¿Hay estudios clínicos que avalen la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine?

Hay publicados más de 50 estudios clínicos, alguno de ellos de nivel de evidencia científica I (doble ciego, randomizado, controlado por placebo, con más de 100 pacientes en cada grupo), que avalan la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine, tanto en humanos como en animales. Desde 2.003 más de 100.000 pacientes han sido tratados en Europa, así como 10.000 caballos a nivel mundial sin que se haya producido ningún efecto secundario grave.

 

¿Cuántas inyecciones se aplican en un tratamiento Orthokine?

En articulaciones se suelen aplicar de 4 a 6 inyecciones, mientras que en lesiones de tendón, hernias o inflamación de raíz nerviosa en espalda suelen ser 3 inyecciones. Hay una única extracción de sangre, a partir de la cual se preparan las inyecciones del Suero Autólogo Condicionado, que se aplican a razón de una por semana.

 

¿Cuánto duran los efectos de la terapia Orthokine?

Como en otras terapias autólogas, la eficacia y duración depende mucho de cada paciente. Para la gran mayoría de pacientes, la máxima reducción de dolor se produce a los 6 meses y esa reducción de dolor se mantiene durante bastante tiempo. Existen varios estudios de nivel de evidencia científica I que demuestran que la gran mayoría de pacientes mantiene su mejoría a los dos años, sin necesidad de ninguna inyección de mantenimiento. Sin embargo, también hay un porcentaje de pacientes en los que la reducción de dolor es muy pequeña. En este sentido es importante la selección del paciente. Aquellos pacientes con una sintomatología elevada acompañada de una importante inflamación son los más adecuados para esta terapia. La realización de ejercicio moderado que ayude a mantener el tono muscular y la ingesta de condroprotectores como el condroitin sulfato ayudan a que la reducción el dolor se extienda en el tiempo.

¿Funciona en grados avanzados de artrosis?

Evidentemente cuanto menos avanzada esté la enfermedad, mejores serán los resultados. Sin embargo, Orthokine obtiene también buenos resultados de reducción de dolor en pacientes con artrosis avanzada, grados III y IV, mientras que otras terapias desaconsejan tratar a estos pacientes por lo incierto de sus resultados. La evidencia clínica demuestra que Orthokine puede retrasar varios años el implante de una prótesis en casos avanzados de artrosis, mejorando notablemente la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué hay que considerar durante la terapia Orthokine?

Si el paciente está incurso en un proceso infeccioso no se le debe extraer sangre, y se deberá esperar a que su condición sea sana. En el día de la inyección se recomienda que evite nadar, la sauna o realizar trabajo extenuante. El día después de la inyección no hay ningún tipo de restricción. Podrá seguir con su vida normal durante la terapia Orthokine.

¿Es buena idea combinar distintos tipos de tratamiento simultáneamente?

Es posible y recomendable combinar la terapia Orthokine con otras formas de terapia.

Combinar distintas formas de terapia de osteoartritis, tales como medicación, nutrición, pérdida de peso, acupuntura y terapia física es altamente recomendable.

¿Cuándo debería sentir el paciente los efectos de la terapia Orthokine?

La mayor parte de los pacientes notan mejoría después de un periodo de 6 semanas después de completar el tratamiento. Algunos pacientes notan la mejoría durante la terapia, a partir de la primera o segunda inyección.

¿Es posible repetir la terapia Orthokine?

No hay ningún tipo de problema relacionado con un nuevo curso de terapia Orthokine. De hecho Orthokine ha demostrado su eficacia no sólo como terapia reductora de la inflamación y el dolor, sino también como terapia preventiva, ya que tiene un efecto protector del cartílago

Es posible someterse a un nuevo curso de terapia con Orthokine después de un periodo de 6 meses.

Fascitis PLantar

En esta 2ª parte vamos a ver también los Ejercicio para prevenir y mejorar la Fascitis Plantar

La fascitis plantar es un proceso inflamatorio agudo desencadenado a veces por cambio de calzado o por aumento de carga en carrera, salto o caminata. El tratamiento consiste en  analgésicos y antiinflamatorios, a las que podemos asociar medidas fisioterapeúticas antiinflamatorias y de estiramiento.

Para tratar la fascitis plantar debemos primero determinar si es un dolor de nueva aparición y de poco tiempo de evolución, lo cual estaremos hablando de una fascitis aguda; o si es un dolor antiguo reaparecido y con varios meses de evolución, tratándose de una fasciosis plantar.

