CÉLULAS MESENQUIMALES DE LA MÉDULA ÓSEA

Las células de la médula ósea mejoran las condiciones vasculares locales favoreciendo un efecto regenerador y antiiflamatorio, reduciendo el dolor. De forma habitual se asocia a otras terapias regenerativas como el plasma rico en plaquetas.

La alternativa a la cirugía ortopédica

Lesiones tratadas con células mesenquimales de la médula ósea

  • Artrosis avanzada (rodilla, hombro, tobillo, cadera, hombro)
  • Roturas parciales tendinosas (epicondilitis y epitrocleitis, aquiles, trocanteritis, manguito rotador del hombro)
  • Lesiones óseas (edema óseo, quiste óseo, fractura)

Procedimiento de células mesenquimales de la médula ósea

El procedimiento se realiza mediante:

  • Una pequeña aspiración de médula ósea de la zona de la cresta ilíaca posterior con anestesia local.
  • Un preparación y activación celular en laboratorio
  • Una inyección en la zona de la lesión con anestesia local.

Dado que el tratamiento se prepara a partir de su propio tejido, el tratamiento conlleva un riesgo bajo.

Se realiza de forma ambulatoria sin necesidad de cirugía ni ingreso.

 

    La ciencia que hay detrás del tratamiento de células mesenquimales de la médula ósea

    Las células de la médula ósea actúan inicialmente como precursor de la vascularización local y como agente reparador de tejido musculo-esquelético. Además, las células que contiene este tejido favorecen un ambiente celular antiinflamatorio.

    Este tratamiento está ampliamente investigado y respaldado en artículos clínicos. Consulte nuestra sección de bibliografía científica de células de la médula ósea.

    Preguntas frecuentes

     

    ¿Cuántas sesiones son recomendables?

    Generalmente el procedimiento de células mesenquimales de la médula ósea se realiza en una sola sesión y con anestesia sedación consciente para mayor comodidad del paciente.

    ¿Cómo se organiza el procedimiento?

    En el mismo día se realiza la extracción de médula ósea de la zona de la cresta ilíaca posterior con anestesia sedación consciente. Las células de la médula ósea se activan y estimulan con un proceso específico en laboratorio y se aplican en la zona de la lesión. La duración del procedimiento comprende entre 1 hora y media y 2 horas.

    ¿Qué preparación necesito?

    Es necesario acudir en ayunas completas (ni líquidos ni sólidos) 6 horas antes del procedimiento. Debe consultar si puede tomar su medicación habitual previo al tratamiento.

    ¿Qué indicaciones al alta necesitaré?

    Los 2-3 días tras el procedimiento es recomendable vida tranquila evitando realizar actividad vigorosa con la zona tratada. Será necesario tomar durante todo el tiempo que dura el tratamiento analgésico para el control del dolor y la inflamación habituales. Es importante que sepa que tras el procedimiento no podrá conducir, por tanto, es recomendable acudir acompañado.