Entradas

QUÉ ES UNA ARTROSCOPIA DE RODILLA

Una artroscopia de rodilla es un procedimiento mínimamente invasivo en el que se introduce una pequeña cámara dentro de la articulación a través de dos o varios pequeños orificios en la piel y permite al cirujano visualizar y tratar las estructuras lesionadas del interior de la rodilla. Se considera cirugía poco invasiva porque permite trabajar sin necesidad de abrir la rodilla, al contrario que en la cirugía clásica convencional.

La duración es variable dependiendo del tipo de lesión o lesiones a tratar, de la gravedad de las mismas y de la habilidad y experiencia del cirujano. Las artroscopias más habituales son las de rodilla y de hombro. De forma habitual una artroscopia de rodilla para la reparación de un menisco puede comprender unos 30-40 minutos. Una artroscopia de hombro tiene una duración algo más variable, entre 60-90 minutos.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES 

Al ser un procedimiento menos invasivo, el dolor postoperatorio es menor y la recuperación es más rápida gracias al hecho de no tener que lesionar otras estructuras (piel, músculos, cápsula articular o ligamentos) para acceder a la articulación. Por esta misma razón es menor el riesgo de complicaciones por la herida quirúrgica y las infecciones.

Esto explica el hecho de que algunas técnicas de cirugía abierta convencional ya se han dejado de hacer, como la meniscectomía abierta, y se realizan todas mediante artroscopia. El resto de lesiones se tratan de forma abierta o artroscópica en función de la experiencia del cirujano.

Los inconvenientes son principalmente desde el punto de vista técnico, es decir, si el cirujano no tiene la habilidad o experiencia necesarias el tiempo de la cirugía se puede alargar más que en una cirugía abierta convencional y de la misma forma pueden surgir complicaciones por no dominar de forma adecuada la técnica.

Leer más