En la fasciosis plantar nos encontramos en una situación en el que existe un cambio en la estructura de la fascia plantar, unas microrroturas que apreciamos con control ecográfico, y que requieren tratamientos más específicos para estimular y favorecer una cicatrización de la zona. El tratamiento que utilizamos en primera instancia es la electrólisis percutánea intratisular (EPI),  que consiste en la realización de microquemaduras en la zona de fasciosis para provocar una reacción inflamatoria y estimular así la cicatrización. Se puede combinar dicha técnica con estudios de la pisada y plantillas, y ejercicios de estiramiento y tonificación. En situaciones más complejas necesitamos aumentar el estimulo para la cicatrización mediante una tenotomía percutánea de la inserción de la fascia plantar y aplicación de infiltraciones de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) y factores de crecimiento.

Ejercicios de estiramiento y tonificación

Pie5

Ejercicio isométrico del pie

Nos colocamos en un escalón y nos apoyamos en el borde, quedando el talón en el aire, y aguantamos en esa posición durante 40 segundos. Realizar unas 5 series.

Ejercicio de tonificación de la musculatura anterior

Con una banda elástica rodeando el dorso del pie, realizamos flexo-extensiones de tobillo ( tonificando el tibial anterior) y eversiones e inversiones (tonificando la musculatura peronea y tibial posterior)

ejercicios-tobillo

Descarga de la fascia plantar

Nos ayudamos de un rodillo o una pelota dura y lo pisamos cargando parcialmente el peso sobre ella. Realizamos el recorrido de la fascia plantar para relajarla poco a poco.

fascitis-plantar-bote-3-dibujos

Tonificación de la fascia plantar

Con un paño o toalla colocada en el suelo bajo el pie intentaremos agarraba con los dedos trabajando así la fascia plantar. También puede hacerse con arena.

Estiramiento de la cadena posterior

Nos colocamos en una superficie inclinada y, sin levantar los talones y manteniendo las piernas con un mínimo de flexión, realizamos una flexión de tronco, con la espalda recta y la pelvis en anteversión, hasta notar tensión en la zona posterior de la pierna. Debemos aguantar en esta postura unos 60 minutos, en varias sesiones.

peso-talon-step

Iniciamos con este artículo, una serie de 2 respecto a la Fascitis Plantar

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar se caracteriza por un dolor intenso e inflamación que se origina en la planta del pie a la altura talón. El dolor es punzante a la carga de peso y está provocado por la inflamación y a veces micro-roturas de la inserción de la fascia plantar en el calcáneo.

Es una patología muy frecuente entre los deportistas y suele producirse sobre todo en corredores de fondo, futbolistas, jugadores de baloncesto… deportes donde el impacto es repetido e intenso.

fascitis-600x315

¿CÓMO SE SI PADEZCO FASCITIS PLANTAR?

Si sufro dolor intenso, a veces puntiagudo, al cargar el peso por completo sobre todo cuando nos levantamos de la cama. A veces el dolor es difuso por toda la planta del pie y nos produce cojera al iniciar la marcha.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS PRINCIPALES DE LA FASCITIS PLANTAR?

Las causas principales de la aparición de fascitis plantar son principalmente:

  • el cambio de calzado
  • un sobresfuerzo de salto o impacto
  • morfología del pie cavo.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA PREVENIR Y MEJORAR LA FASCITIS PLANTAR?

Como primera medida a tomar si sufrimos fascitis plantar es el reposo, es decir disminuir la carga deportiva (correr, saltar…) durante varios días. Podremos asociar estiramientos de la fascia plantar y aplicación de hielo local.

Si persiste la molestia, podremos acudir a un especialista para valorar la patología. Las medidas a seguir son antiinflamatorios o corticoides orales, infiltración corticoidea en la inserción de la fascia plantar, fisioterapia o técnicas más avanzadas como la electrolisis percutánea intratendinosa (EPI). Además, podremos realizar un estudio del pie para ver las posibles causas fisiológicas y poder ajustar la pisada con plantillas de descarga.

La forma de prevenir la fascitis plantar es realizando ejercicios y estiramientos de la fascia plantar, añadiendo el uso de un calzado adecuado para la práctica de actividad deportiva habitual que amortigüe la pisada.

 

La forma de prevenir la fascitis plantar es realizando ejercicios y estiramientos de la fascia plantar, añadiendo el uso de un calzado adecuado para la práctica de actividad deportiva habitual que amortigüe la pisada.

En el la 2º Parte del artículo indicaremos en más profundidad ejercicios para prevenir y mejorar la fascitis plantar.