TERAPIA ORTHOKINE

Tiene una doble misión: disminuir la inflamación y regenerar el tejido lesionado. Lo primero se consigue a través de la Interleuquina r1a y lo segundo a través los factores de crecimiento, todo ello producido por las células de tu propia sangre.

La alternativa a la cirugía ortopédica

Lesiones tratadas con Orthokine

  • Artrosis (rodilla, hombro, tobillo, cadera, hombro)
  • Lesiones tendinosas (epicondilitis y epitrocleitis, aquiles, trocanteritis, manguito rotador del hombro, tendinitis del corredor, fascia plantar)
  • Lesiones meniscales de la rodilla
  • Roturas fibrilares o musculares
  • Lesiones musculares agudas o crónicas

Procedimiento de Orthokine

El procedimiento tiene 5 fases:

  • Se realiza una extracción de sangre periférica.
  • Se mantiene la sangre en el Kit Orthokine durante 5 horas a 37 grados en contacto con unas bolitas de cristal médico para que tu sangre produzca las proteínas antiiflamatorias y regenerativas.
  • Se centrifuga la muestra el laboratorio y selecciona todo el plasma que es más rica en citoquinas y factores de crecimiento.
  • El plasma se estimula mediante congelación a -18º.
  • El día de la terapia se descongela y se inyecta en la zona de la lesión con anestesia local y filtro que evita que pases cualquier material que no sean las proteínas seleccionadas.

Dado que el tratamiento se prepara a partir de su propia sangre, el tratamiento conlleva un riesgo bajo.

El número de inyecciones necesarias depende de la lesión, habitualmente son 2-3 sesiones las indicadas. 

La ciencia que hay detrás del tratamiento de Orthokine

La terapía estimula y favorece los procesos de regeneración espontánea de su cuerpo mediante el uso de las células de tu propia sangre. Si se pone tu sangre en contacto con unas bolitas de cristal médico a 37 º se comienza a fabricar y secretar al suero una serie de proteínas antinflamatorias conocidas como citoquinas y factores regenerativos. A las 5 horas la cantidad de estas proteínas es óptima por lo que se detiene el procedimiento para proceder a obtener el plasma y congelarlo.

La interleuquina r1a se eleva en este plasma muy por encima sobre su valor normal. Esta interleuquina tiene la capacidad de bloquear los receptores de la nociva interleuquina 1ª que provoca la inflamación y destrucción de nuestros tejidos. De esta forma una vez inyectada detiene la inflamación y con ello el dolor que esta produce.

Por otro lado, este plasma contiene también numerosos factores de crecimiento y otras citoquinas que favorecen la reparación y regeneración de nuestros tejidos. Es de ahí, que esta terapia tenga un doble efecto: antiinflamatoria y regenerativa.

Este tratamiento está ampliamente investigado y respaldado en artículos clínicos. Consulte nuestra sección de bibliografía científica de Orthokine.

Preguntas frecuentes

 

¿Cuántas sesiones son recomendables?

Inicialmente se proponen entre 1-3 sesiones, separadas de mínimo 3 semanas entre sesiones.

¿Cómo se organiza el procedimiento?

Se acude un día para realizar la extracción de la muestra de sangre. En este día se extrae las muestras necesarias para realizar todos los procedimientos planteados, se procesan en laboratorio y se congelan para su aplicación posterior.

Al día siguiente se comienza el procedimiento de aplicación del suero de citoquinas con anestesia local.

¿Qué preparación necesito?

Es importante cuidar la alimentación siempre, pero en los días anteriores resulta de vital importancia. Evitar alimentos grasos, azúcares simples, comidas procesadas, bebidas carbonatadas y alcohol. Además, 6 horas antes del procedimiento debemos tomar abundante agua, infusiones y alguna pieza de fruta.

¿Qué indicaciones al alta necesitaré?

El día del procedimiento es recomendable vida tranquila evitando realizar actividad vigorosa con la zona tratada. A partir del día siguiente podrá volver de forma progresiva a su vida normal. Será necesario tomar durante todo el tiempo que dura el tratamiento analgésico para el control del dolor y la inflamación habituales.