Entradas

LA ARTROSIS



¿Es muy frecuente?

Con los avances en la medicina moderna se ha mejorado la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de muchas enfermedades que en otras épocas suponían un peligro para la vida. Estos avances han hecho que la calidad de vida sea mayor y que la población ahora viva mucho más tiempo. Este aumento de la esperanza de vida ha llevado a una mayor carga de enfermedades degenerativas, incluyendo la artrosis.

La artrosis es una degeneración progresiva del cartílago hialino de las articulaciones provocada principalmente por procesos inflamatorios. Es una causa importante de dolor crónico, rigidez de las articulaciones e impotencia funcional. Las articulaciones más frecuentes donde localizamos la artrosis son columna cervical y lumbar, rodillas, caderas y dedos de las manos (1).

 

Imagen con las articulaciones más destacadas

Imagen con las articulaciones más frecuentes donde se localiza la artrosis

La artrosis es una enfermedad con alta prevalencia (la proporción de individuos que presenta una enfermedad) en la población adulta a partir de los 50 años. En España, según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis sintomática de rodilla tiene una prevalencia puntual del 10,2% y la artrosis de mano del 6,2%. Alrededor de la mitad de la población adulta de más de 50 años muestra signos radiológicos de artrosis de rodilla, aunque es más frecuente en mujeres, sobre todo a partir de 55 años (2). La presencia de signos radiológicos de la artrosis no tiene relación directa con la expresión sintomatológica en el paciente, es decir, el diagnóstico de imagen no siempre tiene que ir acompañado por síntomas de artrosis (dolor, rigidez, hinchazón,…).

 

Cartílago hialino

El cartílago hialino es un tejido conjuntivo duro pero que a diferencia del tejido óseo no contiene nervios o vasos sanguíneos, y tampoco está calcificado.

Se estima una incidencia de artrosis en la población española de un 11%, lo que conlleva un importante gasto sanitario. Se trata de la enfermedad crónica con mayor causa de incapacidad o invalidez en la población. Según un informe de la OMS del año 1.997 se catalogaba a la artrosis de rodilla como la cuarta causa de discapacidad en mujeres y la octava en hombres, atribuyendo un importantísimo coste anual a esta patología.

En el año 1.993 se realizó en España una cuantificación económica general del gasto inducido por la artrosis estimándose en un 4,5% del PIB (producto interior bruto) (3). Una gran parte de este gasto es atribuible a dos de los diversos tipos de tratamiento que existen para la artrosis. Los medicamentos antinflamatorios por una parte y las intervenciones de prótesis de articulaciones (sobre todo rodilla y cadera) y todo el gasto derivado de las complicaciones que ambos tipos de tratamientos pueden ocasionar.

Además, todos estos datos sobre la incidencia de la artrosis y lo frecuente que resulta en la población van aumentando con el paso de los años ya que aumenta la esperanza de vida de la población y, por tanto, el número de personas mayores de 55-60 años es cada vez mayor y seguirá en aumento.

 

La semana que viene no te pierdas otro capítulo sobre esta enfermedad que afecta a un 11% de la población española. En el siguiente post: ¿Por qué se produce? ¿Por qué aparece?


BIBLIOGRAFIA

  1. López-Armada M.J., Carames B. (2004). Fisiopatología de la artrosis. ¿Cuál es la actualidad?. Revista Española Reumatología 2004 (31), 379-93.

  2. Carmona L., Gabriel R. (2000). Proyecto EPISER 2000: prevalencia de enfermedades reumáticas en la población española. Revista Española Reumatología 2001 (28),18-25.

  3. Mongil E., Sánchez I. (2006). Osteoartrosis Symptomatic slow acting drugs for osteoarthritis (Sysadoa). Rev. Soc. Esp. Dolor, vol.13 (7) 

Radiografía de artrosis de rodilla

El hilo conductor  que subyace detrás de toda la investigación sobre células madre es la esperanza de que las células madre puedan algún día ser capaces de fabricar tejidos maduros normales para reemplazar las piezas desgastadas o lesionadas en nuestro cuerpo.

 

TERAPIAS CELULARES-CELULAS MADRELos esfuerzos para avanzar en la investigación con células madre embrionarias están estancadas por una variedad de razones, no solo de tipo ético y moral sino también de tipo biológico ya que son más difíciles de controlar y producen la formación de tumores .

La mayor esperanza está puesta en la aplicación de células madre autólogas , es decir, procedentes del propio paciente.

Estas células han abierto un nuevo campo en los tratamientos de la medicina regenerativa. Y cada vez son más los datos obtenidos sobre la utilidad de esta forma de tratamiento, en particular en los trastornos relacionados con los tejidos blandos  del sistema musculo-esquelético  (ligamentos, tendones) y en el cartílago.

Aunque las células madre están presentes en prácticamente todos los tipos de tejido, la fuente de células madre autólogas más frecuente suele ser la médula ósea o la grasa. Una vez realizada la extracción de médula ósea (aspirado medular) o de la grasa (lipoaspirado), mediante procesos de centrifugación y selección de células se concentran las células madre de los pacientes que serán utilizadas para el tratamiento.

El rendimiento de un procedimiento con células madre no consiste simplemente en la inyección de células madre en una articulación enferma. Es crítico localizar bien donde se encuentra el área del daño articular. Esta ubicación se lleva a cabo utilizando una combinación de técnicas de imagen como radiografías simples, la resonancia magnética y la ecografía.

La razón de la importancia de localizar la zona enferma es que la parte inicial de un procedimiento del tratamiento con células madre autólogas implica la inducción de la lesión aguda sobre la zona afectada. Esta lesión aguda, realizado con instrumentos especiales, es lo que inicia la inflamación en el área de interés y es el primer paso en la cascada de curación.

Una vez realizada la lesión sobre la zona afectada se introducen las células madre y los factores de crecimiento (procedentes del PRP (Plasma Rico en Plaquetas)) en el área de la lesión donde se inicia el proceso de curación.

Si el Santo Grial de la medicina regenerativa se puede lograr, que es la regeneración de cartílago con un  funcionamiento normal, es muy posible que la terapia de reemplazo de las articulaciones (prótesis) pudiera ser pospuesta indefinidamente.

Hay una serie de preguntas que aún necesitan ser contestadas, tanto desde el punto de vista técnico como biológico. ¿Cuál es la calidad del tejido conectivo y del cartílago creado? ¿Es lo suficientemente fuerte como para soportar las cargas que precisan soportar las articulaciones? ¿Cuál es el grado máximo de artrosis que puede ser tratado con estas técnicas de medicina regenerativa?

A día de hoy (año 2016) los resultados nos indican que si existe la capacidad de dilatar en el tiempo la necesidad de una eventual prótesis articular. Si esto puede mantenerse de forma indefinida o no, el tiempo y el seguimiento de estos pacientes nos lo indicará. Pero la puerta a una esperanza muy razonable ya está abierta.