¿Hay estudios clínicos que avalen la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine?

Hay publicados más de 50 estudios clínicos, alguno de ellos de nivel de evidencia científica I (doble ciego, randomizado, controlado por placebo, con más de 100 pacientes en cada grupo), que avalan la eficacia y seguridad de la terapia Orthokine, tanto en humanos como en animales. Desde 2.003 más de 100.000 pacientes han sido tratados en Europa, así como 10.000 caballos a nivel mundial sin que se haya producido ningún efecto secundario grave.

 

¿Cuántas inyecciones se aplican en un tratamiento Orthokine?

En articulaciones se suelen aplicar de 4 a 6 inyecciones, mientras que en lesiones de tendón, hernias o inflamación de raíz nerviosa en espalda suelen ser 3 inyecciones. Hay una única extracción de sangre, a partir de la cual se preparan las inyecciones del Suero Autólogo Condicionado, que se aplican a razón de una por semana.

 

¿Cuánto duran los efectos de la terapia Orthokine?

Como en otras terapias autólogas, la eficacia y duración depende mucho de cada paciente. Para la gran mayoría de pacientes, la máxima reducción de dolor se produce a los 6 meses y esa reducción de dolor se mantiene durante bastante tiempo. Existen varios estudios de nivel de evidencia científica I que demuestran que la gran mayoría de pacientes mantiene su mejoría a los dos años, sin necesidad de ninguna inyección de mantenimiento. Sin embargo, también hay un porcentaje de pacientes en los que la reducción de dolor es muy pequeña. En este sentido es importante la selección del paciente. Aquellos pacientes con una sintomatología elevada acompañada de una importante inflamación son los más adecuados para esta terapia. La realización de ejercicio moderado que ayude a mantener el tono muscular y la ingesta de condroprotectores como el condroitin sulfato ayudan a que la reducción el dolor se extienda en el tiempo.

¿Funciona en grados avanzados de artrosis?

Evidentemente cuanto menos avanzada esté la enfermedad, mejores serán los resultados. Sin embargo, Orthokine obtiene también buenos resultados de reducción de dolor en pacientes con artrosis avanzada, grados III y IV, mientras que otras terapias desaconsejan tratar a estos pacientes por lo incierto de sus resultados. La evidencia clínica demuestra que Orthokine puede retrasar varios años el implante de una prótesis en casos avanzados de artrosis, mejorando notablemente la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué hay que considerar durante la terapia Orthokine?

Si el paciente está incurso en un proceso infeccioso no se le debe extraer sangre, y se deberá esperar a que su condición sea sana. En el día de la inyección se recomienda que evite nadar, la sauna o realizar trabajo extenuante. El día después de la inyección no hay ningún tipo de restricción. Podrá seguir con su vida normal durante la terapia Orthokine.

¿Es buena idea combinar distintos tipos de tratamiento simultáneamente?

Es posible y recomendable combinar la terapia Orthokine con otras formas de terapia.

Combinar distintas formas de terapia de osteoartritis, tales como medicación, nutrición, pérdida de peso, acupuntura y terapia física es altamente recomendable.

¿Cuándo debería sentir el paciente los efectos de la terapia Orthokine?

La mayor parte de los pacientes notan mejoría después de un periodo de 6 semanas después de completar el tratamiento. Algunos pacientes notan la mejoría durante la terapia, a partir de la primera o segunda inyección.

¿Es posible repetir la terapia Orthokine?

No hay ningún tipo de problema relacionado con un nuevo curso de terapia Orthokine. De hecho Orthokine ha demostrado su eficacia no sólo como terapia reductora de la inflamación y el dolor, sino también como terapia preventiva, ya que tiene un efecto protector del cartílago

Es posible someterse a un nuevo curso de terapia con Orthokine después de un periodo de 6 meses.

