Entradas

Los antiinflamatorios no esteorideos aceleran la artrosis

Antiinflamatorios no esteroideos

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) están entre los fármacos más utilizados en el mundo para el tratamiento de los síntomas de la artrosis, y son tomados por el 20-30% de las personas mayores en los países desarrollados.

Debido al potencial de efectos secundarios significativos de estos medicamentos en el hígado, el estómago, el tracto gastrointestinal y el corazón, incluyendo la muerte, las guías internacionales de tratamiento no recomiendan su uso a largo plazo para tratar la artrosis. Uno de los efectos secundarios mejor documentados pero menos conocidos a largo plazo de los AINE es su impacto negativo en el cartílago articular.

Uso de AINEs (antinflamatorios no esteroideos) según la edad. En algunas poblaciones, especialmente entre los ancianos, más del 30% utilizan regularmente AINEs

Fuente:  Chiroli S, et al. Utilisation pattern of nonspecific nonsteroidal anti-inflammatory drugs and COX-2 inhibitors in a local health service unit in northeast Italy. 2003. Clin Drug Invest. 23(11):751-760.

En la articulación normal, existe un equilibrio entre el proceso continuo de degradación (destrucción) y de reparación de la matriz del cartílago que recubre las articulaciones. En la artrosis, hay una interrupción de este equilibrio y se inclina la balanza hacia los procesos catabólicos (destrucción y descomposición) de los condrocitos (las células que forman el cartílago). De la literatura científica (estudios in vitro e in vivo tanto en animales como en seres humanos) se desprende claramente que los AINEs tienen un efecto significativamente negativo sobre la matriz del cartílago, lo que provoca una aceleración del deterioro del cartílago articular en las articulaciones artrósicas.

La evidencia científica, cada vez mayor, demuestra que los AINEs no tienen ningún efecto beneficioso sobre el cartílago articular en la artrosis y paradójicamente aceleran la misma enfermedad para la cual son prescritos y tan frecuentemente usados.

Algunos de los efectos de los AINEs en el cartílago articular en la artrosis incluyen:

  • Inhibición de la proliferación de condrocitos
  • Inhibición de la síntesis de componentes de la matriz celular
  • Inhibición de la síntesis de glicosaminoglicanos, de colágeno y de proteoglicanos.

El efecto neto de todos estos procesos de inhibición es una aceleración de la destrucción del cartílago articular.

El efecto neto de todos estos procesos de inhibición es una aceleración de la destrucción del cartílago articular.

Los condrocitos producen PGE2 en respuesta a una lesión. Los AINEs, especialmente aquellos que bloquean la COX-2, inhiben la síntesis de PGE2 en los condrocitos, bloqueando así el principal mecanismo de reparación inflamatoria del propio cuerpo. A largo plazo, esto acelerará la artrosis degenerativa de la articulación.

En los estudios en humanos, se ha demostrado que los AINEs aceleran la progresión radiográfica de la artrosis de la rodilla y la cadera. Para aquellos que usan AINEs en comparación con los pacientes que no los usan, los reemplazos de las articulaciones (prótesis) ocurren con anterioridad y con mayor rapidez y frecuencia.

Además, el uso masivo de AINEs en pacientes con artrosis desde su introducción en los últimos cuarenta años es una de las principales causas del rápido aumento de la necesidad de reemplazos de cadera y rodilla, tanto ahora como en el futuro.

Si bien es admirable que las diversas organizaciones médicas y científicas eduquen a los médicos y al público sobre la necesidad de limitar el uso de AINEs en la artrosis, sería recomendable que se incluyese la siguiente etiqueta de advertencia en cada frasco o recipiente de antinflamatorios no esteoideos.

Evidencia Científica

El uso de este medicamento antiinflamatorio no esteroideo ha demostrado, en estudios científicos, la aceleración de la destrucción del cartílago articular en la artrosis. El uso de este producto plantea un riesgo significativo de acelerar el deterioro de las articulación con artrosis. Cualquier persona que utilice este producto para el dolor de la artrosis debe estar bajo el cuidado de un médico. El uso de este producto debe ser con la dosis más baja y por la duración más corta de tiempo posible

Si el uso de AINEs continúa, entonces lo más probable es que continuarán aumentando también, de forma exponencial los pacientes con artrosis degenerativa y las subsecuentes cirugías del sistema musculoesquelético, incluyendo reemplazos de rodilla y cadera (prótesis), así como cirugías de la columna vertebral.

Fuente:

BIBLIOGRAFIA –
Soporte Científico de los Tratamientos con PRP y Células Madre

El sobrepeso ayuda en el avance de la Artrosis

Sobrepeso en la Artrosis

¿Cómo favorece el exceso de kilos al avance de la artrosis?

La artrosis es un problema de salud público que incrementa en los últimos años debido principalmente a la mayor esperanza de vida. Esto provoca que intentemos buscar medidas para evitar la artrosis en nuestras articulaciones o disminuir su avance en aquellas personas que lo padezcan.

Desde ITRAMED nos gusta crear un abordaje completo de la artrosis por eso guiados del Dr. Gonzalo Mora dedicado desde 2003 al tratamiento de la artrosis y a la mejora de calidad de vida de los pacientes con artrosis, realizamos una completa evaluación.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es la degeneración crónica del cartílago que recubre las articulaciones.

El cartílago articular actúa como almohadilla, absorbiendo las cargas mecánicas y facilitando un movimiento de fricción en las articulaciones, permitiendo el deslizamiento de unos huesos sobre otros, dando origen al movimiento articular.

