LA PRÁCTICA DEPORTIVA Y LAS LESIONES DE RODILLA

lesion-fisica-dolor-corriente-de-la-rodilla-47227338

Vuelve la nueva temporada del deporte y con ello las lesiones de rodilla.

 

 

Ya estamos metidos de lleno en el nuevo curso. Se reanudan las actividades deportivas en los diferentes clubes, colegios y otros centros. Además, cada vez es mayor el número de personas que realiza una actividad deportiva, aumentando también con ello el número de personas que se lesionan, fundamentalmente de la rodilla.

En dichas actividades la incidencia de lesiones de rodilla varía según la actividad deportiva realizada, siendo las que mayor número de lesiones presentan el fútbol y el baloncesto, por ser además actividades muy participativas. En estas y otras actividades deportivas con menos número de traumatismos resulta de máxima importancia un diagnóstico precoz y rápido de las diversas lesiones que se producen en la rodilla, dado que esto nos va a permitir un tratamiento adecuado, un mejor resultado y una recuperación más rápida.Debemos tener muy en cuenta que un tratamiento adecuado de las lesiones conlleva un menor número de secuelas posteriores.

Male athlete runner touching foot in pain due to sprained ankle

Tradicionalmente se sostenía la creencia de que cuando un niño o adolescente, que todavía no había terminado su crecimiento, sufría una lesión de rodilla, la mejor opción era esperar a que terminase el crecimiento y alcanzar la madurez esquelética para así realizar una técnica propia de los adultos. Sin embargo, en los últimos años los estudios han demostrado y han puesto de manifiesto el hecho de que dejar sin reparar una rodilla lesionada en una persona en crecimiento conlleva un número de lesiones posteriores mayor que en los casos en los que se realiza una reparación temprana de dichas lesiones.

Es frecuente la historia de un niño o adolescente que sufre una lesión de rodilla realizando su actividad deportiva y pasa desapercibida como “un esguince de rodilla”. Dicha lesión ocasiona una rodilla inestable que en los meses y años sucesivos, mientras termina el crecimiento, va provocando episodios de inestabilidad de la rodilla que con el tiempo origina el aumento de las lesiones en dicha rodilla (lesiones en los meniscos y lesiones a nivel de la superficie del cartílago). La capacidad de recuperación y de reparación de estas estructuras es mucho más difícil que si se hubiera evitado con una intervención temprana para solucionarlesion-rodilla-futbol el problema de la inestabilidad.

Lógicamente no podemos utilizar las mismas técnicas quirúrgicas en adultos que en personas en crecimiento donde la madurez esquelética todavía no ha terminado. En este caso utilizamos diferentes técnicas adaptadas a cada edad, existiendo técnicas de cirugía de reparación de ligamentos para pacientes en edad de crecimiento. Es de gran importancia que el médico responsable que trata a dichos pacientes esté entrenado y actualizado en las diversas técnicas quirúrgicas adaptadas a cada edad y a cada tipo de paciente según sus requerimientos y sobre todo según su anatomía y su madurez esquelética.

¿A partir de qué edad se puede operar una lesión de ligamentos de la rodilla?

Tal como hemos comentado anteriormente, la edad no es el problema, lo importante es elegir la adecuada técnica quirúrgica que debe ser utilizada dependiendo de la edad del paciente. Lo realmente importante es estabilizar esa rodilla inestable lo antes posible para prevenir y evitar que se produzcan nuevas lesiones sobre el resto de estructuras de la rodilla. Resulta francamente imposible intentar restringir la actividad después de una lesión a un niño o adolescente en unas edades en las que lo que más desean es tener una actividad física intensa y estar habitualmente implicados en actividades deportivas de impacto como fútbol, baloncesto, balonmano u otras actividades deportivas de menos impacto pero que suponen movimientos de giro para la rodilla, como la mayor parte de los deportes de raqueta.

Enlace relacionado: https://www.youtube.com/watch?v=C3MW9J-ItbE&feature=share

En el caso de los adultos, tradicionalmente, un límite de edad para la intervención de inestabilidad de rodilla eran los 40 ó 45 años. ¿es cierto que pacientes con edades que superan los 40 años y sufren lesiones ligamentosas no deberían ser intervenidos?

Se trata de un criterio totalmente arbitrario en el que no se tiene en cuenta las necesidades del paciente, ni los requerimientos que va a tener sobre sus rodillas, ni el nivel de actividad que desea realizar. Cada día vivimos más años, pero también queremos vivir en mejores condiciones y superar los 40 años no justifica el tener que resignarse a una rodilla inestable a la espera de una cirugía más agresiva (una prótesis) en el futuro. Además los estudios avalan los buenos resultados de la estabilización de rodilla en pacientes por encima de estas edades.

Si lo que se lesiona son los meniscos, ¿La técnica a utilizar depende también de la edad del paciente?

En los pacientes más jóvenes la rotura de los meniscos suele ser secundaria a un traumatismo y en ellos la capacidad de cicatrización de los tejidos es mayor que en los adultos. Por eso siempre se deberá intentar la reparación de los meniscos aún cuando técnicamente sea más difícil que el hecho de recortar o resecar un trozo de menisco. En el caso de los adultos, el tejido de los meniscos no tiene las mismas características que en el joven y su capacidad de cicatrización es menor. Se debe valorar también el tipo de rotura que se produce. Existen roturas en muchos fragmentos, lo cual en ocasiones impide desde un punto de vista técnico la realización de una sutura o una reparación. No obstante, en estos casos en los que se debe recortar un trozo del menisco existe la opción de poder estimular una regeneración parcial mediante la estimulación de la periferia de dicho menisco a través de técnicas de medicina regenerativa con factores de crecimiento y células madre. En algunos casos más agresivos donde la resección del menisco es muy importante existe la opción de utilizar prótesis de menisco o incluso tejido de donante mediante trasplante de menisco.

¿Qué podemos hacer ante las lesiones del cartílago?

Nuevamente, en el caso de pacientes jóvenes, gracias a su mayor capacidad de reparación y de regeneración de los tejidos los resultados del tratamiento de dichas lesiones, bien de forma quirúrgica o bien mediante otros procedimientos menos invasivos, tiene generalmente buenos resultados. A medida que vamos avanzando en edad, las lesiones de cfemale knee painartílago se hacen más extensas y simultáneamente va disminuyendo la capacidad de regeneración, de cicatrización y de reparación de nuestros tejidos. Mediante el tratamiento de dichas lesiones con terapias celulares generalmente podremos prolongar la vida útil de nuestra articulación en unas condiciones satisfactorias sin tener que resignarnos a tener que esperar a una prótesis de rodilla pasados los años. Además dado que cada vez vivimos más años y que la duración de una prótesis de rodilla no es eterna, cuanto más logremos dilatar en el tiempo y retrasar la colocación de una prótesis de rodilla menos probabilidades tendremos de cambiarla una, dos o tres veces a lo largo del resto de nuestra vida.

En última instancia, yo asemejo nuestras rodillas a las ruedas de un coche, las cuales tienen una vida media y unos kilómetros que pueden realizar. Aportando los tratamientos y cuidados pertinentes a esas ruedas, mejor será su conservación y mayor será su duración en buenas condiciones, y así menos veces necesitarán un recambio.

 

 Unidad de Traumatología de ITRAMED 

 

SUBIR
UA-108379412-1