Investigación sobre el efecto nocivo de las infiltraciones de corticoides sobre las articulaciones

En este artículo, mostraremos una nueva investigación sobre los corticoides que incluyen hallazgos preocupantes que muestran que:

  • El corticosteroide Triamcinolona acetonida aumenta la destrucción del cartílago de la rodilla.
  • Las inyecciones de cortisona aumentan el riesgo de cirugía articular.
  • Las inyecciones de cortisona aumentan la necesidad de cirugía secundaria y posiblemente un mayor riesgo de infecciones postquirúrgicas en la articulación.
  • Los corticosteroides pueden alterar el ambiente de curación de la articulación al afectar el daño de las células mesenquimales donde se encuentran las Células Madre en el cartílago.
  • Le gustaría informarse sobre alternativas a los corticoides? En ITRAMED podemos ayudarle.

Los peligros de las inyecciones de corticoides se conocen desde hace mucho tiempo.

Imagen 1. La utilización de corticoides inyectables no es la mejor solución a problemas articulares

El entusiasmo de los profesionales de la salud y de los propios pacientes para obtener un alivio instantáneo, ha llevado a aceptar los peligros y complicaciones del tratamiento con corticoides permitiendo mayormente solo un alivio temporal antes de las opciones de continuar con AINES y/o analgésicos o la cirugía de reemplazo articular.

Un artículo publicado por el Dr R. Hauser en 2009 en el Journal of Prolotherapy: dice “Mi opinión es que no hay duda de que el aumento de la artrosis, así como el número de reemplazos de cadera y rodilla, es un resultado directo de las inyecciones de corticosteroides en estas articulaciones” (1)

Los resultados de esta investigación arrojaron las siguientes conclusiones:

  • Una disminución de la síntesis de proteínas y la matriz sinovial (el lecho de nutrientes y de curación en el que crecen las células)
  • Mutación de la forma celular en el cartílago
  • Inhibición del crecimiento del nuevo cartílago
  • Riesgo del aumento de la destrucción del cartílago
  • Deterioro de la superficie del cartílago incluyendo edema, ulceración, erosiones, etc.

Los corticosteroides dañaron el cartílago de la rodilla y no proporcionaron un alivio significativo del dolor después de dos años.

En 2017, médicos del Centro Médico Tufts en Boston, se preguntaron:

«¿Cuáles son los efectos de la inyección intraarticular de 40 mg de triamcinolona acetonida cada 3 meses, sobre la progresión de la pérdida de cartílago y el dolor de rodilla en pacientes con artrosis?»

Escribiendo en el Diario de la Asociación Médica Americana (JAMA) publicaron su respuesta:

“Entre los pacientes con artrosis sintomática de rodilla y tratamiento durante 2 años con Triamcinolona intraarticular, en comparación con Solución Salina intraarticular, resultó en una pérdida de volumen de cartílago significativamente mayor y no hubo una diferencia significativa en el dolor de rodilla. Estos hallazgos no apoyaron este tratamiento con Triamcinolona para pacientes con artrosis de rodilla.” (2)

La cortisona puede funcionar a corto plazo pero empeorar el problema a largo plazo.

Las inyecciones de cortisona han demostrado ser efectivas para disminuir la inflamación y el dolor de las lesiones de los ligamentos hasta 8 semanas. Sin embargo, estas mismas propiedades conducen a la destrucción del cartílago como se mencionó anteriormente. El cuerpo se regenera a través de la inflamación, y la cortisona inhibe la inflamación y la cicatrización, interrumpiendo así, las tres fases características de la regeneración: fase inflamatoria, fase proliferativa y fase de remodelación.

La primera fase, la fase de reparación inflamatoria, prepara el escenario para dar paso a las otras fases,  viéndose afectada de manera crítica por las opciones de tratamiento con corticoides.

Este tipo de inyecciones pueden bloquear o no estimular el proceso de curación. En otras palabras, la cortisona puede empeorar la lesión o problema. La cortisona altera y daña a las células mesenquimales entre ellas, las Células Madre.

Los corticoides, al igual que otros antiinflamatorios, y el protocolo RICE (reposo, hielo, compresión y elevación), que recientemente fue rescindido por su autor debido a su efecto perjudicial en la reparación y curación de los diferentes tejidos, se consideran «no curativos» y su uso a largo plazo empeoraría la situación del paciente.

