Entradas

Tratamiento Orthokine

¿Qué es Orthokine?

Orthokine es un tratamiento autólogo , es decir que proviene de nuestra propia sangre, sin ningún agente externo y que contiene una alta concentración de proteínas antiinflamatorias y factores de crecimiento ocasionando una importante disminución del dolor y de la inflamación.

Utilizado desde hace años y en continuo estudio por uno de sus principales maestros Peter Wehling.

¿Para qué sirve?

Los factores de crecimiento y las citoquinas de la sangre actúan en los tejidos articulares con el objetivo de:

  • Potenciar los mecanismo de reparación y regeneración del propio paciente
  • Reducir el dolor articular y la inflamación.
  • Frenar el avance de la artrosis

 

¿Qué lo diferencia de otras terapias celulares regenerativas?

Coincide con otras terapias regenerativas en la alta cantidad de factores de crecimiento que tiene. Y se diferencia principalmente del resto por la alta concentración de proteínas antiinflamatorias de la sangre o citoquinas que contiene. Esta característica destacada le hace que sea más una terapias más potente a nivel antiinflamatorio en articulaciones con artrosis, y a su vez tenga efecto condroprotector y frene el avance de la artrosis.

¿Qué indicaciones tiene el tratamiento con Orthokine?

El tratamiento con Orthokine está principalmente indicado en:

  • Artrosis (fases avanzadas)
  • Artritis reumatoide
  • Bursitis
  • Síndromes facetarios lumbares, sacros, dorsales y cervicales

Artrosis de columna lumbar

 

 

¿Quién ha desarrollado la terapia Orthokine?

Orthokine fue desarrollado por el Dr. Peter Wehling (traumatólogo y neurocirujano) y por el Dr. Julio Reinecke (biólogo molecular) en Orthogen GmbH (Düsseldorf) en colaboración con el Prof. Chris Evans, de la Universidad de Harvard y el Profesor Paul Robbins, de la Universidad de Pittsburg.

El Dr. Mora tuvo la ocasión de coincidir con el profesor Dr. Peter Wheling en un curso el pasado Noviembre en Madrid

¿Qué es la proloterapia?

La Proloterapia (o terapia proliferativa) es el nombre general que define una serie de tratamientos, realizados de forma ambulatoria, mediante la inyección, a nivel de distintas estructuras del sistema musculo-esquelético, de diferentes sustancias que favorecen la proliferación y regeneración de los tejidos lesionados

¿Cuál es el mecanismo de acción?

El mecanismo básico de la proloterapia es simple. La solución de proloterapia se inyecta en las áreas dolorosas para comenzar una acción reparadora. La inyección crea una inflamación localizada que pone en marcha la regeneración de los tejidos (ligamentos, tendones cartílagos ).

 

 

La proloterapia implica el uso de una solución que contiene dextrosa como el proliferante primario, junto con un anestésico (procaína lidocaína), que se administra dentro y alrededor de todo el área dolorosa o lesionada (en diversas sesiones).

Se pueden tratar diversas articulaciones o lesiones en la misma sesión, lo que supone una gran ventaja para los pacientes que tienen múltiples articulaciones dolorosas o dolor crónico más complejo, o para los pacientes que acuden a nuestro centro desde fuera de la región o de otros países.

 

 

¿Cuál es el procedimiento?

En función de la gravedad de las lesiones y del tipo de lesión el planteamiento es variable. Dependiendo de ello se puede plantear sesiones de proloterapia simples o se puede planteamos un enfoque más intensivo de Proloterapia integral en el que se asocia el uso de las células madre derivadas de tejido adiposo o de la médula ósea y el empleo de plaquetas de la sangre, tal como se usan en la PRP (plasma rico en plaquetas).

 

¿Cuantas sesiones y con cuánta frecuencia?

Dependiendo del tipo de lesión y de las estructuras lesionadas los tratamientos se realizan generalmente en 3 semanas separadas cada sesión de 2 semanas o de forma menos espaciada complementando con terapias de células mesenquimales o plasma rico en plaquetas.

 

¿Cómo es posible que un extracto de maíz sea capaz acelere la curación?

