Los suplementos para las articulaciones – Parte 6 – CURCUMINA

por / Miércoles, 24 mayo 2017 / Publicado enARTICULOS, ARTROSIS, INFORMACION, MEDICINA DEL DEPORTE, NUTRICION
Los suplementos para las articulaciones - Parte 6 - CURCUMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 6

– CURCUMINA-

La curcumina es un colorante natural procedente de la Cúrcuma longa, especia obtenida del rizoma de la planta del mismo nombre cultivada principalmente en la India y en otros países orientales. La Cúrcuma Longa es una planta herbácea de la familia Zingiberaceae (familia del jengibre). Se ha utilizado como condimento en muchas cocinas étnicas en varios países, como Bangladesh, India y Pakistán, y durante mucho tiempo como tratamiento anti-inflamatorio en los medicamentos tradicionales chinos y ayurvédicos (medicina hindú). En concreto la especie más utilizada para buscar ese efecto anti-inflamatorio es la Cúrcuma longa. Se conoce comúnmente como cúrcuma. Existen varios mecanismos de acción que explican el empleo de la cúrcuma en la artrosis:

 

  • Formula CurcuminaLas citoquinas pro-inflamatorias desempeñan un papel clave en la enfermedad de la artrosis. La curcumina tiene potencial nutricional como un agente antiinflamatorio de origen natural para tratar la artrosis mediante la supresión del desequilibrio inflamatorio provocado por las citoquinas en los condrocitos (células del cartílago) (1).

  • Se sabe también que la curcumina inhibe la inducción de enzimas pro-inflamatorioas, como la ciclooxigenasa-2 (COX-2), en varias líneas celulares gastrointestinales (2).

  • Además, la cúrcuma puede interferir con la actividad del factor de transcripciónNF-κB (complejo proteico que controla la transcripción del ADN), que ha sido ligado a través de múltiples estudios científicos, a diversas enfermedades inflamatorias (3,4).

Hay varias maneras de complementar la curcumina. La propia molécula tiene poca biodisponibilidad, pero existen diversas formas de favorecer su absorción. Los métodos más comunes y probados incluyen el empleo de fosfolípidos (formando fitosomas junto a la curcumina) y el emparejamiento de la curcumina con extracto de pimienta negra.

Evidencia científica

Inflamación (Nivel de evidencia – B). La ingesta de curcumina se asocia con la disminución de los cuadros clínicos donde predomina el componente inflamatorio, con estudios que apoyan una evidencia de nivel B. La curcumina puede inhibir las enzimas COX (ciclooxigenasa), lo que reduce la inflamación en la articulación (2).

Curcumina - Imagen boteEn el estudio de Daily JW y Yang M (5) la toma durante 8-12 semanas de 1000 mg / día de curcumina pueden reducir los síntomas de la artrosis (principalmente dolor y síntomas relacionados con la inflamación) y dar como resultado la mejoría de los síntomas similar a los obtenidos por antiinflamatorios como el ibuprofeno y el diclofenaco.

El estudio de Madhu y cols. (6) tuvo cuatro grupos de estudio: placebo, cúrcuma, sulfato de condroitina y cúrcuma más sulfato de condroitina. Tanto la cúrcuma como el sulfato de condroitina proporcionaron beneficios significativos (valoración mediante las escalas VAS y WOMAC), aportando la cúrcuma un rendimiento significativamente mejor. Sin embargo, la combinación de cúrcuma y condroitina no aportó ningún beneficio adicional, que puede ser debido a los efectos redundantes como ya se ha sugerido para la curcumina y el diclofenaco. La contribución más importante de este estudio, sin embargo, puede ser que demostró potentes beneficios antiinflamatorios y/o analgésicos para los componentes de cúrcuma distintos de la curcumina.

Dolor (Nivel de evidencia – B). Parece haber disminuciones en el dolor asociado con la curcumina en dosis más altas (400-500 mg) que se extienden hasta el postoperatorio en diversas cirugías (7), en el dolor artrósico y en la mejora general los síntomas de la artrosis. Esto parece comparable a 2 g de paracetamol en potencia analgésica (8).

En el estudio de Laakhan y cols. (9) indicaron que los extractos de cúrcuma y alimentos de la familia Zingiberaceae (a la que pertenece la Cúrcuma longa) son agentes analgésicos clínicamente eficaces y que los datos disponibles muestran un perfil de seguridad mayor que el de los antiinflamatorios no esteroideos. Sin embargo, tanto los fármacos antiinflamatorios no esteroideos como los alimentos de la Zingiberaceae se han asociado con un mayor riesgo de hemorragia.

