Entradas

Los antiinflamatorios no esteorideos aceleran la artrosis

Antiinflamatorios no esteroideos

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) están entre los fármacos más utilizados en el mundo para el tratamiento de los síntomas de la artrosis, y son tomados por el 20-30% de las personas mayores en los países desarrollados.

Debido al potencial de efectos secundarios significativos de estos medicamentos en el hígado, el estómago, el tracto gastrointestinal y el corazón, incluyendo la muerte, las guías internacionales de tratamiento no recomiendan su uso a largo plazo para tratar la artrosis. Uno de los efectos secundarios mejor documentados pero menos conocidos a largo plazo de los AINE es su impacto negativo en el cartílago articular.

Uso de AINEs (antinflamatorios no esteroideos) según la edad. En algunas poblaciones, especialmente entre los ancianos, más del 30% utilizan regularmente AINEs

Fuente:  Chiroli S, et al. Utilisation pattern of nonspecific nonsteroidal anti-inflammatory drugs and COX-2 inhibitors in a local health service unit in northeast Italy. 2003. Clin Drug Invest. 23(11):751-760.

En la articulación normal, existe un equilibrio entre el proceso continuo de degradación (destrucción) y de reparación de la matriz del cartílago que recubre las articulaciones. En la artrosis, hay una interrupción de este equilibrio y se inclina la balanza hacia los procesos catabólicos (destrucción y descomposición) de los condrocitos (las células que forman el cartílago). De la literatura científica (estudios in vitro e in vivo tanto en animales como en seres humanos) se desprende claramente que los AINEs tienen un efecto significativamente negativo sobre la matriz del cartílago, lo que provoca una aceleración del deterioro del cartílago articular en las articulaciones artrósicas.

La evidencia científica, cada vez mayor, demuestra que los AINEs no tienen ningún efecto beneficioso sobre el cartílago articular en la artrosis y paradójicamente aceleran la misma enfermedad para la cual son prescritos y tan frecuentemente usados.

Algunos de los efectos de los AINEs en el cartílago articular en la artrosis incluyen:

  • Inhibición de la proliferación de condrocitos
  • Inhibición de la síntesis de componentes de la matriz celular
  • Inhibición de la síntesis de glicosaminoglicanos, de colágeno y de proteoglicanos.

El efecto neto de todos estos procesos de inhibición es una aceleración de la destrucción del cartílago articular.

El efecto neto de todos estos procesos de inhibición es una aceleración de la destrucción del cartílago articular.

Los condrocitos producen PGE2 en respuesta a una lesión. Los AINEs, especialmente aquellos que bloquean la COX-2, inhiben la síntesis de PGE2 en los condrocitos, bloqueando así el principal mecanismo de reparación inflamatoria del propio cuerpo. A largo plazo, esto acelerará la artrosis degenerativa de la articulación.

En los estudios en humanos, se ha demostrado que los AINEs aceleran la progresión radiográfica de la artrosis de la rodilla y la cadera. Para aquellos que usan AINEs en comparación con los pacientes que no los usan, los reemplazos de las articulaciones (prótesis) ocurren con anterioridad y con mayor rapidez y frecuencia.

Además, el uso masivo de AINEs en pacientes con artrosis desde su introducción en los últimos cuarenta años es una de las principales causas del rápido aumento de la necesidad de reemplazos de cadera y rodilla, tanto ahora como en el futuro.

Si bien es admirable que las diversas organizaciones médicas y científicas eduquen a los médicos y al público sobre la necesidad de limitar el uso de AINEs en la artrosis, sería recomendable que se incluyese la siguiente etiqueta de advertencia en cada frasco o recipiente de antinflamatorios no esteoideos.

