TRAS LA INTERVENCIÓN, ¿NECESITO MULETAS?

Dependiendo de la lesión tratada se puede permitir o no el apoyo de la extremidad y a su vez este apoyo puede ser completo o parcial. En general en la cirugía artroscópica de rodilla lo más habitual es caminar apoyando el peso con ayuda de muletas, al menos durante los primeros días. No obstante las instrucciones más específicas y concretas las debe dar el equipo quirúrgico que haya realizado la intervención en concreto.

 

¿QUÉ VOY A SENTIR TRAS UNA CIRUGÍA ARTROSCÓPICA?

Generalmente el paciente puede presentar:

  • Molestias o dolor, que puede ser controlado con medicación analgésica oral pautada por el especialista.
  • Inflamación, que se controla mediante vendajes compresivos y en algunas ocasiones con antiinflamatorios pautados.
  • Limitación de la movilidad, el paciente debe seguir las pautas indicadas por el especialista para conseguir el movimiento completo de forma progresiva.

CONSEJOS PARA LA PRIMERA NOCHE TRAS LA INTERVENCIÓN

Dado que es algo a lo que el paciente no se enfrenta todos los días, lo más importante es seguir las instrucciones dadas por el profesional que ha realizado la intervención.

Puede ser necesario tomar la medicación pautada para controlar el dolor y la inflamación. En ocasiones es necesario (si el médico lo indica) utilizar heparina para evitar problemas con las venas de las piernas. Es importante que la primera comida que se realice tras la intervención sea de fácil digestión, una dieta blanda con tortilla francesa, queso fresco, puré o caldos sería la mejor opción. El cuerpo necesita descansar para poder recuperarse.

Instrucciones de cómo colocar la heparina

 

DEBO ACUDIR A URGENCIAS SI…

Principalmente ante un sangrado abundante, un dolor que no controle con la medicación pautada, o una inflamación importante que le impida realizar los movimientos indicados por su médico.

 

ES NECESARIO REALIZAR REHABILITACIÓN

La mayoría de las lesiones necesitarán algún tipo de rehabilitación pero depende del tipo y el alcance de las lesiones. Lo más habitual es caminar inicialmente con ayuda de muletas, y empezar pronto a realizar ejercicios para potenciar la musculatura de la pierna. Cada vez es menor el número de intervenciones que precisan inmovilizar la rodilla y generalmente se puede empezar pronto a realizar ejercicios tipo bicicleta o natación, y en caso de mucha pérdida de musculatura, inflamación o limitación de la movilidad se refuerza lo anterior con rehabilitación asistida y orientada a ganar fuerza, musculatura y movilidad. El inicio de la rehabilitación queda supeditado al tipo de lesión que se haya tratado en la intervención quirúrgica.

 

¿CUÁNTO SUELE DURAR LA RECUPERACIÓN? ¿ES DOLOROSA?

Nuevamente, depende del tipo y alcance de la lesión. Los tejidos de forma natural cicatrizan en 6-8 semanas tras la cirugía, este suele ser el tiempo mínimo para la recuperación de las lesiones.

Las artroscopias de rodilla no suelen ser muy dolorosas pero el dolor postoperatorio depende de las lesiones tratadas. Cuanto más extensa o más grave sea la lesión más trabajo requerirá para su reparación durante la cirugía y de la misma forma es más probable que provoque más molestias que en una lesión simple. No obstante, de forma habitual este dolor se controla muy bien con los analgésicos habituales.

Los pautados por el especialista al alta que generalmente suelen ser analgésicos tipo paracetamol, metamizol o tramadol. También pueden utilizarse antinflamatorios (AINES) pero si es posible es mejor no utilizarlos ya que alteran los procesos naturales de curación de los tejidos. En cualquier caso no se debe tomar ningún medicamento que no haya sido indicado por su médico.

La aspirina tras un proceso quirúrgico como una artroscopia de rodilla está contraindicada por el riesgo de sangrado. Los antiinflamatorios, en algunas ocasiones, pueden estar contraindicados porque producen retraso de la cicatrización de los tejidos. Aunque se sigan utilizando de manera muy habitual cada vez existen más evidencias de que los antinflamatorios alteran negativamente los procesos de curación.

 

CONSEJOS PARA LA RECUPERACIÓN

¿Es mejor estar tumbado, sentado, con la pierna en alto… o moverse?

La medicina convencional tiende a inmovilizar, reducir el movimiento y mantener las articulaciones en reposo durante la recuperación. Pero se ha comprobado que todo ello favorece el riesgo de rigidez postquirúrgica y aumenta la atrofia de los músculos y hoy en día lo que se recomienda es realizar movimientos progresivos, con poca carga de peso, con el objetivo de activar la musculatura y mejorar el riego sanguíneo de las articulaciones y de la misma forma pueden estar indicados todos aquellos movimientos que no impliquen un riesgo para la cirugía realizada.

¿No hay problema para ducharse o bañarse?

Mientras mantenga los puntos o grapas en la piel es recomendable siempre evitar mojar las heridas. En ocasiones se utilizan unos apósitos tipo film, que permiten que puedas ducharte. Bañarse no es recomendable y sumergirse en una piscina tampoco, hasta que estén curadas las heridas, lo cual puede requerir unas 2 semanas.

¿Cuándo se puede apoyar la pierna en el suelo?

En la mayoría de los casos el apoyo puede realizarse desde el mismo día de la intervención, con ayuda de muletas y cargando el peso de forma progresiva según las indicaciones dadas por del especialista. No obstante, en algunos casos de cirugía del cartílago hace falta evitar el apoyo durante varias semanas se pueda mover la rodilla.

¿Cuándo se puede conducir?

De forma habitual tras una artroscopia de rodilla en 1-2 semanas se puede conducir pero en caso de lesiones de cartílago o ligamentos se retrasa a unas 4-6 semanas.

¿Cuándo se puede coger peso?

Teóricamente no se debería cargar todo el peso hasta que las lesiones tratadas no hayan cicatrizado y como hemos comentado anteriormente el periodo mínimo de cicatrización de los tejidos es de 6-8 semanas. No obstante en muchas lesiones de poca relevancia para la rodilla estos plazos se aceleran mucho.

¿Qué tipo de ejercicios se pueden hacer en casa?

Se recomienda movilidad articular activa, bicicleta estática (al principio) o elíptica y ejercicios isométricos (son aquellos en los cuales se contraen los músculos de forma estática, sin mover las articulaciones). En algunos casos hay movimientos que están limitados durante las primeras semanas y es el especialista el que nos indicará aquello que no debemos realizar.

Ejercicios para recuperar la rodilla tras una lesión

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *