Entradas

Core

¿Qué es el core y para qué nos ayuda entrenarlo?

La palabra core en inglés que significa núcleo o centro, se utiliza para nombrar toda la zona muscular que envuelve el centro de gravedad de nuestro cuerpo, que lo encontramos justo debajo del ombligo, aunque dependerá de varios factores como del movimiento del cuerpo.

En ITRAMED indicamos este tipo de ejercicios a pacientes que han sido tratados de dolor lumbar crónico para reforzar la completa mejoría. En ocasiones también es utilizado para prevenir estos dolores lumbares de la espalda baja.

La creación de un entrenamiento personalizado para mejorar el control y la activación del core permiten favorecer una adecuada activación tónico postural equilibrada, siendo a su vez base fundamental para afrontar ejercicios que incluyen cargas externas y también para las acciones funcionales que se realizan en la cotidianidad.

Existen métodos de ejercicios, como puede ser el Método Pilates, que incluyen ejercicios uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

Leer más

Dolor Lumbar y core

¿Qué es el CORE?

El término core significa núcleo, centro o zona media. Fue usado por primera vez por Richard H. Dominguez y Robert S. Gajda en su libro Total Body Training1. Desde el punto de vista de la actividad física el “core” hace referencia al complejo muscular situado en la parte central del cuerpo (región lumbo-pélvica) que incluye 29 músculos que estabilizan la columna vertebral y la región abdominal e incluye músculos del abdomen, espalda, parte posterior y anterior de la cadera, suelo pélvico y diafragma. La acción conjunta de estas estructuras permite un adecuado control de la estabilidad corporal y de la ejecución de tareas que realizan los miembros superiores (brazos) e inferiores (piernas).

Core

 

Leer más

Fascitis PLantar

En esta 2ª parte vamos a ver también los Ejercicio para prevenir y mejorar la Fascitis Plantar

La fascitis plantar es un proceso inflamatorio agudo desencadenado a veces por cambio de calzado o por aumento de carga en carrera, salto o caminata. El tratamiento consiste en  analgésicos y antiinflamatorios, a las que podemos asociar medidas fisioterapeúticas antiinflamatorias y de estiramiento.

Para tratar la fascitis plantar debemos primero determinar si es un dolor de nueva aparición y de poco tiempo de evolución, lo cual estaremos hablando de una fascitis aguda; o si es un dolor antiguo reaparecido y con varios meses de evolución, tratándose de una fasciosis plantar.

En la fasciosis plantar nos encontramos en una situación en el que existe un cambio en la estructura de la fascia plantar, unas microrroturas que apreciamos con control ecográfico, y que requieren tratamientos más específicos para estimular y favorecer una cicatrización de la zona. El tratamiento que utilizamos en primera instancia es la electrólisis percutánea intratisular (EPI),  que consiste en la realización de microquemaduras en la zona de fasciosis para provocar una reacción inflamatoria y estimular así la cicatrización. Se puede combinar dicha técnica con estudios de la pisada y plantillas, y ejercicios de estiramiento y tonificación. En situaciones más complejas necesitamos aumentar el estimulo para la cicatrización mediante una tenotomía percutánea de la inserción de la fascia plantar y aplicación de infiltraciones de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) y factores de crecimiento.

Ejercicios de estiramiento y tonificación

Pie5

Ejercicio isométrico del pie

Nos colocamos en un escalón y nos apoyamos en el borde, quedando el talón en el aire, y aguantamos en esa posición durante 40 segundos. Realizar unas 5 series.

Ejercicio de tonificación de la musculatura anterior

Con una banda elástica rodeando el dorso del pie, realizamos flexo-extensiones de tobillo ( tonificando el tibial anterior) y eversiones e inversiones (tonificando la musculatura peronea y tibial posterior)

ejercicios-tobillo

Descarga de la fascia plantar

Nos ayudamos de un rodillo o una pelota dura y lo pisamos cargando parcialmente el peso sobre ella. Realizamos el recorrido de la fascia plantar para relajarla poco a poco.

fascitis-plantar-bote-3-dibujos

Tonificación de la fascia plantar

Con un paño o toalla colocada en el suelo bajo el pie intentaremos agarraba con los dedos trabajando así la fascia plantar. También puede hacerse con arena.

Estiramiento de la cadena posterior

Nos colocamos en una superficie inclinada y, sin levantar los talones y manteniendo las piernas con un mínimo de flexión, realizamos una flexión de tronco, con la espalda recta y la pelvis en anteversión, hasta notar tensión en la zona posterior de la pierna. Debemos aguantar en esta postura unos 60 minutos, en varias sesiones.

peso-talon-step