Entradas

Radiografía de artrosis de rodilla
Plasma rico en Plaqueta y MSC

¿Qué son el plasma rico en plaquetas y las células madre?

El Plasma Rico en Plaquetas o PRP es una mezcla de plaquetas concentradas y suero obtenidas de la sangre.

Su función principal es el aporte de proteínas con capacidad regenerativa procedentes del interior de las plaquetas y del plasma de la sangre en lesiones de ligamentos, tendones, meniscos y huesos para favorecer la cicatrización y regeneración de las lesiones de esos tejidos.

Los cirujanos han sabido durante años que la curación depende de las plaquetas. Estos componentes sanguíneos, muy pequeños, son ricos en factores de crecimiento y ayudan a formar un coágulo de sangre durante la lesión.

Cuando alguien se lesiona un área como un ligamento o un músculo, las plaquetas se filtran en la herida durante el sangrado que se produce normalmente.

A continuación, las plaquetas forman un coágulo de sangre para detener el sangrado y comienzan a liberar factores de crecimiento a la zona de la lesión para coordinar una respuesta de reparación

Dichas proteínas estimulan la acción de las células madre o MSC presentes en los tejidos de forma habitual.

Cuando existe una mayor pérdida de tejido o mayor deterioro en las articulaciones, tendones y ligamentos, hace falta un aporte suplementario de células, y en ese caso se utilizan las células madre, generalmente, asociándolas a factores de crecimiento procedentes de las plaquetas.

Durante la primera semana, actúan como “píldoras” que liberan o secretan diversos factores de crecimiento en determinados momentos. Estos factores de crecimiento realizan diferentes funciones como atraer a las células madre a la zona y estimular la formación de nuevos vasos sanguíneos para asegurar que el cuerpo puede llevar más sangre a la zona.

¿Cuál es el procedimiento habitual para su obtención?

El procedimiento de obtención del PRP se lleva a cabo mediante una muestra de sangre como si fuese una analítica de sangre habitual. Dichas muestras se introducen en una centrifugadora especial para concentrar plaquetas (generalmente 3-5 veces su concentración normal) y posteriormente seleccionarlas para su inyección. El proceso viene a durar unos 30 minutos.

 

El procedimiento de obtención de Células Madre es más complejo. Existen dos formas de obtener una mayor concentración de células madre mesenquimales: mediante una lipoaspiración de grasa de abdomen o mediante una aspiración de la médula ósea de la cresta iliaca o cadera posterior. El procedimiento es más largo y costoso. El proceso de obtención y procesado consta de aproximadamente una hora u hora y media.

 ¿A qué lo puedo asemejar para poder entenderlo de mejor forma?

Usando una metáfora de jardinería, sería lo mismo que si tenemos una planta que se lesiona. Todos sabemos que la colocación de un poco más de agua y de fertilizantes en el suelo puede ayudar a la planta a recuperarse. Las plaquetas son como fertilizantes, ya que los factores de crecimiento que ellas pueden liberar ayudan a acelerar la respuesta de reparación local.

Mientras que el PRP puede ayudar a reclutar a más células madre para la zona de la lesión, la terapia mediante la inyección de células madre es mucho más avanzada.

Para traumatología y ortopedia, en particular, si el PRP es como si añadiésemos fertilizantes y agua adicionales a la planta, las células madre mesenquimales (MSC) son como la colocación de nuevas semillas en la zona y la contratación de un jardinero. Las MSC son capaces de diferenciarse no sólo en el tejido nuevo que se pierde, sino también encargarse de la coordinación de la respuesta de reparación (para que las semillas y el jardinero puedan realizar su trabajo).

Por tanto, la terapia con MSC sería más apropiado para las enfermedades degenerativas, donde se ha perdido tejido (como la artritis crónica, las roturas parciales o degenerativas de tendones y  ligamentos, o un disco lumbar donde se rompen las fibras permitiendo que el disco sobresalga, entre otros).

Además, la preparación de laboratorio para la terapia de MSC es mucho más compleja que la del PRP.

 

Tratamiento Orthokine

¿Qué es Orthokine?

Orthokine es un tratamiento autólogo , es decir que proviene de nuestra propia sangre, sin ningún agente externo y que contiene una alta concentración de proteínas antiinflamatorias y factores de crecimiento ocasionando una importante disminución del dolor y de la inflamación.

Utilizado desde hace años y en continuo estudio por uno de sus principales maestros Peter Wehling.

¿Para qué sirve?

Los factores de crecimiento y las citoquinas de la sangre actúan en los tejidos articulares con el objetivo de:

  • Potenciar los mecanismo de reparación y regeneración del propio paciente
  • Reducir el dolor articular y la inflamación.
  • Frenar el avance de la artrosis

 

¿Qué lo diferencia de otras terapias celulares regenerativas?

Coincide con otras terapias regenerativas en la alta cantidad de factores de crecimiento que tiene. Y se diferencia principalmente del resto por la alta concentración de proteínas antiinflamatorias de la sangre o citoquinas que contiene. Esta característica destacada le hace que sea más una terapias más potente a nivel antiinflamatorio en articulaciones con artrosis, y a su vez tenga efecto condroprotector y frene el avance de la artrosis.

¿Qué indicaciones tiene el tratamiento con Orthokine?

El tratamiento con Orthokine está principalmente indicado en:

  • Artrosis (fases avanzadas)
  • Artritis reumatoide
  • Bursitis
  • Síndromes facetarios lumbares, sacros, dorsales y cervicales

Artrosis de columna lumbar

 

 

¿Quién ha desarrollado la terapia Orthokine?

Orthokine fue desarrollado por el Dr. Peter Wehling (traumatólogo y neurocirujano) y por el Dr. Julio Reinecke (biólogo molecular) en Orthogen GmbH (Düsseldorf) en colaboración con el Prof. Chris Evans, de la Universidad de Harvard y el Profesor Paul Robbins, de la Universidad de Pittsburg.

El Dr. Mora tuvo la ocasión de coincidir con el profesor Dr. Peter Wheling en un curso el pasado Noviembre en Madrid