Entradas

El deterioro de las articulaciones con el paso de los años

El deterioro articular afecta principalmente al cartílago, hueso, ligamentos, tendones y otras estructuras específicas como los meniscos, disminuyendo la capacidad funcional y produciendo dolor.

Cuando se produce el deterioro del tejido específico provoca dolor, inflamación y limitación en las actividades habituales. Este deterioro no se produce de la noche a la mañana, se va  produciendo de forma progresiva con el uso de las articulaciones.

El deterioro articular está cada día más presente debido al aumento de la esperanza de vida en la población. El preservar de la mejor manera nuestras articulaciones y poder mantener una calidad de vida es nuestro objetivo.

Leer más

Los tendones son estructuras compuestas en su mayoría por fibras de colágeno tipo 1 y elementos celulares, rodeados por una matriz extracelular rica en proteoglicano y aminoglicanos (favoreciendo la lubricación, evitando la fricción y  protegiendo de las fibras de colágeno). El tendón lo componen fascículos envueltos por endotendón que a su vez es envuelto por el peritendón.

El tendón une el músculo al hueso. La unión de músculo y tendón se llama unión miotendinosa y la unión que une tendón y hueso se llama entesis. Su función principal es el de transmitir las fuerzas generadas por el músculo al hueso para generar movimientos.

Estructura de los tendones

El tendón es un tejido con una alta demanda metabólica y de nutrientes, pero los tendones habitualmente no están muy vascularizados (pocos vasos sanguíneos y por tanto poco aporte de nutrientes)  y generalmente tienen menor capacidad de cicatrización espontánea cuando sufren una lesión o tendinopatía.

Su estructura nerviosa está formada por pequeños fascículos nerviosos de nervios cutáneos y por los músculos adyacentes. Siendo que en ocasiones suelen ser más dolorosas una tendinitis o tendinosis que una rotura parcial del tendón.

 

Tendinitis

En la tendinitis, como bien señala la terminación en latín “-itis” que determina inflamación, existe una inflamación de las estructuras tendinosas.

Cuando existe una tendinitis el cuerpo pone en marcha un mecanismo de regeneración natural aumentando el dolor en la zona como señal de alarma y aumentando el riego sanguíneo de la zona. Por ello vemos que existe un enrojecimiento y aumento de calor local que acompañan a la inflamación. Éste es el proceso natural del cuerpo para regenerar las lesiones o daños.

Existe un concepto erróneo de tratar la inflamación con medicación antiinflamatoria, frío local o hielo y reposo. Con ello se realiza una acción completamente contraria al efecto natural del cuerpo de regenerar los tejidos dañados.

Habitualmente la tendinitis es una lesión aguda, cuando una lesión de tendinitis supera las 6-8 semanas se considera tendinosis.

Tendinosis

La tendinosis es considerada una lesión degenerativa del tendón. No existe una inflamación aislada sino que hay ya focos de degeneración en las fibras tendinosas.

Cuando existe una tendinosis el proceso de regeneración natural del cuerpo es insuficiente. Como bien hemos comentado anteriormente, los tendones están poco vascularizados y su capacidad de regeneración es limitada. Por ello, ante una tendinosis lo adecuado será crear una estimulación inicial en la zona de lesión para crear un nuevo proceso de regeneración, cicatrización y curación.

Habitualmente es una lesión de larga evolución pudiendo progresar hacia una calcificación e incluso necrosis.

Mecanismos de lesión

Los mecanísmos más habituales de lesion de los tendones son:

  • Sobreuso o fatiga. Es un mecanismo de larga evolución, se produce por la realización de movimientos repetitivos sin necesidad de soportar grandes fuerzas. El ejemplo más sencillo es lo que ocurre con un alambre el cual doblamos 100 veces por el mismo sitio, el cual se deteriora y pierde la resistencia inicial.

  • Tensión miotendinosa aumentada en un momento puntual o lo que consideramos un tirón. Es un mecanismo en el que se produce un aumento puntual de fuerza y tensión estructural provocando una alteración en esa estructura.
  • Traumatismo directo o indirecto sobre la estructura tendinosa. El traumatismo directo en la estructura tendinosa o el traumatismo indirecto que produce un aumento de tensión en el tendón son causas habituales de lesiones de los tendones.

Tratamientos

El correcto diagnóstico de la lesión tendinosa va a resultar clave para su correcto tratamiento.

Hoy en día tenemos a nuestro alcance medios diagnósticos que nos facilitan el mejor tratamiento de las lesiones. El ecógrafo en las lesiones tendinosas es importantísimo. Nos ayuda a poder localizar de forma exacta la lesión y así poder actuar sobre ella.

