Entradas

, , ,

Tratamientos para la artrosis

Tratamiento de la artrosis

¿Qué tratamientos existen hoy en día?

Existen diversos tratamientos para la artrosis dependiendo del grado de afectación de la articulación a tratar. Dichos tratamientos abarcan desde los tratamientos conservadores y menos invasivos para la articulación hasta los más invasivos (cirugía en sus diferentes opciones).

Tabla de tratamientos invasivos y de tratamientos no invasivos para la Artrosis

1.- Dentro de los tratamientos conservadores, como primeras medidas no farmacológicas, y siempre adaptándolos a las características individuales, podemos encontrar:

  • Realización de la actividad y ejercicio físico.
  • Mantenimiento de un peso corporal normal (Índice de masa corporal (IMC) entre 18,5 – 24,99)
  • Alimentación y nutrición variada, equilibrada y moderada.
  • Tratamientos con fisioterapia
  • Suplementos alimentarios (cúrcuma, vitamina D, ácidos grasos poliinsaturados (omega 3), magnesio)

2.- El segundo escalón de los tratamientos conservadores son las medidas farmacológicas, que a su vez pueden ser mediante medicación oral o inyectable.

En cuanto a medicación oral:

  • Analgésicos. Los más comunes son paracetamol, metamizol y ketorolaco.
  • Antiinflamatorios (AINEs). Los más utilizados a nivel articular son los AINEs inhibidores selectivos COX-2 (celecoxib, etericoxib…), AINEs fenilacéticos (diclofenaco, aceclofenaco…), AINEs propiónicos (ibuprofeno, naproxeno…)
  • Opioides. Los más comunes son el tramadol y el fentanilo (en parches).
  • Corticoides. Los más comunes son la betametasona, dexametasona y la prednisona.
  • Condroprotectores. Los más utilizados son el colágeno hidrolizado, el condroitín sulfato, el sulfato de glucosamina y el ácido hialurónico oral.

En cuanto a medicación inyectable:

  • Ácido hialurónico en preparaciones inyectables intrarticulares. Utilizado de forma intrarticular como viscosuplementación, además de favorecer la producción endógena de hialurónico.
  • Plasma rico en plaquetas o también llamado PRP es un producto biológico autólogo, que se obtiene de la propia sangre del paciente, tomando una muestra por una punción venosa, que posteriormente se centrifuga para separar los distintos componentes (glóbulos blancos, rojos, plaquetas, plasma). Una porción del centrifugado contiene plasma rico en plaquetas. Estas células poseen gránulos con un gran número de sustancias llamadas “factores de crecimiento” que promueven la migración y división celular. Estos factores, presentes en las plaquetas y en el plasma sanguíneo, tienen el potencial de estimular la respuesta reparativa de los tejidos dañados.
  • Concentrado de citoquinas. Proceso similar a la obtención de PRP, realizando una selección de las citoquinas, tras la activación de la cascada de coagulación entre los factores de crecimiento del plasma y de las plaquetas. Su finalidad es antiinflamatoria principalmente.
  • Células madre mesenquimales también conocidas como células madre estromales o MSCs (mesenchymal stem cells), que son obtenidas del tejido adiposo (la grasa) o de la médula ósea del interior de algunos huesos) y que luego se procesan mediante concentrado o cultivo. La inyección de células madre mesenquimales tiene la capacidad de regeneración de tejidos óseos, musculares y tendinosos, y una gran potencia antinflamatoria a nivel intraarticular.

3.- Los tratamientos invasivos son aquellos que modifican la estructura articular. Consisten en realizar cambios quirúrgicos en las articulaciones. Se trata del último escalón del tratamiento de la artrosis y se consideran un tratamiento irreversible. Los tratamientos invasivos son:

  • Lavado artroscópico o Toillete. Realización artroscópica de un lavado articular con suero fisiológico y la extirpación de tejido inflamatorio. Indicado para la eliminación de inflamación del tejido sinovial (sinovitis) crónico y para el lavado articular de cuerpos libres y fragmentos de cartílago. De forma aislada este tratamiento se ha demostrado poco eficaz.
  • Osteotomías correctoras. Supone la realización de cortes a nivel óseo que permiten un cambio en la alineación de la extremidad, disminuyendo el sufrimiento articular o la sobrecarga de la zona lesionada.
  • Artroplastias o prótesis articulares. Supone la sustitución de la articulación por componentes protésicos de diversos materiales (metal, polietileno, cerámica, etc..). Lo más habitual son las prótesis de rodilla o las de cadera.

