Los suplementos para las articulaciones – Parte 9 – Omega 3

Los suplementos para las articulaciones - Parte 9 - OMEGA 3

Los suplementos para las articulaciones – Parte 9 – OMEGA 3

ÁCIDOS GRASOS POLIINSATURADOS (Omega 3)

Los ácidos grasos omega-3 (ω-3) son ácidos grasos esenciales poliinsaturados.

Actualmente, se trata de un suplemento alimenticio en consideración, debido a la asociación del consumo de omega-3 con múltiples beneficios para la salud.

Omega 3El consumo de grandes cantidades de omega-3, como el EPA y el DHA, han demostrado ser eficaces en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades, tales como cardiovasculares (1,2), neurodegenerativas (3), la depresión (4,5), el cáncer (6,7), enfermedades inflamatorias intestinales (8), artritis reumatoidea (9) y daño celular por isquemia (10,11). También está indicado en el embarazo para la prevención de enfermedades en el recién nacido (12). Estos ácidos grasos participarían directamente en la modulación de la respuesta inmune, disminuyendo la inflamación y el daño estructural-funcional generado por esta, demostrándose el efecto antiinflamatorio y citoprotector (13)

En cuanto a la artrosis, los ácidos grasos omega-3 pueden influir en la inflamación articular latente en la patología articular, modificando los mediadores proinflamatorios, y aliviando los signos clínicos de la artrosis.

Existen seis tipos de ácidos grasos omega-3, los cuales están formados con base de ácido linolénico (LNA). Los 6 tipos son:

La fuentes alimentarias de omega-3 se encuentran en gran cantidad en los pescados azules como la sardina, en el salmón, el aceite de colza, las semillas de lino, la semilla de chía, la semilla de calabaza, el sacha inchi (fruto seco de origen amazónico), y las nueces principalmente.

Omega 3 - Imagen boteLos alimentos fortificados en omega-3 pueden ser otra fuente de alimentación. Algunos de los alimentos funcionales enriquecidos en omega-3 pueden ser la leche de vaca enriquecida, la leche de soja, los huevos o la margarina.

Los ácidos grasos omega-3 regulan el proceso inflamatorio a través de sus mediadores metabólicos resolvinas y protectinas inhibiendo la actividad de mediadores de inflamación, mecanismo importante en la prevención de enfermedades degenerativas originadas por procesos inflamatorios agudos y crónicos (14).

La suplementación con omega-3 reduce significativamente los niveles séricos de las proteínas proinflamatorias como las interleuquinas (IL-1, 2, 6 y 8), así como del TNF-α (factor de necrosis tumoral alfa) y de los leucotrienos B (LTB) (15,16)

Evidencia científica

Inflamación (Evidencia científica B). Los tratamientos actuales están dirigidos a reducir los síntomas de la reacción inflamatoria que se produce después de la destrucción del cartílago articular esencial. En el estudio de la enfermedad de artritis reumatoide, que genera una posterior artrosis debido a la inflamación crónica de la articulación, el efecto protector potencial de los ácidos grasos omega-3 sobre la autoinmunidad relacionada con la artritis reumatoide puede ser más pronunciado en aquellos que exhiben susceptibilidad genética de HLA clase II (Antígeno de Interleucina Humana) a la artritis reumatoide (9). El estudio realizado en pacientes en hemodiálisis con 2080mg de ácidos grasos omega-3, 1240mg de EPA y 840mg de DHA diarios no evidenciaron cambios en los marcadores sistémicos de inflamación (17). Los alimentos fortificados EPA (dosis fue de 0,60 g de EPA y 0,26 g de DHA diariamente) usados en individuos sanos de mediana edad, no encontraron cambios en los marcadores inflamatorios en esta dosis (18). La secreción in vitro de las proteínas proinflamatorias interleucina-1beta (IL-1ß) y factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) se redujeron significativamente mediante la alimentación de DHA (19). En un estudio reciente se observó los efectos beneficiosos de los aceites de pescado y polifenoles en la dieta estándar en cuanto a la disminución de la inflamación y el estrés oxidativo (20). Estudios realizados han demostrado que la suplementación con omega-3 mediante aceites de pescado, reduce significativamente (hasta un 42%) los niveles séricos de las de las proteínas proinflamatorias como las interleuquinas (IL-1, 2, 6 y 8), así como del TNF-α (factor de necrosis tumoral alfa) y de los leucotrienos B (LTB) (15,16).