Lipogems

Las células madre extraídas mediante lipoaspiración de la grasa generalmente abdominal son una parte importante de la medicina regenerativa. El sistema que utilizamos en ITRAMED es el sistema Lipogems®. Un sistema cerrado de manipulación de células madre mesenquimales y con un procesado mecánico del tejido graso.

¿Y por qué elegimos las células madre del tejido graso?

La atención se centra cada vez más en las células madre derivadas del tejido adiposo humano y animal debido a su abundancia y facilidad de acceso en zonas como la abdominal, flancos o en cara lateral de los muslos.

anestesia-trattamento-lipogems

Ha pasado más de un siglo desde que se describieron por primera vez las células madre como células “ancestrales” de las que se originan el resto de las células [1], y desde entonces, se han publicado un gran número de estudios y descubrimientos sobre su potencial y aplicación en medicina regenerativa y cirugía. En concreto, se pueden encontrar más de 40.000 artículos en Medline mediante la búsqueda de células madre mesenquimales adultas (Mesenchymal Stem Cells – MSCs) derivadas de médula ósea, pulpa dental, membrana fetal y placenta a término, entre otros múltiples tejidos. Estudios experimentales han demostrado que las células madre mesenquimales humanas pueden diferenciarse in vitro en varios linajes celulares, tales como osteoblastos, condrocitos, miocitos y adipocitos [2].

En los últimos 15 años, se ha demostrado que las células madre mesenquimales adultas (MSCs) también pueden promover la vasculogénesis (formación de vasos sanguíneos), el principal mecanismo implicado en la eficacia de la reparación de los tejidos [3-4].

La atención se centra cada vez más en las MSCs derivadas del tejido adiposo humano y animal debido a su abundancia y facilidad de acceso. Estas células multipotentes pueden diferenciarse en adipocitos maduros, así como condrocitos, osteoblastos, miocitos, y otros linajes celulares, como lo sugieren las pruebas in vitro, ex vivo e in vivo [5-14], y este potencial se puede utilizar para regenerar los tejidos dañados. Además, las células madre mesenquimales secretan una gran variedad de moléculas bioactivas que actúan de forma paracrina para alimentar, estimular y sostener respuestas angiogénicas (formación de vasos sanguíneos), antifibróticas, antiapoptóticas (frenando la muerte celular) e inmunomoduladoras en el tejido diana sobre el que se utilizan[2, 15].


CELULAS MADRE MESENQUIMALES


Las MSCs derivadas de tejido adiposo se obtienen de manera habitual mediante digestión enzimática y pueden expandirse en cultivo, pero envejecen de forma significativa y disminuye su multipotencialidad. El uso de estos enzimas para la digestión de la grasa orientada a obtener esas MSCs ha supuesto la aparición de restricciones en algunos países.

La necesidad urgente de encontrar nuevas terapias para las enfermedades crónicas inmunológicas y degenerativas ha llevado a muchos investigadores a buscar productos que contengan células progenitoras, evitando al mismo tiempo los problemas y restricciones relacionados con la manipulación enzimática y la expansión celular de conformidad con las buenas prácticas de fabricación (normas GMP) [16, 17].


funzionamento-device-lipogems



La disponibilidad de productos mínimamente manipulados basados en un contenido adecuado de células madre  ha dado como resultado tiempos de procedimiento más cortos y la capacidad de aplicar injertos autólogos en una intervención de un solo paso. La tecnología Lipogems® garantiza estos dos requisitos en un dispositivo de transferencia de tejido adiposo fácil de usar, rápido y desechable y representa un enfoque muy prometedor.

 

La técnica innovadora Lipogems® (Lipogems International SpA, Milán, Italia) permite obtener tejido adiposo microfragmentado con un nicho vascular estromal intacto y células madre mesenquimales con una alta capacidad regenerativa. La tecnología Lipogems®, patentada en 2010 y disponible clínicamente desde 2013, es un sistema fácil de usar diseñado para recolectar, procesar e inyectar tejido graso refinado y se caracteriza por su capacidad óptima de manejo y un gran potencial regenerativo basado en células madre derivadas de la grasa. En esta tecnología, el tejido adiposo se lava, se emulsiona y se enjuaga y las dimensiones del grano adiposo se reducen gradualmente hasta un rango de aproximadamente 0,3 a 0,8 mm.



