PLASMA RICO EN PLAQUETAS

El plasma rico en plaquetas (PRP) favorece la reparación de las lesiones crónicas articulares, ligamentos y tendones mediante las plaquetas y factores de crecimiento de tu propio cuerpo.

La alternativa a la cirugía ortopédica

Lesiones tratadas con PRP

  • Artrosis (rodilla, hombro, tobillo, cadera, hombro)
  • Lesiones tendinosas (epicondilitis y epitrocleitis, aquiles, trocanteritis, manguito rotador del hombro, tendinitis del corredor, fascia plantar)
  • Lesiones meniscales de la rodilla
  • Roturas fibrilares o musculares

Procedimiento de PRP

El procedimiento tiene 3 fases:

  • Se realiza una extracción de sangre periférica.
  • Se centrifuga la muestra el laboratorio y selecciona la parte del plasma que es más rica en plaquetas y factores de crecimiento.
  • Se inyecta en la zona de la lesión con anestesia local.

Dado que el tratamiento se prepara a partir de su propia sangre, el tratamiento conlleva un riesgo bajo.

El número de inyecciones necesarias depende de la lesión, habitualmente en una frecuencia de una sesión cada 3 semanas.

    La ciencia que hay detrás del tratamiento de PRP

    El PRP estimula y favorece los procesos de regeneración espontánea de su cuerpo mediante el uso de sus propias células. Las plaquetas son importantes para la coagulación de la sangre, pero también contienen proteínas llamadas factores de crecimiento que son importantes en la curación de lesiones.

    Con una mayor concentración de factores de crecimiento que los que normalmente se encuentran en la sangre, las inyecciones de PRP apoyan la remodelación del tejido lesionado e inhiben los procesos inflamatorios dolorosos.

    Este tratamiento está ampliamente investigado y respaldado en artículos clínicos. Consulte nuestra sección de bibliografía científica de PRP.

    Preguntas frecuentes

     

    ¿Cuántas sesiones son recomendables?

    Inicialmente son 3 las sesiones que se proponen separadas de mínimo 3 semanas cada una.

    ¿Cómo se organiza el procedimiento?

    En el mismo día se extrae una muestra de sangre, se procesa en laboratorio y se aplica en la zona de la lesión con anestesia local. El tiempo estimado es de 30-40 minutos cada sesión.

    ¿Qué preparación necesito?

    Es importante cuidar la alimentación siempre, pero en los días anteriores resulta de vital importancia. Evitar alimentos grasos, azúcares simples, comidas procesadas, bebidas carbonatadas y alcohol. Además, 6 horas antes del procedimiento debemos tomar abundante agua, infusiones y alguna pieza de fruta.

    ¿Qué indicaciones al alta necesitaré?

    El día del procedimiento es recomendable vida tranquila evitando realizar actividad vigorosa con la zona tratada. A partir del día siguiente podrá volver de forma progresiva a su vida normal. Será necesario tomar durante todo el tiempo que dura el tratamiento analgésico para el control del dolor y la inflamación habituales.