, Pennisi CP, Fink T. Critical steps in the isolation and expansion of adipose-derived stem cells for translational therapy. Expert Rev Mol Med. 2015;17:e11.
  • 18. Caplan A. Mesenchymal Stem Cells. J Orthopedic Res. 1991;9(5):641–50. doi: 10.1002/jor.1100090504.[Cross Ref]
  • 19. Caplan A, Bruder SP. Mesenchymal stem cells: building blocks for molecular medicine in the 21st century. Trends Mol Med. 2001;7(6):259–64. doi: 10.1016/S1471-4914(01)02016-0. [PubMed] [Cross Ref]
  • 20. Caplan A. All MSCs are pericytes? Cell Stem Cell. 2008;3(3):229–30. doi: 10.1016/j.stem.2008.08.008.[PubMed] [Cross Ref]




BIBLIOGRAFIA – Soporte Científico de los Tratamientos con Células Madre