Síntomas de artrosis (Evidencia científica C). Un estudio concluyó que una suplementación de 2 años con alta dosis de aceite de pescado omega-3 no modificó la pérdida de masa ósea entre hombres y mujeres con artrosis de rodilla (21). Estudios con animales demostraron que la suplementación diaria de una dieta de perros con EPA y DHA cambia las concentraciones de ácidos grasos en sangre, lo que se correlaciona con el alivio de los signos clínicos asociados con la artrosis en perros (15,22). Las fuentes marinas como el aceite de Krill y el aceite de pescado, podrían servir como fuentes prometedoras de agentes condroprotectores (23). Una revisión bibliográfica con el objetivo de buscar las afirmaciones de que la suplementación con aceite de pescado puede prevenir o disminuir la gravedad de la artrosis, demuestran que el ácido EPA y DHA reducen los mediadores proinflamatorios y aumentan la lubricación de las articulaciones in vitro (24)

En conclusión, se necesitan ensayos clínicos bien diseñados para corroborar o refutar el beneficio potencial de los aceites de pescado con alto contenido en omega-3 en el tratamiento de artrosis. Se necesitan estudios a largo plazo para evaluar su utilidad en la prevención. Además, la uniformidad de la industria del aceite de pescado es necesaria para la consistencia de la terapia.