Evidencia Científica

El uso de este medicamento antiinflamatorio no esteroideo ha demostrado, en estudios científicos, la aceleración de la destrucción del cartílago articular en la artrosis. El uso de este producto plantea un riesgo significativo de acelerar el deterioro de las articulación con artrosis. Cualquier persona que utilice este producto para el dolor de la artrosis debe estar bajo el cuidado de un médico. El uso de este producto debe ser con la dosis más baja y por la duración más corta de tiempo posible

Si el uso de AINEs continúa, entonces lo más probable es que continuarán aumentando también, de forma exponencial los pacientes con artrosis degenerativa y las subsecuentes cirugías del sistema musculoesquelético, incluyendo reemplazos de rodilla y cadera (prótesis), así como cirugías de la columna vertebral.

Fuente:

BIBLIOGRAFIA –
Soporte Científico de los Tratamientos con PRP y Células Madre

,

Los grados de la artrosis de rodilla

Escala Hallback para la artrosis

La artrosis consiste en la degeneración de las articulaciones y en el deterioro de las estructuras intrarticulares sobre todo del cartílago. Las articulaciones que más frecuentemente sufren artrosis son la rodilla, la cadera, los dedos de las manos y la columna lumbar.

Las causas de la artrosis pueden ser diversas. Entre las más comunes están los traumatismos previos, las enfermedades inflamatorias crónicas tipo artritis, las inestabilidades ligamentosas, las cirugías previas (en la rodilla, cirugía de meniscos) y el sobreuso de la articulación (aumento de peso, cargas de grandes pesos, actividades repetitivas).

¿Cómo valoramos la artrosis de rodilla?

La artrosis en la rodilla se puede valorar de dos formas, ambas igual de importantes: de forma subjetiva y de forma objetiva.

Valoración Subjetiva

  • Dolor
  • Rigidez
  • Inflamación
  • Crujidos y chasquidos
  • Dolor al caminar

Valoración Objetiva

  • Limitación movilidad
  • Desalineación articular
  • Radiografía
  • Resonancia magnética

 

Cuando oímos hablar de los grados de desgaste de la rodilla, dichos grados corresponden a la cantidad de desgaste de la articulación medidas de forma objetiva mediante una escala de valoración.

Generalmente la escala de valoración que con más frecuencia se utiliza en valoraciones y en estudios científicos es la Escala de Valoración de la artrosis de Ahlback.

Cuando oímos hablar de los grados de desgaste de la rodilla, dichos grados corresponden a la cantidad de desgaste de la articulación medidas de forma objetiva mediante una escala de valoración.

Una de las escalas de valoración que con más frecuencia se utiliza en las valoraciones y en estudios científicos es la Escala de Valoración de la artrosis de Ahlbäck.

Dicha escala se basa en una medición radiológica del espacio femoro-tibial. Es importante que la radiografía que se utilice para su medición sea en bipedestación, es decir, que el paciente cargue todo su peso sobre ambas extremidades para valorar el espacio real femoro-tibial.

La escala de valoración de Ahlbäck se divide en 4 grados principalmente:

Grado I

Disminución de menos del 50% del espacio entre el fémur y la tibia femoro-tibial

Grado II

Disminución de entre el 50- 100% del espacio femoro-tibial

Grado III

Hueso contra hueso y la cúpula es menor de 5 mm

Grado IV

Hueso contra hueso y la cúpula es mayor de 5 mm

Pero no siempre existe relación directa de la valoración subjetiva que nos aporta el paciente con la valoración objetiva, es decir, un paciente puede tener un grado de artrosis avanzado (grado III o IV) pero encontrarse sin grandes dolores y viceversa.

Por lo tanto, es esencial tanto para el diagnóstico como para el plan de tratamiento de un paciente el poder tener todos los datos subjetivos que aporta el paciente, la exploración médica y la medición radiológica del estrechamiento del espacio articular.

Tanto el grado de valoración de la artrosis mediante la escala de Ahlbäck como la valoración subjetiva y exploración del paciente orientará al traumatólogo en la indicación del tratamiento de la artrosis.

,

Eficacia del Plasma Rico en Plaquetas en la Artrosis Moderada

Infiltración de rodilla

Son muchos los estudios que prueban la utilización de plasma rico en plaquetas en el ámbito de artrosis moderada. El plasma rico en plaquetas, también llamado factores de crecimiento, se utiliza mediante 3 infiltraciones a nivel intrarticular (dentro de la articulación) en la articulación afectada.