A la hora de la indicación del tratamiento el responsable debe ser un médico debidamente formado en el tratamiento de la artrosis. Si tras estos capítulos sobre la artrosis todavía tienes dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros y trataremos de resolverlas.

Si te perdiste nuestros artículos anteriores, revísalos:

Tratamiento Integral de la Artrosis

Radiografía de artrosis de rodilla

LA ARTROSIS

DEFINICIÓN Y SÍNTOMAS

La artrosis es una de las principales causas de discapacidad del sistema musculo-esquelético en las sociedades occidentales y una de las mayores cargas económicas de los sistemas sanitarios. De manera progresiva y de forma crónica provoca dolor y perdida de la función de las articulaciones, reduciendo, a veces de forma dramática, la calidad de vida de los pacientes y su capacidad para trabajar.

La artrosis es el tipo de artritis más común que existe y consiste básicamente en un la presencia de dolor articular y alteración de la función de la articulación.

Se caracteriza principalmente por el desgaste y la degeneración del cartílago articular, la presencia de inflamación dentro de la articulación, en la membrana sinovial que la recubre por dentro, y el deterioro progresivo en los huesos y demás tejidos que rodean a la articulación.

PARA QUÉ SIRVE EL CARTÍLAGO

El cartílago articular actúa como una almohadilla, absorbiendo las cargas mecánicas y facilitando un movimiento de fricción en las articulaciones, lo que permite el deslizamiento de unos huesos sobre otros, dando origen al movimiento articular. La lesión del cartílago articular provoca la pérdida de la lubricación natural, aumentando el roce de las superficies articulares de los huesos y la formación de excrecencias óseas u osteofitos. En algunos casos los fragmentos de cartílago pueden desprenderse y permanecer flotando en el interior de la articulación, provocando irritación articular, inflamación y mayor daño estructural.

CÓMO Y POR QUÉ SE ORIGINA LA ARTROSIS

Lo mas frecuente es la artrosis primaria como resultado de la edad y el desgate asociado con el empleo de las articulaciones durante años, asociándose con frecuencia el sobrepeso y/o la presencia de deformidades angulares, especialmente al nivel de la rodilla. Se trata, por tanto, del envejecimiento natural de las articulaciones.

Otras posibles causas son:

  • Lesiones o traumatismos previos de las articulaciones.
  • Intervenciones previas sobre las articulaciones (Ej: Meniscos)
  • Infecciones.
  • Enfermedades inflamatorias crónicas (Ej: artritis reumatoide)

CUALES SON SUS SÍNTOMAS

Los principales síntomas de la artrosis son dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones. La articulación afecta suele presentar limitación de la movilidad y puede existir también hipersensibilidad en la zona y deformidades óseas asociadas (muchas veces dichas deformidades son también las causantes iniciales de la artrosis). A veces la articulación puede provocar crujidos, lo cual se denomina crepitación. A su vez, cuando la articulación está muy afectada, pueden aparecer deformidades secundarias y progresivas

Tratamiento de la artrosis

 

¿Cuál es su tratamiento?

No existe, todavía, una terapia médica que permita curar la enfermedad.

“NUESTRO OBJETIVO ES PRESERVAR LAS ARTICULACIONES Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE NUESTROS PACIENTES”

El tratamiento debe ser global y escalonado (de menos a mas en función de la gravedad de la artrosis). Habitualmente se combina el escalón 1 con otros escalones.

ESCALÓN 1 – TRATAMIENTO CONSERVADOR NO FARMACOLÓGICO

  • Hábitos: modificación de actividades y control de peso
  • Soportes y ortesis (restablecer la estabilidad articular)
  • Fisioterapia:
  • Ejercicio moderado
  • Frio / Calor
  • Acupuntura
  • Tens (Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation)
  • Ultrasonidos (tratamiento de lesiones inflamamatorias asociadas (tendinitis, bursitis, etc.).
  • Suplementos nutricionales (mantenimiento)
  • Colágeno hidrolizado
  • Magnesio
  • Cúrcuma