La artrosis se caracteriza principalmente por el desgaste y degeneración del cartílago articular, la presencia de inflamación dentro de la articulación, en la membrana sinovial que la recubre por dentro, y el deterioro progresivo en los huesos y demás tejidos que recubren la articulación.

¿Por qué influye negativamente el exceso de peso en la artrosis?

En rasgos generales, la artrosis la podemos comparar con la ruedas de los coches.

Cuando una rueda del coche carga con mucho peso podemos ver que los amortiguadores del coche sufren más, las ruedas se desalinean y el dibujo de la rueda del coche se va borrando.

Esto mismo ocurre con nuestras articulaciones, el exceso de peso hace que los amortiguadores (los meniscos) sufran más, las ruedas se desalineen (cambio forma de las articulaciones) y el dibujo de la rueda (el cartílago) se vaya desgastando.

Por ello, mantener un peso adecuado y una musculatura a tono contribuye a conservar de mejor forma nuestras articulaciones.

¿Qué otras medidas no medicamentosas favorecen el cuidado de nuestra articulación con artrosis?

Otra medidas no medicamentosas y que pueden contribuir a conservar la articulación de posibles problemas de avance de la artrosis son:

  • Utilización de contrastes de calor y frío. El frío como efecto antiinflamatorio natural y el calor como efecto relajante de la musculatura, una combinación útil en los problemas articulares.
  • Pomadas analgésicas y antiinflamatorias naturales a base de capsaicina, silicio orgánico, jengibre, boswellia serrata, árnica… pueden ayudarnos en el tratamientos de los síntomas de la artrosis.
  • Soportes como bastones, muletas y andadores como apoyo en la deambulación, o al caminar.
  • Ejercicios de bajo impacto tipo bicicleta o natación que favorezcan el mantener el tono muscular, la elasticidad  y la fuerza. En la actualidad existen preparadores físicos como #TeamLasGaunas que estudian tus características físicas y tus límites para poder trabajar de forma individualizada en tu preparación física y tu bienestar, además favoreciendo a mantener un peso ideal.
  • Alimentación equilibrada es una parte fundamental para sentirnos en forma y poder realizar ejercicio y mantener nuestro cuerpo a tono, además de cuidar nuestras articulaciones manteniendo un peso equilibrado. La nutricionista Teresa Ureta nos habla del ¿Qué nos hace tan vulnerables a los kilos de más?, unas pistas para ayudarnos en el mantenimiento del peso ideal. Y el ejemplo de Luismi Cámara, con su Objetivo 25 kilos y el apoyo de #Nutrium nos aporta una lección de valentía y nos hace ver que sí se puede.
,

Los grados de la artrosis de rodilla

Escala Hallback para la artrosis

La artrosis consiste en la degeneración de las articulaciones y en el deterioro de las estructuras intrarticulares sobre todo del cartílago. Las articulaciones que más frecuentemente sufren artrosis son la rodilla, la cadera, los dedos de las manos y la columna lumbar.

Las causas de la artrosis pueden ser diversas. Entre las más comunes están los traumatismos previos, las enfermedades inflamatorias crónicas tipo artritis, las inestabilidades ligamentosas, las cirugías previas (en la rodilla, cirugía de meniscos) y el sobreuso de la articulación (aumento de peso, cargas de grandes pesos, actividades repetitivas).

¿Cómo valoramos la artrosis de rodilla?

La artrosis en la rodilla se puede valorar de dos formas, ambas igual de importantes: de forma subjetiva y de forma objetiva.

Valoración Subjetiva

  • Dolor
  • Rigidez
  • Inflamación
  • Crujidos y chasquidos
  • Dolor al caminar

Valoración Objetiva

  • Limitación movilidad
  • Desalineación articular
  • Radiografía
  • Resonancia magnética

 

Cuando oímos hablar de los grados de desgaste de la rodilla, dichos grados corresponden a la cantidad de desgaste de la articulación medidas de forma objetiva mediante una escala de valoración.

Generalmente la escala de valoración que con más frecuencia se utiliza en valoraciones y en estudios científicos es la Escala de Valoración de la artrosis de Ahlback.

Cuando oímos hablar de los grados de desgaste de la rodilla, dichos grados corresponden a la cantidad de desgaste de la articulación medidas de forma objetiva mediante una escala de valoración.

Una de las escalas de valoración que con más frecuencia se utiliza en las valoraciones y en estudios científicos es la Escala de Valoración de la artrosis de Ahlbäck.

Dicha escala se basa en una medición radiológica del espacio femoro-tibial. Es importante que la radiografía que se utilice para su medición sea en bipedestación, es decir, que el paciente cargue todo su peso sobre ambas extremidades para valorar el espacio real femoro-tibial.

La escala de valoración de Ahlbäck se divide en 4 grados principalmente:

Grado I

Disminución de menos del 50% del espacio entre el fémur y la tibia femoro-tibial

Grado II

Disminución de entre el 50- 100% del espacio femoro-tibial

Grado III

Hueso contra hueso y la cúpula es menor de 5 mm

Grado IV

Hueso contra hueso y la cúpula es mayor de 5 mm

Pero no siempre existe relación directa de la valoración subjetiva que nos aporta el paciente con la valoración objetiva, es decir, un paciente puede tener un grado de artrosis avanzado (grado III o IV) pero encontrarse sin grandes dolores y viceversa.

Por lo tanto, es esencial tanto para el diagnóstico como para el plan de tratamiento de un paciente el poder tener todos los datos subjetivos que aporta el paciente, la exploración médica y la medición radiológica del estrechamiento del espacio articular.

Tanto el grado de valoración de la artrosis mediante la escala de Ahlbäck como la valoración subjetiva y exploración del paciente orientará al traumatólogo en la indicación del tratamiento de la artrosis.