¿FRÍO O CALOR?

¿Que aplico a mi lesión frío o calor?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibimos en nuestra consulta, y es que resulta que no existe un consenso claro de cuándo utilizar uno o el otro.

En este artículo vamos a esclarecer cuales son las características de la utilización de ambas y los beneficios que ofrecen cada una.

Las razones de la utilización del frío y el calor

Es frecuente ver la colocación de frío tras realizarse una torsión o esguince en una articulación, o cuando se sufre un tirón muscular. Incluso en ocasiones, deportistas utilizan el frío para calmar los músculos tras un esfuerzo físico importante.

Pero no siempre el frío es beneficioso para todos los casos, y cuando se utiliza con la finalidad de volver a jugar o recuperarse “pronto” y sin consecuencias, se encuentran estudios que no apoyan esta terapia para la pronta recuperación.

En investigaciones realizadas por médicos de la Universidad de Rutgers hallaron:

  • El tratamiento tradicional de las lesiones incluye el uso del método PRICE (protección, descanso, hielo, compresión, elevación), antiinflamatorios no esteroideos (AINES), fisioterapia e inyecciones de corticoides.
  • La evidencia reciente ha planteado preguntas y preocupación sobre este tratamiento tradicional, destacando la acción antiinflamatoria del hielo como freno a la regeneración natural del organismo ante lesiones o recuperación deportiva. 
  • En las últimas décadas se ha observado una evidencia contundente sobre la utilización de la medicina regenerativa, incluida la efectividad de la terapia con PRP (plasma rico en plaquetas) y células mesenquimales (donde se encuentran Células Madre), en el tratamiento de una variedad de lesiones deportivas, que van desde lesiones de tendones y desgarros musculares hasta lesiones de ligamentos y cartilaginosas.(1)

La aplicación de FRÍO

Para muchas personas, la recomendación de un médico de utilizar el protocolo RICE, para curar sus lesiones se consideró como el estándar de oro en la atención. Sin embargo, este tratamiento está siendo criticado por una fuente sorprendente, el mismo médico que creó las pautas de tratamiento de RICE, Gabe Mirkin, MD.

En un artículo reciente en su propio sitio web, el Dr. Mirkin admitió que tanto el hielo como el descanso (componentes clave de RICE) pueden retrasar la curación. Esta idea llega casi 40 años después de que el Dr. Mirkin sea autor del “The Sportsmedicine Book” (1978), donde acuñó el acrónimo RICE para los 4 elementos que se convirtieron en el estándar de atención en el tratamiento de lesiones de tejidos blandos: descanso, hielo, compresión y elevación. Los entrenadores, médicos, fisioterapeutas y el público entendido han recomendado y seguido las pautas del protocolo RICE durante décadas, pero como dice el mismo Dr Mirkin:

«Ahora parece que tanto el hielo como el descanso completo pueden retrasar la curación, en lugar de ayudar». (2)

Además, el Dr. Mirkin afirma: “Cualquier cosa que reduzca la inflamación o la respuesta inmune también retrasará la curación. Esto incluye corticoides, antiinflamatorios (AINES), inmunosupresores y el  frío/hielo»(2)

Investigaciones en la Universidad de Duke (USA), estudiaron la utilidad de la aplicación del hielo en la recuperación después del entrenamiento de fuerza o excéntrico.

Observaron que cuando el tejido se enfría a través del hielo, se puede reducir la perfusión de sangre periférica, en otras palabras, los vasos sanguíneos se contraen y cierran el flujo sanguíneo a las células que promueven la curación.

Después de retirar el hielo, la perfusión sanguínea puede volver, pero los vasos sanguíneos pueden no abrirse durante muchas horas después de la aplicación de hielo.

Estas investigaciones descubrieron que esta fluctuación puede causar que el tejido muera debido a la falta de flujo sanguíneo. También podría conducir a daño nervioso temporal o permanente y discapacidad en el individuo o atleta de elite. Por lo tanto, la aplicación de hielo no aumenta la recuperación después del ejercicio y puede causar daños en los tejidos y los nervios. (3)


La aplicación de CALOR

Cuando se sufre una lesión, de forma inicial el organismo a través del sistema inmune comienza una a preparar una respuesta inflamatoria para defender al organismo de la lesión. La inflamación es fundamental porque juega un papel importante en la curación y recuperación de las células musculares y la regeneración de tejidos blandos. El tejido dañado por traumatismo o ejercicio vigoroso requiere inflamación. Cuando los músculos y otros tejidos están dañados, el cuerpo envía células inflamatorias al tejido dañado para promover la curación. Las células inflamatorias acuden hacia el tejido lesionado para comenzar la curación. (4)

Las células inmunes llamadas macrófagos liberan una hormona llamada factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) en los tejidos dañados, lo que ayuda a sanar los músculos y otras partes lesionadas. (5)

Con la aplicación de frío local la curación se ve obstaculizada por una disminución en el flujo sanguíneo y el metabolismo en el área. La formación de hielo aumenta las posibilidades de curación incompleta al disminuir el flujo sanguíneo a los músculos, ligamentos y tendones lesionados. Esto aumenta la posibilidad de una nueva lesión o el desarrollo de dolor crónico (4).

Sin embargo, la aplicación de calor favorece el aporte sanguíneo a la zona que ha sufrido el daño y favorece el aporte de factores de crecimiento, macrófagos y otras células que favorecen el proceso de regeneración natural del organismo.

La aplicación de calor favorece los procesos inflamatorios que son necesarios para la regeneración de tejidos.

Referencias Bibliográficas

(1) Malanga G1, Nakamura R. El papel de la medicina regenerativa en el tratamiento de lesiones deportivas. Phys Med Rehabil Clin N Am. 2014 noviembre; 25 (4): 881-95. [Pubmed]

(2) Mirkin G. Por qué el hielo retrasa la recuperación. 16 de marzo de 2014.

(3) Malone T, Engelhardt D, Kirkpatrick J, Bassett F. Lesión nerviosa en atletas causada por crioterapia. J Athl Train. 1992; 27 (3): 235–237. [ Pubmed ]

(4) Tidball JG. Procesos inflamatorios en lesiones musculares y reparación. Soy J Physiol Regul Integr Comp Physiol. 2005; 288: 345-353. [ Pubmed ]

(5) Tidball JG, Wehling-Henricks M. Los macrófagos promueven la reparación de la membrana muscular y el crecimiento y la regeneración de la fibra muscular durante la carga muscular modificada en ratones in vivo. J Physiol. 2007; 578: 327-336. (Pubmed)