ESCALÓN 2 – FARMACOLÓGICO

  • Analgésicos (Paracetamol, Metamizol, Tramadol,…)
  • Cremas antinflamatorias (Capsaicina,…)
  • Antinflamatorios no esteroideos (AINES) vía oral (Ibuprofeno, Diclofenaco, Desketoprofeno, Celecoxib (Inhibidores Cox-2), …).
  • Corticoides por vía oral o intramuscular (en fases muy agudas de dolor o en enfermedades inflamatorias crónicas).
  • Fármacos “condroprotectores” (sulfato de glucosamina, condroitin sulfato, …)

ESCALÓN 3 – FARMACOLÓGICO INTRAARTICULAR

  • Inyecciones intra-articulares de corticoides
  • Inyecciones intra-articulares de ácido hialurónico

ESCALÓN 4 –TERAPIAS BIOLÓGICAS

ESCALÓN 5 – CIRUGÍA

  • Artroscopia, desbridamiento y lavado
  • Osteotomías
  • Prótesis articular
  • Parcial
  • Total

 

tratamiento-para-artrosis-viviendo-con-artrosis

FOLLETOS DE TECNICAS RELACIONADAS

Factores de crecimiento. Plasma Rico en Plaquetas. Qué es y cómo se obtiene.

Regeneración de Tejidos con Células Madre Mesenquimales.

Plasma Rico en Plaquetas. Factores de Crecimiento. Tipos y Formas de obtención.

 

,

¿Pueden la Células Madre prevenir la necesidad de Cirugía de Prótesis?

El hilo conductor  que subyace detrás de toda la investigación sobre células madre es la esperanza de que las células madre puedan algún día ser capaces de fabricar tejidos maduros normales para reemplazar las piezas desgastadas o lesionadas en nuestro cuerpo.

 

TERAPIAS CELULARES-CELULAS MADRELos esfuerzos para avanzar en la investigación con células madre embrionarias están estancadas por una variedad de razones, no solo de tipo ético y moral sino también de tipo biológico ya que son más difíciles de controlar y producen la formación de tumores .

La mayor esperanza está puesta en la aplicación de células madre autólogas , es decir, procedentes del propio paciente.

Estas células han abierto un nuevo campo en los tratamientos de la medicina regenerativa. Y cada vez son más los datos obtenidos sobre la utilidad de esta forma de tratamiento, en particular en los trastornos relacionados con los tejidos blandos  del sistema musculo-esquelético  (ligamentos, tendones) y en el cartílago.

Aunque las células madre están presentes en prácticamente todos los tipos de tejido, la fuente de células madre autólogas más frecuente suele ser la médula ósea o la grasa. Una vez realizada la extracción de médula ósea (aspirado medular) o de la grasa (lipoaspirado), mediante procesos de centrifugación y selección de células se concentran las células madre de los pacientes que serán utilizadas para el tratamiento.

El rendimiento de un procedimiento con células madre no consiste simplemente en la inyección de células madre en una articulación enferma. Es crítico localizar bien donde se encuentra el área del daño articular. Esta ubicación se lleva a cabo utilizando una combinación de técnicas de imagen como radiografías simples, la resonancia magnética y la ecografía.

La razón de la importancia de localizar la zona enferma es que la parte inicial de un procedimiento del tratamiento con células madre autólogas implica la inducción de la lesión aguda sobre la zona afectada. Esta lesión aguda, realizado con instrumentos especiales, es lo que inicia la inflamación en el área de interés y es el primer paso en la cascada de curación.

Una vez realizada la lesión sobre la zona afectada se introducen las células madre y los factores de crecimiento (procedentes del PRP (Plasma Rico en Plaquetas)) en el área de la lesión donde se inicia el proceso de curación.

Si el Santo Grial de la medicina regenerativa se puede lograr, que es la regeneración de cartílago con un  funcionamiento normal, es muy posible que la terapia de reemplazo de las articulaciones (prótesis) pudiera ser pospuesta indefinidamente.

Hay una serie de preguntas que aún necesitan ser contestadas, tanto desde el punto de vista técnico como biológico. ¿Cuál es la calidad del tejido conectivo y del cartílago creado? ¿Es lo suficientemente fuerte como para soportar las cargas que precisan soportar las articulaciones? ¿Cuál es el grado máximo de artrosis que puede ser tratado con estas técnicas de medicina regenerativa?

A día de hoy (año 2016) los resultados nos indican que si existe la capacidad de dilatar en el tiempo la necesidad de una eventual prótesis articular. Si esto puede mantenerse de forma indefinida o no, el tiempo y el seguimiento de estos pacientes nos lo indicará. Pero la puerta a una esperanza muy razonable ya está abierta.