En el estudio de Belcaro y cols. (10) concluyeron que la cúrcuma, dosificada a 1.000 mg de MERIVA (fitosoma compuesto de curcumina asociada a fosfatidilcolina) administrada en dos dosis divididas de 500 mg, fue segura y eficaz durante un período de 8 meses para aliviar los síntomas clínicos y bioquímicos de la artrosis en una población de mediana edad (43 +/-2) en pacientes sintomáticos.

Síntomas de la artrosis (Nivel de evidencia – C). Parece haber reducciones significativas en los síntomas de la artrosis, con mayor disminución observada después de ocho meses de suplementación y alcanzando el 41% de la línea de base en cuanto a la mejoría (11).

En el estudio de Koptniratsaikul y cols., (12) los autores concluyen que 2 gramos al día de extracto de cúrcuma tiene un efecto igual al ibuprofeno en el tratamiento de la artrosis de rodilla.

En la revisión bibliográfica realizada por Chin KY y cols. (1) los principales mecanismos de acción estudiados para explicar las acciones anti-artrósicas de la cúrcuma incluyen la regeneración de los condrocitos y la disminución de la apoptosis, la inflamación y el estrés oxidativo.

La curcumina parece ser tan potente como otros suplementos y productos farmacéuticos utilizados para aliviar el dolor articular causado por la artrosis de rodilla. Aunque es un suplemento popular entre los atletas, no hay evidencia para apoyar los efectos de la curcumina cuando se utiliza en personas sin signos ni síntomas de artrosis.

 

Bibliografía

  • Chin K.Y. (2016). The spice for joint inflammation: anti-inflammatory role of curcumin in treating osteoarthritis. Drug Des Devel Ther. 2 (10), 3029-3042.
  • Clark K.L., Sebastianelli W. (2008). 24-week study on the use of collagen hydrolysate as a dietary supplement in athletes with activity-related joint pain. Curr Med Res Opin (24), 1485–1496.
  • Carpenter T.O., DeLucia M.C. (2006). A randomized controlled study of effects of dietary magnesium oxide supplementation on bone mineral content in healthy girls. J Clin Endocrinol Metab, 91 (12), 4866-72.
  • Chen J.S., Hill C.L. (2016). Supplementation with omega-3 fish oil has no effect on bone mineral density in adults with knee osteoarthritis: a 2-year randomized controlled trial. Osteoporos Int., 27 (5), 1897-905
  • Bahadori B., Uitz E. (2010). Omega-3 Fatty acids infusions as adjuvant therapy in rheumatoid arthritis. JPEN J Parenter Enteral Nutr, (34), 151-
  • Pinsornsak P., Niempoog S. (2012). The efficacy of Curcuma longa L. extract as an adjuvant therapy in primary knee osteoarthritis: A randomized control trial. Journal Medical Association Thai (95) Suppl 1, 51-58.
  • Agarwal K.A., Tripathi C.D. (2011). Efficacy of turmeric (curcumin) in pain and postoperative fatigue after laparoscopic cholecystectomy: a double-blind, randomized placebo-controlled study. Surg Endosc. (12) 3805-10.
  • Di Pierro F., Rapacioli G. (2013). Comparative evaluation of the pain-relieving properties of a lecithinized formulation of curcumin (Meriva(®)), nimesulide, and acetaminophen. J Pain Res. (6), 201-5.
  • Laakhan S.E., Ford C.T. (2015). Zingiberaceae extracts for pain: a systematic review and meta-analysis. Nutrition Journal (14) 50.
  • Barrouin-Melo S.M., Anturaniemi J. (2016). Evaluating oxidative stress, serological- and haematological status of dogs suffering from osteoarthritis, after supplementing their diet with fish or corn oil. Lipids Health Dis.15 (1), 139.
  • Belcaro G., Cesarone M.R. (2010). Efficacy and safety of Meriva®, a curcumin-phosphatidylcholine complex, during extended administration in osteoarthritis patients. Alternative Medicine Rev. (4), 337-344
  • Koptniratsaikul V., Thanakhumton S. (2009). Efficacy and safety of Curcuma domestica extracts in patients with knee osteoarthritis. Journal Altern. Complement Med. (8), 891-897.

 

INDICE

-Puedes inscribirte a nuestra Newsletter para no perderte ningún capítulo en las próximas semanas-LINK – http://itramed.com/blog/

Los suplementos para las articulaciones – Parte 1 – INTRODUCCION

Los suplementos para las articulaciones – Parte 2 – CONDROTIN SULFATO

Los suplementos para las articulaciones – Parte 3 – SULFATO DE GLUCOSAMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 4 – ASOCIACIÓN DE CONDROTIN SULFATO Y SULFATO DE GLUCOSAMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 5 – ÁCIDO HIALURÓNICO VÍA ORAL

 

SUBIR