El ingrediente principal es la dextrosa, que se obtiene del maíz.

Cuando una articulación se lesiona, las células de esa zona estallan y liberan dextrosa y desencadenan una afluencia de células inflamatorias, iniciando el sistema de cicatrización de heridas en el área específica. También en la solución básica, para ayudar a aliviar el dolor de la inyección así como para proporcionar alivio del dolor en el área tratada, se añade lidocaína en cantidades pequeñas.

En investigación, los estudios histológicos de los ligamentos y tendones que se realizaron tras las inyecciones de proloterapia demostraron una mayor reacción de curación inflamatoria que supone la proliferación de los fibroblastos y de los capilares (4-6). Las investigaciones en animales han documentado que los ligamentos inyectados con proloterapia tienen una mayor masa de tejido ligamentario de nueva formación y mayor espesor y fuerza de unión con el hueso (7-11). La proloterapia se aplica a los ligamentos articulares de toda la columna vertebral, la pelvis y las articulaciones periféricas para mejorar la estabilidad de las articulaciones lesionadas.

 

 

¿Cuantas sesiones y con cuánta frecuencia?

Dependiendo del tipo de lesión y de las estructuras lesionadas los tratamientos se realizan generalmente en 3 semanas separadas cada sesión de 2 semanas o de forma menos espaciada complementando con terapias de células mesenquimales o plasma rico en plaquetas.

 

¿Existe evidencia científica de la eficacia de la Proloterapia?

Diferentes series de casos clínicos han documentado la eficacia de la Proloterapia para lesiones ligamentarias de la articulación sacroilíaca (12-14), la zona lumbar (15-16), el cuello (17-18), el hombro (19), el codo (20), la rodilla (21-22), la articulación temporomandibular (23-24) y de otras articulaciones (25).

Puedes consultar una amplia BIBLIOGRAFIA al final de este artículo.

 

¿Cuáles son los objetivos de la proloterapia?

Función: ¿Mejora la capacidad del paciente en actividades de la vida diaria? ¿Es el paciente capaz de realizar actividades dolorosas sin dolor? ¿Es capaz de hacer cosas que no podía hacer antes de la Proloterapia? Normalmente se aconseja a los pacientes que continúen recibiendo tratamientos de Proloterapia hasta que puedan realizar de forma habitual sus actividades sin dolor. Por ejemplo, si un paciente puede subir dos tramos de escaleras sin dolor en la rodilla después de la Proloterapia, mientras que antes de la Proloterapia esto le causaba un dolor importante, entonces sabemos que la Proloterapia está ayudando a mejorar la función.

Fuerza: La lesión del ligamento y del tendón puede hacer que la fuerza muscular disminuya. Cuando una persona recibe Proloterapia, uno de los efectos notables del tratamiento es que la fuerza mejora en las áreas inyectadas al aliviar el dolor.

Dolor: El dolor es una de las razones más comunes por las que los pacientes reciben Proloterapia. Por tanto, una notable disminución en el dolor muestra el beneficio de la proloterapia con éxito.

Rigidez: Los pacientes habitualmente notan rigidez al levantarse por la mañana o después de realizar cierta actividad. Esta rigidez se siente con más frecuencia en la parte inferior de la espalda o en el cuello, pero puede aparecer en cualquier área del cuerpo. Una gran señal de que la Proloterapia está funcionando es que la rigidez ha disminuido. Una vez que la Proloterapia ayuda a estabilizar el área involucrada, los músculos ya no tienen que proporcionar esta estabilidad y pueden relajarse con más facilidad. Una vez que se relajan, la rigidez disminuye.

 

¿Es necesario hacer pruebas de imagen para controlar la eficacia de la Proloterapia?

Las radiografías y la resonancia magnética son indicadores pobres de que la proloterapia está siendo eficaz. La razón que es que muchos de los ligamentos no aparecen bien en estas pruebas. Resulta sin embargo muy útil el empleo de la ecografía para el seguimiento de estas lesiones y también para la inyección guiada de las soluciones de proloterapia de cara a obtener una mayor precisión (procedimientos ecoguiados).

