El dolor articular es una señal de alarma de nuestro cuerpo que nos advierte de la existencia de una amenaza o alteración musculoesquelética o nerviosa en nuestro organismo. En muchas ocasiones el dolor articular va acompañado de la inflamación.

 

¿Cuales son las causas del dolor articular?

Las principales causa de dolor son:

  • Deterioro de superficie articular o estructuras intrarticulares. Las articulaciones están recubiertas de cartílago. El cartílago en ocasiones sufre lesiones o simplemente un deterioro progresivo por el uso. Los principales síntomas son dolor e inflamación articular, y en casos más avanzados, como la artrosis, se caracteriza por un dolor en el comienzo de la marcha o al incorporarse o inciar el movimiento.

 

  • Fracturas o lesiones óseas. Las fracturas que se producen en articulaciones pueden tener origen traumático (tras una caída) o por sobreuso. Cuando hablamos de lesiones óseas por sobreuso la lesión que se produce en el hueso por exceso de carga son pequeñas fracturas  que no se aprecian en radiografías pero producen dolor intenso al realizar ejercicio de caminar o bajar escaleras.  En ocasiones la lesión en el hueso es producida por una falta de vascularización (necrosis), lo asemejamos a una caries en el diente, la cual no tiene riego sanguíneo y se deteriora provocando dolor intenso incluso en reposo y de aparición espontánea.

 

  • Inestabilidades articulares. Son lesiones crónicas de los ligamentos, los cuales sufrieron una lesión hace tiempo que les hizo cicatrizar elongados, y eso como consecuencia produce un “traqueteo” en la articulación que tras meses de la lesión, se manifiesta con un dolor de inicio insidioso y acumulativo, característico tras realizar una actividad mayor a la habitual.

Leer más

La importancia del envejecimiento activo

Los objetivos del envejecimiento activo son lograr el máximo de salud, bienestar, calidad de vida y desarrollo social de los adultos mayores, considerando su potencial físico e intelectual, así como las oportunidades que les brinda la sociedad.

En este contexto, cabe destacar que las políticas de salud son determinantes para la atención a los ancianos; pero lamentablemente en España no se le da la importancia necesaria y prevalece el enfoque del envejecimiento pasivo, lo que propicia grandes gastos en medicamentos y atención hospitalaria.

Los aspectos positivos del envejecimiento activo en las personas de edad avanzada son los siguientes:

  • Mayor contacto social y percepción de bienestar.
  • Posibilidad de mejorar sus ingresos económicos mediante proyectos productivos.
  • Prevención y control de enfermedades crónicas.
  • Conservación, extensión y recuperación de la funcionalidad física, mental y social.
  • Incremento del desarrollo psicosocial.
  • Mejoramiento de la autoestima, calidad de vida y bienestar.

En el envejecimiento activo una de las claves fundamentales es la salud músculo-esquelética de nuestro cuerpo.

Leer más

Debido al descenso de la fecundidad y al aumento de la esperanza de vida la población mundial esta envejeciendo cada día más. Al envejecimiento poblacional va ligadas las altas tasas de padecimientos crónicos en la vejez y el el riesgo potencial de discapacidad. Por ello un de los objetivos fundamentales en los programas de salud […]