Mucha veces nos preguntamos, y ¿por qué 3 sesiones? Porque los estudios realizados con 3 infiltraciones espaciadas en una semana cada una, prueban la eficacia del plasma rico en plaquetas en la artrosis moderada de rodilla.

Los estudios más numerosos prueban su efectividad en la artrosis de rodilla.

En este artículo que os presentamos a continuación, se discute el uso de la terapia de plasma rico en plaquetas para el tratamiento de la artrosis de rodilla.

En noviembre de 2015, la investigación apareció en la revista médica Arthroscopy, the Journal of Arthroscopic and Related Surgery.

 Campbell KA, Saltzman BM, Mascarenhas R, Khair MM, Verma NN, Bach BR Jr, Cole BJ. A Systematic Review of Overlapping Meta-analyses. Arthroscopy. 2015 Nov;31(11):2213-21. doi: 10.1016/j.arthro.2015.03.041. Epub 2015 May 29.

Resumen del artículo

La investigación buscó la respuesta a esta pregunta: ¿Proporciona la infiltración intraarticular de plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento unos resultados clínicamente superiores en comparación con otras terapias en el tratamiento de la artrosis de rodilla?

Plasma Rico en Plaquetas

 

Propósito

Los objetivos de este estudio fueron:

  1. Realizar una revisión sistemática de la inyección de plasma rico en plaquetas (PRP) en el tratamiento de la patología degenerativa de rodilla cartílago articular o artrosis
  2. Proporcionar un marco para el análisis y la interpretación de la mejor evidencia disponible para proporcionar recomendaciones para el uso (o falta de ella) de PRP en el tratamiento de la artrosis de rodilla
  3. Identificar las lagunas o vacíos en la literatura científica en este tema y sugerir por dónde debería continuar la investigación.

Métodos

Las búsquedas bibliográficas se realizaron sobre artículos científicos (meta-análisis) que examinan el uso de PRP (plasma rico en plaquetas) frente a corticoides, ácido hialurónico, fármacos antiinflamatorios no esteroides orales (AINES) o placebo. Se extrajeron los datos clínicos, y se evaluó la calidad de los meta-análisis. Para la valoración de dichos artículos científicos se utilizó algoritmo de Jadad, que proporcionan el más alto nivel de evidencia.

Resultados

Tres de los meta-análisis cumplieron con los criterios de elegibilidad. Todos los estudios compararon los resultados del tratamiento con plasma rico en plaquetas intraarticular frente a tratamiento control (ácido hialurónico intraarticular o placebo intraarticular). El uso de PRP condujo a mejoras significativas en los resultados de los pacientes en la valoración a los 6 meses y a los 12 meses después de la inyección, iniciándose la mejoría en torno a los 2 meses. Después de la aplicación del algoritmo de Jadad, se seleccionaron 3 metaanálisis concordantes de alta calidad y todos mostraron que el plasma rico en plaquetas  en inyección intraarticular proporciona mejoras clínicamente relevantes en el dolor y en la movilidad de la rodilla  en comparación con el tratamiento control.

Conclusiones

El plasma rico en plaquetas  en inyección intraarticular es un tratamiento viable para la artrosis de rodilla y tiene el potencial de conducir a un alivio sintomático durante 12 meses. Ofrece un alivio sintomático mejor a los pacientes con cambios degenerativos moderados de la rodilla, y por tanto su uso debe ser considerado en pacientes con artrosis de rodilla.

Nivel de evidencia

Nivel IV (alto), revisión sistemática de estudios de nivel II a IV.

 

¿Cuál fue la conclusión?

Las inyecciones de plasma rico en plaquetas en PRP ofrecen un mejor alivio sintomático a los pacientes con cambios degenerativos tempranos de la rodilla, y su uso debe ser considerado en pacientes con artrosis de rodilla.