La cortisona altera y daña a las células madre.

Cuadro 1. Cortisona vs Proloterapia

Una investigación reciente de la Clínica Mayo dice que los corticoides pueden inhibir la capacidad y función de las células madre nativas en el cartílago. (Las células madre mesenquimales (MSC) son los componentes básicos del cartílago y del tejido musculoesquelético).

Los corticoides afectan la capacidad regenerativa innata del cartílago a cambio del alivio del dolor temporal. (3)

Entonces, parece desconcertante que estos medicamentos continúen siendo inyectados rutinariamente en las articulaciones de las personas «terapéuticamente» para el dolor. Si bien las inyecciones de analgésicos y corticosteroides tienen el potencial de aliviar temporalmente el dolor al eliminar los mecanismos inflamatorios del cuerpo, estos medicamentos son tóxicos para las células del cartílago. Los resultados de los estudios de cartílago bovino de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh revelaron lo siguiente:
«Una correlación directa entre el aumento de la concentración de esteroides y el aumento de la apoptosis (muerte celular) de los condrocitos (células del cartílago), así como el aumento de la toxicidad en los condrocitos (degeneración del cartílago) con el aumento del tiempo de exposición a la metilprednisolona (otro tipo de cortisona). La adición de lidocaína a la metilprednisolona aumentó significativamente la tasa de muerte celular de los condrocito». (4)

Imagen 3. Efectos secundarios y toxicidad tisular de corticoides

Riesgos de inyección de corticoides, efectos secundarios y toxicidad tisular

A pesar de las investigaciones, en la primera consulta a diferentes especialistas por dolor articular, estos suelen recomendar tratamiento con corticoides. Poco después de que los médicos empezaron a inyectar cortisona y otros esteroides en las articulaciones de las rodillas en la década de 1950, los investigadores comenzaron a observar problemas graves de degeneración articular y, por lo tanto, desalentaron el uso de inyecciones de cortisona.

Hoy en día, a pesar de los peligros, el uso de cortisona sigue siendo un tratamiento generalizado.

Esto es lo que hace la cortisona:

  • La cortisona tiene un efecto dañino en la cicatrización de los tejidos blandos al inhibir el flujo de sangre al área lesionada, suprimir la formación de nuevos vasos sanguíneos, suprimir el crecimiento de células inmunitarias como leucocitos y macrófagos, inhibiendo la síntesis de proteínas, la proliferación de fibroblastos y en última instancia la formación de colágeno.
  • La cortisona inhibe la liberación de la hormona del crecimiento, lo que disminuye aún más la reparación de los tejidos blandos y los huesos.
  • La cortisona debilita el colágeno y por lo tanto, los tejidos blandos como los ligamentos y los tendones.

Esto es lo que dice la investigación al respecto:

  • Investigación 2013: la cortisona funciona bien para algunos, pero no para otros y nadie parece poder identificar por qué. De la revista Seminars in Arthritis & Rheumatism: “Investigaciones anteriores no han identificado factores predictivos confiables de respuesta a las inyecciones de corticosteroides intraarticulares, una intervención ampliamente practicada en artrosis de rodilla y cadera. Se requieren estudios adicionales para responder a esta pregunta” (5)
  • The Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons (2009) Los estudios concluyeron en que los corticosteroides reducen el dolor de rodilla durante al menos 1 semana y que la inyección intraarticular de corticosteroides es un tratamiento que a corto plazo lleva a un problema crónico. (6)
  • De la revista International Journal of Clinical Rheumatology, un artículo titulado: «Direcciones futuras para el tratamiento del dolor en la artrosis». (2014) Los peligros de la inyección de cortisona incluyen la destrucción de cartílago y articulaciones, especialmente en aquellos con artrosis en la articulación. “La terapia con corticosteroides, así como los AINE, pueden conducir a la destrucción del cartílago lo que sugiere que un efecto positivo sobre el dolor articular también puede estar asociado con la destrucción acelerada de la articulación, que es un factor extremadamente importante en una afección crónica a largo plazo como la artrosis” (7)
  • En marzo de 2017, investigadores italianos publicaron en la revista médica Expert Opinion in Drug Safety notaron:
  • “Las inyecciones locales de glucocorticoides han mostrado resultados positivos en algunas tendinopatías pero no en otras. Además, se ha reportado un empeoramiento de los síntomas e incluso rupturas espontáneas de los tendones” (8).
    Fue una confirmación de un estudio que apareció hace 40 años en 1977 donde investigadores del Centro Médico de la Universidad de Stanford y del Centro Médico Kaiser-Permanente, sugirieron que las inyecciones de cortisona pueden conducir a dolorosas rupturas de tendones y ligamentos, comprometiendo la fuerza de tendones y ligamentos. Un hallazgo aterrador considerando que muchos atletas regresan al juego o al deporte poco después de una inyección. (9)
  • La evidencia de la efectividad de la inyección intraarticular de esteroides epidurales para el tratamiento de la disfunción de la articulación sacroilíaca es deficiente (10)

