Entradas

Osteopatia de pubis Pubalgia

Osteopatía de pubis o Pubalgia en el deportista.


La osteopatía de pubis o pubalgia es una patología muy frecuente entre deportistas y, desgraciadamente, tiene la peculiaridad de que cuando hace acto de presencia es  difícil de erradicar.

Se trata de una lesión incapacitante y muy molesta. Provoca un dolor que puede tardar semanas e incluso meses en desaparecer y no sólo resulta invalidante para la práctica deportiva, sino que incluso puede ser un lastre para realizar actividades cotidianas.

Curiosamente, es más frecuente en los hombres que en las mujeres y sobre todo son los futbolistas los que más la sufren. Ahí están los casos de Xabi Alonso, operado en junio de 2013, Kaká o Sergio Busquets, por citar solo unos ejemplos.

Posibles causas

Se debe observar cuidadosamente al paciente, buscando alguno de los  siguientes factores que favorecen la pubalgia, que acompañados de la práctica de ciertos deportes pueden conducir a la pubalgia. Esta lesión deportiva aparece principalmente en el fútbol, la carrera de larga distancia y el atletismo. Son deportes los cuales utilizan la musculatura abductora, aductora, flexora y extensora del tronco de forma intensa y repetitiva, lo que lleva a crear una debilidad en la inserción de la musculatura y tendones que se insertan en el pubis (musculatura aductora). Lo podemos asemejar a un alambre el cual de forma repetitiva lo doblamos 100 veces, el cual termina dañado y pierde sus características iniciales.

Algunos de los factores musculo-esqueléticos son:

  • Debilidad de abdominales o paravertebrales.
  • Dismetría (diferencia de altura) de miembros inferiores.
  • Marcado varo (arqueamiento de las piernas en forma de paréntesis) en rodilla o pie.

Otros factores que pueden causar esta enfermedad son:

  • Rigidez de los estabilizadores de la rodilla, es decir, los isquiotibiales,
  • Desequilibrio entre los músculos abdominales (débil) y los aductores de la cadera (fuerte pero corto).
  • Desequilibrio entre los músculos aductores y abductores de la cadera.
  • Desequilibrio entre los músculos flexores y extensores del tronco.

Síntomas de la pubalgia

El dolor se localiza en la zona de la ingle. Los movimientos más habituales con los que surge el dolor son con el movimiento de la cadera de aducción, con la apertura de los muslos, al pasar el balón con la parte interna del pie, al apretar las rodillas. En la primera fase de la osteopatía de pubis se sufren molestias, dolor intermitente , en las últimas etapas del dolor puede ser insoportable.

Diagnóstico de la pubalgia

El diagnóstico se realiza mediante la historia clínica y la exploración, en ocasiones se puede solicitar una ecografía ya que esta prueba muestra el tendón de los músculos aductores y pone de relieve la inflamación del tendón, además puede determinar si existe degeneración de los tendones. Para casos más crónicos o de larga evolución en ocasiones es necesario valorar con una resonancia para descartar lesión ósea del pubis.

Tratamiento para la pubalgia

En el caso de la ingle justo tratar el área del dolor puede dar un alivio temporal, pero si no se elimina la causa de la enfermedad, que es probable que vuelva .

El paciente debe ser evaluado y, sobre todo de las extremidades inferiores en busca de los desequilibrios musculares, valgo y varo de rodilla y el pie, discrepancia de longitud de las piernas (una pierna más larga) y las lesiones anteriores: esguince de tobillo, fracturas, cirugía, desgarro muscular, accidentes…y una vez que conozcamos la causa de la pubalgia actuar sobre la causa.

Los deportistas que han sufrido traumatismos en el pasado serán tratados en las áreas afectadas para restaurar la elasticidad de los tejidos y eliminar las adherencias musculares responsables del mal uso de ciertos músculos. En cualquier caso, es esencial equilibrar la fuerza en los músculos debilitados mediante ejercicios y actividad deportiva de rehabilitación.

En estos últimos años, se está tratando las lesiones de pubalgia de evolución mayor a 2-3 meses mediante proloterapia, evitando así una intervención quirúrgica. La proloterapia utiliza sustancias proliferantes que estimulan la capacidad natural nuestro propio cuerpo para poder reparar las lesiones, en este caso, tendinosas. Consiste en la realización de infiltraciones de Dextrosa (como sustancia proliferante) en la lesión tendinosa con una previa estimulación de la zona mediante la creación de una herida (a través de múltiples pinchazos). Habitualmente se realizan 3 sesiones con separación de 2-3 semanas con la finalidad de dar rigidez al tejido lesionado favoreciendo mayor resistencia y estabilidad a los tendones aductores para poder realizar aquellos movimientos repetitivos que conllevan ciertos deportes.

Puntos clave en la pubalgia

  • La pubalgia es dolor en la ingle que padecen sobre todo deportistas y puede deberse a muchas causas como por ejemplo un desequilibrio muscular entre abdominales y aductores, dismetría de los miembros inferiores, tendinitis de los aductores.
  • El síntoma principal es el dolor en la zona de la ingle, tanto diurno como nocturno.
  • Se diagnostica a través de una ecografía para ver los tejidos blandos de la zona.
  • El tratamiento consiste principalmente en solucionar la causa que provoca la pubalgia para que no provoque dolor ni inflamación.
  • El tratamiento sintomático más innovador y menos invasivo, el cual se asocia siempre a ejercicios de core, estiramientos y compensación muscular, es la proloterapia, evitando así tener que llegar a una cirugía.

 

¿Porqué me lesiono al correr?

El aumento de lesiones en corredores está en aumento, pero, ¿Por qué nos lesionamos al correr?

La mayor incidencia reside principalmente en el mayor número de corredores que habitualmente realizan este tipo de deporte. El running, como actualmente llamamos, es un deporte relativamente barato el cual no exige más que una buena adecuación de la zapatilla de carrera y ganas de salir a correr. Es fácil de poder realizar ya que no exige ningún horarios específico para realizarlo y además se puede realizar solo o en compañía.

Se calcula que alrededor del 65% de los corredores presentan, cada año, alguna lesión relacionada con la carrera. Las lesiones más habituales son las rodillas (en un 40%), las caderas y los pies.

¿Pero por qué corremos?

Sabemos que el running nos aporta:

  • Protección cardiovascular
  • Diversión
  • Desconexión
  • Nos ayuda a respirar mejor

Y que disminuye:

  • Obesidad
  • Infartos (corazón y cerebral)
  • Cáncer
  • Depresión

Realmente ¿estamos hechos para correr?

Hoy en día, la carrera de resistencia, es sobre todo una forma de ejercicio y recreo, pero en sus orígenes puede ser tan antigua como el género humano y sus exigencias de adaptación han contribuido en gran manera a la forma actual del cuerpo humano.

Vemos a las lesiones como una respuesta de nuestro cuerpo a las agresiones.

Estas son las causas más frecuentes de las lesiones

Exceso de:

  • Días corriendo
  • Distancia recorrida
  • Velocidad empleada

Y aquí tienes las diferencias entre dolor y lesión: la regla del 3

Estás lesionado si tienes:

  • Inflamación
  • Pérdida de función
  • Dolor

 

El Centro Ibercaja La Rioja recibe la visita del Dr. Gonzalo Mora Gasque, especialista en lesiones de rodilla y corredor habitual, para hablarnos de ¿Por qué me lesiono cuando corro?, en una nueva iniciativa del grupo de Logroño de Beer Runners.

Aquí tenemos el vídeo