Imágenes con ecografía de tendinosis

Tratamiento de la Tendinitis

Como bien hemos hablado antes, debemos favorecer el mecanismo natural del cuerpo para la regeneración de lesiones. Es decir, debemos favorecer el mecanismo de inflamación mediante:

  • Medicación analgésica o para el dolor
  • Tratamiento fisioterapeútico no invasivo
  • Calor local

Tratamiento de la Tendinosis

Cuando se presenta una tendinosis, es decir un cambio estructural de las fibras, la finalidad del tratamiento es la estimulación o creación de nueva herida para favorecer un nuevo proceso de cicatrización. Son tratamientos mínimamente invasivos guiados en muchas ocasiones por ecografía o radiología, con la finalizar de crear un sangrado o irritación local

  • Electrolisis percutánea Intratisular o EPI ®. Es una técnica que produce una destrucción del tejido degradado a tiempo real mediante electrocoagulación (o microquemadura), aumentando la regeneración y favoreciendo una respuesta inflamatoria adecuada, facilitando el proceso de recuperación. Habitualmente se realiza con control ecográfico.
  • Proloterapia. Es una técnica en la que se utiliza la Dextrosa como sustancia proliferante, promoviendo una inflamación local, y poniendo en marcha el proceso de regeneración natural del cuerpo.
  • Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o Factores de Crecimiento. Es una técnica en la que se realiza una creación de una nueva herida mediante técnica percutánea y mínimamente invasiva con control ecográfico, promoviendo un nuevo proceso de inflamación y aportándole factores de crecimiento en la lesión para un aporte mayor de nutrientes en la regeneración del tejido dañado.

El uso continuado y adictivo de los Smartphones es una realidad creciente. A consecuencia de el uso excesivo, estamos comenzando a ver lesiones o patologías asociadas, lesiones psicológicas y lesiones físicas, además de los accidentes a los que puede conducir y vimos en el anterior artículo.

Debido a la nueva aparición de enfermedades conocemos nuevos términos como la Nomofobia o miedo a no poder disponer del móvil, Síndrome FOMO o sensación de “perderse algo” sino se esta conectado a las redes sociales, Phubbing o ignorar a las personas de tu alrededor por prestar atención sólo al móvil.

A nivel de dolencias físicas podemos destacar el insomnio, problemas de audición u otros problemas físicos producidos principalmente en manos, muñecas y columna debido a los movimientos y posturas adaptadas para la utilización de los Smartphones.

Lesiones físicas traumatológicas producidas por el uso continuado de los Smartphones

MANO/MUÑECA

  • Hidradenitis palmar

Se presenta generalmente en niños sanos en forma súbita, con la formación de nódulos eritematosos dolorosos en palmas de las manos, produciendo dolor significativo que limita las actividades diarias.También llamada la enfermedad de la PlayStation, su causa principal es la exposición prolongada a la hiperpresión, vibración o fricción en ciertos puntos de la zona palmar. Tratada con antiiflamatorios en casos leves, y diversos estudios utilizan la colchicina en tratamientos más avanzados.

  • WhatsAppitis, tendinitis o tenosinovitis

Inflamación de la vaina del tendón extensor, principalmente del 1º dedo de la mano por la realización de movimientos repetitivos o posiciones mantenidas.

La utilización de los Smartphones nos hace estar delante de los dispositivos durante tiempos prolongados con mucha actividad de los pulgares.

  • Osteoartritis del pulgar

Cambios degenerativos articulares debidos a movimientos repetitivos. Las articulaciones del pulgar que más sufren esta patología son la articulación metatarso-falángica y la trapecio-metacarpiana. Produce dolor e inflamación articular y en ocasiones rigidez.

COLUMNA

  • Dolor cervical o lumbar (cervicalgias o lumbalgias)

El peso que se ejerce sobre la columna aumenta paulatinamente al aumentar el grado de flexión de la cabeza hacia delante para mantenernos atentos al móvil. Esta postura mantenida puede producir a medio plazo dolores y contracturas cervicales o lumbares.

 

COMPRESIONES NERVIOSAS

  • Compresión del nervio mediano (Síndrome del Tunel Carpiano o STC)

La compresión del nervio mediano se produce habitualmente por un excesivo trabajo con las manos, siendo más incidente en aquellos movimientos repetitivos. La compresión del nervio se produce por un estrechamiento del túnel por donde pasa el nervio mediano en la muñeca.

La afectación por compresión del nervio mediano produce hormigueos y adormecimiento en 1º, 2º y 3º dedos de las manos, calambres y dolor tipo quemazón.

Estábamos acostumbrados a ver este tipo de patología en pacientes que utilizan mucho el ratón del ordenador, o utilizan cuchillos o instrumental pesado en su trabajo. Actualmente, se añade a la lista la utilización prolongada de teléfonos móviles o smartphones.

  • Compresión del nervio cubital

La compresión del nervio cubital de forma habitual se encuentra a nivel del codo, aunque los síntomas son irradiados a 3º, 4º y 5º dedos de las manos, produciendo hormigueos, calambres, pérdida de sensibilidad y dolor. Esto se produce por el apoyo prolongado de los codos cuando estamos tumbados, acostados o sentados.