 

Bibliografía

  1. Distel LM, Best TM. Prolotherapy: a clinical review of its role in treating chronic musculoskeletal pain. PM R. 2011 Jun;3(6 Suppl 1):S78-81. [PubMed] [Google Scholar]

2.Kim WM, Lee HG, Jeong CW, Kim CM, Yoon MH. A randomized controlled trial of intra-articular prolotherapy versus steroid injection for sacroiliac joint pain. J Altern Complement Med. 2010 Dec;16(12):1285-90. [PubMed] [Google Scholar]

  1. Rabago D, Slattengren A, Zgierska A. Prolotherapy in primary care practice. Prim Care. 2010 Mar;37(1):65-80. [PubMed] [Google Scholar]
  2. Maynard J. Morphological and biomechanical effects of sodium morrhuate on tendons. Journal of Orthopaedic Research. 1985;3:236-248.  [PubMed] [Google Scholar]
  3. Hackett G. Joint stabilization: An experimental, histologic study with comments on the clinical application in ligament proliferation. American Journal of Surgery. 1955;89:968-973.
  4. Kim HJ, Kim SH, Yun DH. The effects of anti-inflammatory drugs on histologic findings of the experimental prolotherapy model. Journal of the Korean Academy of Rehabilitation Medicine. 2006;30:378-384.
  5. Liu Y. An in situ of the influence of a sclerosing solution in rabbit medial collateral ligaments and its junction strength. Connective Tissue Research. 1983;2:95-102. [PubMed] [Google Scholar]
  6. Jensen KT, Rabago DP, Best TM. Response of knee ligaments to prolotherapy in a rat injury model. American Journal of Sports Medicine. 2008;36:1347-1357. [PubMed] [Google Scholar]
  7. Klein R. Proliferant injections for low back pain: histologic changes of injected ligaments and objective measures of lumbar spine mobility before and after treatment. Journal of Neurology, Orthopedic Medicine and Surgery. 1989;10:141-144. [AAOM Citation]
  8. Harman R, et al. A retrospective review of 62 cases of suspensory ligament injury in sport horses treated with adipose-derived stem and regenerative cell therapy. Proceedings of the Veterinarian Orthopedic Society, 2006.
  9. Dahlgren LA. Use of adipose derived stem cells in tendon and ligament injuries. American College of Veterinarian Surgery Symposium on Equine Small Animal Proceedings. 2006;150-151.
  10. Hackett, G. Shearing injury to the sacroiliac joint. Journal of the International College of Surgeons. 1954;22:631-642.
  11. Lee JD, Lee DW, J CW. Effects of intraarticular prolotherapy on sacroiliac joint pain. Korean Journal of Pain. 2009;229-233.[PubMed Citation]
  12. Cusi M, Saunders J, Hungerford B. The use of prolotherapy in the sacroiliac joint. British Journal of Sports Medicine. 2010;44:100-104. [PubMed Citation]
  13. Hackett G. Back pain following trauma and disease-Prolotherapy. Military Medicine. 1961;July:517-525.
  14. Hackett, G. Low back pain. The British Journal of Physical Medicine. 1956;19:25-35.
  15. Hooper RA, Frizzell JB, Faris P. Case series on chronic whiplash related neck pain treated with intraarticular zygapophysial joint regeneration injection therapy. Pain Physician. 2007;10:313-318.[PubMed Citation]
  16. Centeno CJ, Elliott J, Elkins WL. Fluoroscopically guided cervical prolotherapy for instability with blinded pre and post radiographic reading. Pain Physician. 2005;8:67-72.[PubMed Citation]
  17. Jo D, Ryu K, Yang S. The effects of Prolotherapy on shoulder pain. Korean Journal of Anesthesiology. 2004;46:589-592.
  18. Hauser R, Hauser M, Holian P. Hackett-Hemwall Dextrose Prolotherapy for unresolved elbow pain. Practical Pain Management. 2009;October:14-26. [PPM Citation]
  19. Kim JM. The effect of prolotherapy for osteoarthritis of the knee. Journal of the Korean Academy of Rehabilitation Medicine. 2002;26:445-448.