Referencias de este artículo

(1) The Deterioration of Articular Cartilage in Osteoarthritis by Corticosteroid InjectionsBy Ross A. Hauser, MD

(2) May 16, 2017. Effect of Intra-articular Triamcinolone vs Saline on Knee Cartilage Volume and Pain in Patients With Knee OsteoarthritisA Randomized Clinical Trial. Timothy E. McAlindon, DM, MPH1; Michael P. LaValley, PhD2; William F. Harvey, MD1; et al

(3) Clin Orthop Relat Res. 2015 Mar;473(3):1155-64. doi: 10.1007/s11999-014-3925-y. Epub 2014 Sep 4.Differential cytotoxicity of corticosteroids on human mesenchymal stem cells. Wyles CC1Houdek MTWyles SPWagner ERBehfar ASierra RJ.

(4) Arthroscopy. 2009 Apr;25(4):337-47. doi: 10.1016/j.arthro.2009.01.003. Epub 2009 Feb 13.Lidocaine potentiates the chondrotoxicity of methylprednisolone. Seshadri V1Coyle CHChu CR.

(5) Semin Arthritis Rheum. 2013 Apr;42(5):451-73. doi: 10.1016/j.semarthrit.2012.08.005. Epub 2013 Jan 29.Intra-articular corticosteroid injection in osteoarthritis of the knee and hip: factors predicting pain relief–a systematic review. Hirsch G1Kitas GKlocke R.

(6) J Am Acad Orthop Surg. 2009 Oct;17(10):638-46. The efficacy and duration of intra-articular corticosteroid injection for knee osteoarthritis: a systematic review of level I studies. Hepper CT1Halvorson JJDuncan STGregory AJDunn WRSpindler KP.

(7) Int J Clin Rheumtol. Author manuscript; available in PMC 2014 Jul 9. Published in final edited form as:Int J Clin Rheumtol. 2014 Apr; 9(2): 197–276. Future directions for the management of pain in osteoarthritis. Nidhi Sofat*,1 and Anasuya Kuttapitiya

(8) Expert Opin Drug Saf. 2017 Mar;16(3):341-349. doi: 10.1080/14740338.2017.1276561. Epub 2016 Dec 28. Clinical benefits and drawbacks of local corticosteroids injections in tendinopathies.Abate M1Salini V1Schiavone C1Andia I2

(9) Tendon Ruptures Associated With Corticosteroid Therapy Alan A. Halpern, MD, Bruce G. Horowitz, MD, and Donald A. Nagel, MD

(10) Pain Physician. 2012 May-Jun;15(3):E247-78. A systematic evaluation of the therapeutic effectiveness of sacroiliac joint interventions. Hansen H1Manchikanti LSimopoulos TTChristo PJGupta SSmith HSHameed HCohen SP.

(11) BMC Vet Res. 2015; 11: 298. Published online 2015 Dec 4. doi: 10.1186/s12917-015-0611-6 PMCID: PMC4669618PMID: 26637428. Effects of corticosteroids and their combinations with hyaluronanon on the biochemical properties of porcine cartilage explantsPuntita SiengdeeTiwaporn RadeeromSimilan KuanoonThippaporn EuppayoWaranee Pradit,Siriwadee ChomdejSiriwan Ongchai, and Korakot Nganvongpanit