En el producto Lipogems® resultante, los pericitos que envuelven a los vasos sanguíneos se retienen dentro de un nicho vascular estromal intacto y están listos para interactuar con el tejido receptor después del trasplante, activándose y convirtiéndose así en MSCs (células madre mesenquimales) y comenzando el proceso regenerativo.

Dr. CAPLAN - MSCs



Lipogems® se ha utilizado en más de 10.000 pacientes en todo el mundo en medicina estética y cirugía, así como en cirugía ortopédica y cirugía general, con buenos resultados y aparentemente sin inconvenientes. A día de hoy, ya existen varios ensayos clínicos con resultados satisfactorios.



FUENTE:

Adipose Tissue and Mesenchymal Stem Cells: State of the Art and Lipogems® Technology Development. Curr Stem Cell Rep. 2016; 2(3): 304–312.

Published online 2016 Jul 13. doi:  10.1007/s40778-016-0053-5

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4972861/



Referencias

  • 1. Wilson EB. The cell in development and inheritance. New York: Macmillan; 1898.
  • 2. Caplan AI. Adult mesenchymal stem cells for tissue engineering versus regenerative medicine. J Cell Physiol. 2007;213(2):341–7. doi: 10.1002/jcp.21200. [PubMed] [Cross Ref]
  • 3. Ventura C, Cantoni S, Bianchi F, Lionetti V, Cavallini C, Scarlata I, et al. Hyaluronan mixed esters of butyric and retinoic acid drive cardiac and endotelial fate in term placenta human mesenchymal stem cells and enhance cardiac repair in infarcite rat hearts. J Biol Chem. 2007;282(19):14243–52. doi: 10.1074/jbc.M609350200. [PubMed] [Cross Ref]
  • 4. Cavallari G, Olivi E, Bianchi F, Neri F, Foroni L, Valente S, et al. Mesenchymal stem cells and islet cotransplantation in diabetic rats: improve islet graft revascularization and function by human adipose tissue-derived stem cells preconditioned with natural molecule. Cell Transplant. 2012;21(12):2771–81. doi: 10.3727/096368912X637046. [PubMed] [Cross Ref]
  • 5. Canaider S, Maioli M, Facchin F, et al. Human Stem Cell exposure to developmental stage zebrafish extracts: a novel strategy for turning stemness and senescence patterning. CellR4. 2014;2(5):1226.
  • 6. Cao Y, Sun Z, Liao L, Meng Y, Han Q, Zhao RC. Human adipose tissue-derived stem cells differentiate into endothelial cells in vitro and improve postnatal neovascularization in vivo. Biochem Biophys Res Commun. 2005;332(2):370–9. doi: 10.1016/j.bbrc.2005.04.135. [PubMed] [Cross Ref]
  • 7. Fraser JK, Schreiber R, Strem B, Zhu M, Alonso Z, Wulur I, et al. Plasticity of human adipose stem cells towards endothelial cells and cardiomyocytes. Nat Clin Pract Cardiovasc Med. 2006;3(Suppl1):S33–7.
  • 8. Sen A, Lea-Currie YR, Suijkowska D, Franklin DM, Wilkison WO, Halvorsen YD, et al. Adipogenic potential of human adipose derived stromal cells from multiple donors is heterogeneous. J Cell Biochem. 2001;205(1):312–9. doi: 10.1002/1097-4644(20010501)81:2<312::AID-JCB1046>3.0.CO;2-Q. [PubMed][Cross Ref]