  20. Reeves KD, Hassanein K. Randomized prospective double-blind placebo-controlled study of dextrose prolotherapy for knee osteoarthritis with or without ACL laxity. Alternative Therapies. 2000;6:68-79.
  21. Hakala RV. Prolotherapy in the Treatment of TMD. The Journal of Craniomandibular Practice. 2005;23:1-6.
  22. Schultz, L. A treatment of subluxation of the temporomandibular joint. Journal of the American Medical Association. September 25, 1937.
  23. Reeves KD, Topol GA, Fullerton BD. Evidence-based regenerative injection therapy (prolotherapy) in sports medicine. In Seidenberg PH, Beutler PI. (Eds). The Sports Medicine Resource Manual. Saunders (Elsevier); 2008:611-619.
  24. Rabago D, Mundt M, Zgierska A, Grettie J. Hypertonic dextrose injection (prolotherapy) for knee osteoarthritis: Long term outcomes. Complement Ther Med. 2015 Jun;23(3):388-95. doi: 10.1016/j.ctim.2015.04.003. Epub 2015 Apr 8.
  25. Hauser RA, Hauser MA. A Retrospective Study on Dextrose Prolotherapy for Unresolved Knee Pain at an Outpatient Charity Clinic in Rural Illinois Journal of Prolotherapy. 2009;1(1):11-21.
  26. Rabago D et al. Association between disease-specific quality of life and magnetic resonance imaging outcomes in a clinical trial of prolotherapy for knee osteoarthritis. Arch Phys Med Rehabil. 2013 Nov;94(11):2075-82. doi: 10.1016/j.apmr.2013.06.025. Epub 2013 Jul 10.
  27. Rabago D. et al.  Dextrose prolotherapy for knee osteoarthritis: a randomized controlled trial. Ann Fam Med. 2013 May-Jun;11(3):229-37. doi: 10.1370/afm.1504.
  28. Hauser RA. The Regeneration of Articular Cartilage with Prolotherapy. Journal of Prolotherapy. 2009;1:39-44.
  29. Topol GA, Podesta LA, Reeves KD, Giraldo MM, Johnson LL, Grasso R, Jamín A, Tom Clark DC, Rabago D. The Chondrogenic Effect of Intra-articular Hypertonic-dextrose (prolotherapy) in Severe Knee Osteoarthritis. PM R. 2016 Apr 4. pii: S1934-1482(16)30054-5. doi: 10.1016/j.pmrj.2016.03.008.
  30. Reeves KD, Hassanein KM. Long-term effects of dextrose prolotherapy for anterior cruciate ligament laxity. Altern Ther Health Med. 2003 May-Jun;9(3):58-62.
  31. Khoshbin A, Leroux T, Wasserstein D, Marks P, Theodoropoulos J, Ogilvie-Harris D, Gandhi R, Takhar K, Lum G, Chahal J. The efficacy of platelet-rich plasma in the treatment of symptomatic knee osteoarthritis: a systematic review with quantitative synthesis. Arthroscopy. 2013 Dec;29(12):2037-48. doi: 10.1016/j.arthro.2013.09.006.
  32. Stem Cell Therapy and Prolotherapy research Hauser RA, Orlofsky A. Regenerative injection therapy with whole bone marrow aspirate for degenerative joint disease: a case series. Clin Med Insights Arthritis Musculoskelet Disord. 2013 Sep 4;6:65-72. doi:11.4137/CMAMD.S10951. eCollection 2013.
  33. Hauser RA, Hauser MA Dextrose Prolotherapy for Unresolved Low Back Pain: A Retrospective Case Series Study Journal of Prolotherapy. 2009;3:145-155.
  34. Hauser RA, Hauser MA Dextrose Prolotherapy for Unresolved Low Back Pain: A Retrospective Case Series Study Journal of Prolotherapy. 2009;3:145-155.
  35. Steindler A, Luck JV. Differential diagnosis of pain low in the back  JAMA. 1938;110(2):106-113.
    35.Hauser R, Hauser M, A Retrospective Study on Hackett-Hemwall Dextrose Prolotherapy for Chronic Hip Pain at an Outpatient Charity Clinic in Rural Illinois. Journal of Prolotherapy. 2009;2:76-88.
  36. Rabago D, van Leuven L, Benes L, Fortney L, Slattengren A, Grettie J, Mundt M. Qualitative Assessment of Patients Receiving Prolotherapy for Knee Osteoarthritis in a Multimethod Study. J Altern Complement Med. 2016 Sep 7.
  37. Bertrand H, Reeves KD, Bennett CJ, Bicknell S, Cheng AL. Dextrose Prolotherapy Versus Control Injections in Painful Rotator Cuff Tendinopathy. Arch Phys Med Rehabil. 2016 Jan;97(1):17-25.

