PROLOTERAPIA

La proloterapia favorece la recuperación y regeneración del tejido (conectivo) de ligamentos y tendones deteriorados por el paso del tiempo o una lesión.

La alternativa a la cirugía ortopédica

Lesiones tratadas con Proloterapia

  • Dolor crónico articular
  • Lesiones ligamentosas
    • Lesiones parciales del ligamento cruzado anterior y otros en la rodilla
    • Esguince de tobillo
    • Inestabilidad en muñeca
  • Artrosis
  • Dolor lumbar crónico degenerativo

Procedimiento de Proloterapia

La proloterapia consiste en tratar mediante inyecciones de dextrosa hipertónica los tejidos dañados y laxos. La dextrosa provoca una inflamación localizada inicial que pone en marcha el proceso de retensado de los ligamentos.

La única contraindicación ser alérgico al maíz. El tratamiento conlleva un riesgo bajo de complicaciones locales.

El número de inyecciones necesarias depende de la lesión, habitualmente en una frecuencia de una sesión cada 3 semanas.

 

    La ciencia que hay detrás del tratamiento de Proloterapia

    La Proloterapia se considera una terapia regenerativa ya que pone en marcha una remodelación de los tejidos mediante una estimulación inicial con inyecciones de dextrosa.  

    La Proloterapia se lleva practicando en Estados Unidos desde la década de 1930, y está respaldada por una gran evidencia científica. Ha sido respaldada por numerosas sociedades médicas y expertos en salud Americanas, aunque en Europa se comenzó a aplicar desde hace 8 años.

    Consulte nuestra sección de bibliografía científica de Proloterapia.

    Preguntas frecuentes

     

    ¿Cuántas sesiones son recomendables?

    Inicialmente son 3 las sesiones que se proponen separadas de mínimo 3 semanas cada una. En ocasiones, pueden ser necesarias más sesiones dependiendo de la evolución de cada paciente.

    ¿Cómo se organiza el procedimiento?

    El procedimiento se realiza con anestesia local y su duración es de unos 20 minutos aproximadamente.

    ¿Qué preparación necesito?

    No precisa de ninguna preparación específica, salvo aplicar una crema anestésica que se le indicará en consulta.

    ¿Qué indicaciones al alta necesitaré?

    El día del procedimiento es recomendable vida tranquila evitando realizar actividad vigorosa con la zona tratada. A partir del día siguiente podrá volver de forma progresiva a su vida normal. Será necesario tomar durante todo el tiempo que dura el tratamiento analgésico para el control del dolor y la inflamación habituales.