  • 9. Zuk PA, Zhu M, Ashjian P, De Ugarte DA, Huang JI, Mizuno H, et al. Human adipose tissue is a source of multipotent stem cells. Mol Biol Cell. 2002;13(12):4279–95. doi: 10.1091/mbc.E02-02-0105.[PMC free article] [PubMed] [Cross Ref]
  • 10. Zuk PA, Zhu M, Mizuno H, Huang J, Futrell JW, Katz AJ, et al. Multilineage cells from human adipose tissue: implications for cell-based therapies. Tissue Eng. 2001;7(2):211–28. doi: 10.1089/107632701300062859. [PubMed] [Cross Ref]
  • 11. Erickson GR, Gimble JM, Franklin DM, Rice HE, Awad H, Guilak F. Chondrogenic potential of adipose tissue-derived stromal cells in vitro and in vivo. Biochem Biophys Res Commun. 2002;290(2):763–9. doi: 10.1006/bbrc.2001.6270. [PubMed] [Cross Ref]
  • 12. Halvorsen YC, Wilkison WO, Gimble JM. Adipose-derived stromal cells—their utility and potential in bone formation. Int J Obes Relat Metab Disord. 2000;24(4):S41–4. doi: 10.1038/sj.ijo.0801503. [PubMed][Cross Ref]
  • 13. Halvorsen YD, Franklin D, Bond AL, Hitt DC, Auchter C, Boskey AL, et al. Extracellular matrix mineralization and osteoblast gene expression by human adipose tissue-derived stromal cells. Tissue Eng. 2001;7(6):729–41. doi: 10.1089/107632701753337681. [PubMed] [Cross Ref]
  • 14. Huang JI, Beanes SR, Zhu M, Lorenz HP, Hedrick MH, Benhaim P. Rat extramedullary adipose tissue as a source of osteochondrogenic progenitor cells. Plast Reconstr Surg. 2002;109(3):1033–41. doi: 10.1097/00006534-200203000-00037. [PubMed] [Cross Ref]
  • 15.•. Caplan AI, Dennis JE. Mesenchymal stem cells as trophic mediators. J Cell Biochem. 2006;98(5):1076–84. doi: 10.1002/jcb.20886. [PubMed] [Cross Ref]
  • 16. Roseti L, Serra M, Tigani D, Brognara I, Lorpiore A, Bassi A, et al. Cell manipulation in autologous chondrocyte implantation: from research to clean room. Chir Organi Mov. 2008;91(3):147–51. doi: 10.1007/s12306-007-0024-1. [PubMed] [Cross Ref]
  • 17. Riis S, Zachar V, Boucher S, Vemuri MC, Pennisi CP, Fink T. Critical steps in the isolation and expansion of adipose-derived stem cells for translational therapy. Expert Rev Mol Med. 2015;17:e11.
  • 18. Caplan A. Mesenchymal Stem Cells. J Orthopedic Res. 1991;9(5):641–50. doi: 10.1002/jor.1100090504.[Cross Ref]
  • 19. Caplan A, Bruder SP. Mesenchymal stem cells: building blocks for molecular medicine in the 21st century. Trends Mol Med. 2001;7(6):259–64. doi: 10.1016/S1471-4914(01)02016-0. [PubMed] [Cross Ref]
  • 20. Caplan A. All MSCs are pericytes? Cell Stem Cell. 2008;3(3):229–30. doi: 10.1016/j.stem.2008.08.008.[PubMed] [Cross Ref]




BIBLIOGRAFIA – Soporte Científico de los Tratamientos con Células Madre

 

Artrosis de Rodilla

¿Por qué se produce la artrosis? ¿Por qué aparece?

Los factores de riesgo de desarrollo de la artrosis incluyen predisposición genética, edad, sexo, obesidad, traumatismo previo, lesiones previas articulares, alteraciones hormonales, enfermedades inflamatorias articulares (gota, artritis séptica o artritis reumatoide) y otros factores sistémicos que afectan a todo el cuerpo (hemofilia, enfermedad de Paget, necrosis avascular, dosis altas de corticoides…).