 

Lipogems

El tratamiento de la artrosis de rodilla con células madre demuestra ser eficaz

El Dr Mora ha publicado recientemente los resultados de un ensayo clínico con células madre en artrosis en la prestigiosa revista médica Journal of Translational Medicine 2016 14:246  
Puede descargar el Artículo completo en inglés en formato PDF

La artrosis es una enfermedad en la que existe un deterioro progresivo del cartílago de las articulaciones, lo que a nivel de la rodilla provoca inflamación de las estructuras que la rodean (membrana sinovial) y la reacción del hueso por debajo del cartílago (hueso subcondral).

La inyección intraarticular de células madre de médula ósea en dosis de 100 millones de unidades mejora los síntomas de la artrosis de rodilla. Así lo han revelado los resultados de un ensayo clínico fase I-II aleatorizado, diseñado y dirigido por el Dr. Gonzalo Mora y desarrollado por especialistas de la Clínica Universidad de Navarra y del Complejo Universitario de Salamanca. El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista científica «Journal of Translational Medicine».

Artículo Dr. Mora sobre Células Madre y Artrosis

Se incluyeron pacientes de entre 40 y 80 años, con un grado de artrosis en la rodilla de moderado a severo (grado II a grado IV) y se comparó el tratamiento intraarticular con células mesenquimales de médula ósea del propio paciente a dos dosis diferentes frente al tratamiento estándar sin células, simplemente con ácido hialurónico.

Los resultados del estudio probaron que el tratamiento con células mesenquimales con la dosis más elevada de células ofrecía, a los 12 meses, una mejora del dolor y menor limitación para las actividades diarias.

Ensayo clínico

En la artrosis se produce un desgaste progresivo del cartílago lo cual lleva a la aparición de dolor mecánico y rigidez, factores que influirán en la disminución gradual de la función articular. Se trata de una enfermedad muy frecuente, progresiva e incurable, y que se asocia en la mayor parte de los casos al envejecimiento. Su incidencia aumenta en proporción a la edad y al peso corporal, siendo la causa principal de prótesis total de cadera y rodilla que, a día de hoy, sigue siendo la última alternativa en los casos avanzados de artrosis.

Tal como se describe en el protocolo del ensayo clínico diseñado por el Dr. Gonzalo Mora, las células madre mesenquimales se obtienen mediante biopsia de la médula ósea del propio paciente. Tras un proceso de centrifugado, se consigue una reducida cantidad de células progenitoras que se cultivan y multiplican, y posteriormente son inyectadas en la rodilla.

v1El uso de las células madre en combinación con ácido hialurónico es un aspecto pionero y destacable de este ensayo clínico, así como la comparación entre las dos dosis diferentes de células administradas y la elevada dosis utilizada sin eventos adversos.

De acuerdo a los resultados obtenidos, «los pacientes con ácido hialurónico volvían pronto, con el paso de los meses, a la situación previa de dolor, mientras que el grupo con cien millones de células se encontraba mejor a medida que pasaban los meses, de forma que al final del seguimiento (al año de la administración del tratamiento) mostraban las mayores diferencias respecto a los otros dos grupos».

INFOGRAFICO - VIVIENDO CON ARTROSIS - www.itramed.com

FOLLETOS DE TECNICAS RELACIONADAS

Algunos Vídeos relacionados

Factores de Crecimiento. Plasma Rico en Plaquetas. Qué son y cómo se obtienen

Regeneración de tejidos con Células Madre Mesenquimalales

Plasma Rico en Plaquetas. Factores de crecimiento. Tipos y formas de obtención