Bibliografía

  • Krasnokutsky S., Samuels J. (2007). Osteoarthritis in 2007. Bull NYU Hospital Joints Disease (65), 222-228.
  • National Institute for Health and Clinical Excellence (2014). Lipid Modification: Cardiovascular Risk Assessment and the Modification of Blood Lipids for the Primary and Secondary Prevention of Cardiovascular Disease. National Clinical Guideline Centre (UK). London: National Institute for Health and Care Excellence (UK)
  • Innis S.M. (2008). Dietary omega 3 fatty acids and the developing brain. Brain Res., (1237), 35-43.
  • Nemets B. (2002). Addition of Omega-3 Fatty Acid to Maintenance Medication Treatment for Recurrent Unipolar Depressive Disorder. J. Psychiatry, (159) 477-479,
  • Stoll A.L., Damico K.E. (2001). Methodological considerations in clinical studies of omega 3 fatty acids in major depression and bipolar disorder. World Rev Nutr Diet., (88), 58-67.
  • Kim J., Lim S.Y. (2009). Fatty fish and fish omega-3 fatty acid intakes decrease the breast cancer risk: a case-control study. BMC Cancer, (9), 216.
  • Kuriki K., Wakai K. (2006). Risk of colorectal cancer is linked to erythrocyte compositions of fatty acids as biomarkers for dietary intakes of fish, fat, and fatty acids. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev., 15 (10), 1791-8.
  • Simopoulos A.P. (2007). Omega-3 fatty acids in inflammation and autoimmune diseases. J Am Coll Nutr (216), 495-505.
  • Gan R.W., Demoruelle M.K. (2016). Omega-3 fatty acids are associated with a lower prevalence of autoantibodies in shared epitope-positive subjects at risk for rheumatoid arthritis. Ann Rheum Dis., 76 (1), 147-152.
  • Arslan F., Keogh B. (2010). TLR2 and TLR4 in ischemia reperfusion injury. Mediators Inflamm. (70), 420-2.
  • Zeghichi-Hamri S., De Lorgeril M. (2010). Protective effect of dietary n-3 polyunsaturated fatty acids on myocardial resistance to ischemia-reperfusion injury in rats. Nutr Res (30), 849-57.
  • Palmer D.J., Sullivan T. (2012). Effect of n-3 long chain polyunsaturated fatty acid supplementation in pregnancy on infants’ allergies in first year of life: randomised controlled trial. BMJ, 344.
  • Valenzuela R., Tapia G. (2011). Ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) y su aplicación en diversas situaciones clínicas. Rev Chil Nutr Vol.38 (3), 356-367.
  • Díaz Ortega J.L., Vera Granada C.J. (2012). Bases moleculares de los derivados metabólicos de ácidos omega-3 en el proceso antiinflamatorio. UCV – Scientia, vol.4 (2), 175-183.
  • Bahadori B., Uitz E. (2010). Omega-3 Fatty acids infusions as adjuvant therapy in rheumatoid arthritis. JPEN J Parenter Enteral Nutr, (34), 151-5.
  • Ierna M., Kerr A. (2010). Supplementation of diet with krill oil protects against experimental rheumatoid arthritis. BMC Musculoskelet Disord, vol.29 (11), 136.
  • Kooshki A., Taleban F.A. (2011). Effects of marine omega-3 fatty acids on serum systemic and vascular inflammation markers and oxidative stress in hemodialysis patients. Ann Nutr Metab. 2011, vol.58 (3), 197-202.
  • Fujioka S., Hamazaki K. (2006). The effects of eicosapentaenoic acid-fortified food on inflammatory markers in healthy subjects–A randomized, placebo-controlled, double-blind study. J Nutr Sci Vitaminol, vol.52 (4), 261-5.
  • Kelley D.S., Taylor P.C. (1999). Docosahexaenoic acid ingestion inhibits natural killer cell activity and production of inflammatory mediators in young healthy men. , vol.34 (4), 317-24.
  • Dasilva G., Pazos M. (2017). A lipidomic study on the regulation of inflammation and oxidative stress targeted by marine ω-3 PUFA and polyphenols in high-fat high-sucrose diets. J Nutr Biochem. (43), 53-67.
  • Chen J.S., Hill C.L. (2016). Supplementation with omega-3 fish oil has no effect on bone mineral density in adults with knee osteoarthritis: a 2-year randomized controlled trial. Osteoporos Int., 27 (5), 1897-905
  • Mehler S.J., May L.R. (2016). A prospective, randomized, double blind, placebo-controlled evaluation of the effects of eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid on the clinical signs and erythrocyte membrane polyunsaturated fatty acid concentrations in dogs with osteoarthritis. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids, (109), 1-7.
  • Buddhachat K., Siengdee P. (2017). Effects of different omega-3 sources, fish oil, krill oil, and green-lipped mussel against cytokine-mediated canine cartilage degradation. In Vitro Cell Dev Biol Anim.
  • Boe C., Vangsness C.T. (2015). Fish Oil and Osteoarthritis: Current Evidence. Am J Orthop (Belle Mead NJ), 44 (7), 302-5.

INDICE

-Puedes inscribirte a nuestra Newsletter para no perderte ningún capítulo en las próximas semanas-LINK – http://itramed.com/blog/

Los suplementos para las articulaciones – Parte 1 – INTRODUCCION

Los suplementos para las articulaciones – Parte 2 – CONDROTIN SULFATO

Los suplementos para las articulaciones – Parte 3 – SULFATO DE GLUCOSAMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 4 – ASOCIACIÓN DE CONDROTIN SULFATO Y SULFATO DE GLUCOSAMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 5 – ÁCIDO HIALURÓNICO VÍA ORAL

Los suplementos para las articulaciones – Parte 6 – CURCUMINA

Los suplementos para las articulaciones – Parte 7 – VITAMINA D

Los suplementos para las articulaciones – Parte 8 – COLÁGENO HIDROLIZADO

SUBIR
UA-108379412-1