Una de las causas muy frecuentes de artrosis hoy en día se observa en los pacientes que años atrás (a veces simplemente 1 o 2 años) tuvieron una lesión de menisco y el tratamiento que se decidió realizar fue la extirpación de una parte del menisco (meniscectomía) mediante una artroscopia.

Artroscopia de rodilla para meniscectomía, o retirar una parte del menisco.

Artroscopia de rodilla para meniscectomía, o retirar una parte del menisco.

Si comparamos la rodilla con una rueda de coche, el menisco sería el amortiguador de la rueda, y es fácil entender que si el amortiguador se estropea, la rueda se gastará antes y a veces en muy poco tiempo.

El sello distintivo de la artrosis es un desajuste entre el equilibrio inflamatorio y antiinflamatorio en los condrocitos (las células del cartílago) y en las células sinoviales (que recubren por dentro las articulaciones). Se produce una activación anormal de procesos inflamatorios (como las cascadas de citoquinas) y una sobreproducción de sustancias que favorecen la inflamación (mediadores pro-inflamatorios) (1,2,4).

La situación que acontece es como una batalla entre mecanismos que favorecen la inflamación (los atacantes) y mecanismos naturales antinflamatorios que intentan combatir a dicha inflamación (los defensores). Pero en esta batalla suelen vencer los atacantes y se produce un deterioro progresivo de la articulación que nos lleva a la artrosis.

Los condrocitos son un tipo de célula que se encuentran en el cartílago. Se encargan de mantener la matriz cartilaginosa, a través de la producción de sus principales compuestos: colágeno y proteoglicanos.

Los condrocitos son un tipo de célula que se encuentran en el cartílago. Se encargan de mantener la matriz cartilaginosa, a través de la producción de sus principales compuestos: colágeno y proteoglicanos.

Si lo intentamos explicar en términos científicos (para el que le interese profundizar más) la explicación sería la siguiente:

Se produce una alteración en la regulación de las citoquinas como la interleucina 1 beta (IL- 1ß) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), lo que conduce a una inhibición de la síntesis de colágeno (34,85). A través de la  activación de las metaloproteinasas de matriz (MMPs), se produce un aumento en la degradación del colágeno con una disregulación adicional de mediadores inflamatorios como la Interleucina 8 (IL-8), la interleucina 6 (IL-6), la prostaglandina E2 (PGE2), el óxido nítrico sintetasa inducible (iNOS) y las especies reactivas de oxígeno (ROS), contribuyendo así a la inflamación sinovial (1,2,3,4). Tabla 1.

Tabla.1: Factores de riesgo y artrosis explicados en el párrafo anterior.

Finalmente el círculo vicioso de la inflamación que permanece en el espacio articular durante un largo tiempo favorece la destrucción de los condrocitos y suprime su regeneración, produciendo así una pérdida global de cartílago, un desgaste progresivo de la superficie de las articulaciones y todo el proceso doloroso, inflamatorio y de limitaciones que acaba sufriendo el paciente..

La semana que viene no te pierdas otro capítulo sobre esta enfermedad que a tantas personas afecta. Un post muy interesante que os puede servir de ayuda si la padecéis. En el siguiente post: ¿Qué tratamientos existen hoy en día?

Bibliografía

  • Goldring M.B., Goldring S.R. (2007). Osteoarthritis. Journal of Cellular Physiology 2007 (213), 626-634.
  • Henrotin Y., Clutterbuck A.L. (2010). Biological actions of curcumin on articular chondrocytes. Osteoarthritis Cartilage 2010 (18), 141-149.
  • Jomphe C., Gabriac M., (2008). Chondroitin sulfate inhibits the nuclear translocation of NF-κB in IL-1β stimulated chondrocytes. Basic Clin Pharmacol Toxicol 2008 Jan (102), 59-65.
  • Krasnokutsky S., Samuels J. (2007). Osteoarthritis in 2007. Bull NYU Hospital Joints Disease 2007 (65), 222-228.

 

Si te perdiste nuestros artículos anteriores, revísalos: